Sevilla FC

Vitolo: "Nadie puede reprocharme nada, lo di todo por el Sevilla"

  • El canario confiesa que estuvo a punto de renovar su contrato en Nervión

Vitolo besa el escudo del conjunto amarillo. Vitolo besa el escudo del conjunto amarillo.

Vitolo besa el escudo del conjunto amarillo. / Gabriel Jiménez (udlaspalmas.NET)

Villano en Sevilla y mesías redivivo en Las Palmas, Vitolo fue presentado de manera oficial por el club con el que jugará hasta el mes de enero, fecha en la que el Atlético de Madrid, después de una operación que más bien parece sacada de un thriller psicológico sobre ingeniería financiera, se haga con sus servicios para las siguientes cinco temporadas.

Unos 7.000 aficionados vitorearon en el estadio de Gran Canaria a su particular hijo pródigo -un pródigo sólo para otoño- justo después de realizar sus primeras declaraciones vestido de amarillo -ojo a que se transparentara con un fondo rojiblanco la camiseta interior-.

No sorprendieron las palabras de Vitolo. Fueron las de cualquier presentación al uso. Aparte del bla, bla, bla habitual en esos casos, sí causaron interés las (casi) explicaciones de su repentina y escasamente transparente marcha, a la que su ex presidente, Pepe Castro, calificó nada menos que de "traición".

"Al Sevilla le debo prácticamente todo, he logrado títulos y he sudado la camiseta como el que más. Nadie puede reprocharme nada", señaló el internacional, que siguió refiriéndose a la trapisonda de los últimos días: "Estoy agradecido a los jugadores y técnicos, al equipo y a la afición, pero no tengo nada que decir sobre el presidente", remató.

No paró de dar gracias a diestra y siniestra y se acercó tangencialmente, muy en la periferia, a los términos de lo sucedido: "Estuve cerca de renovar por el Sevilla, pero faltaban algunos flecos y el Atlético apostó fuerte por mí. Las conversaciones que tengo en el fútbol no tengo por qué decirlas al público", indicó el jugador antes de sentenciar que él no es nadie para frenar al Sevilla "si quiere emprender acciones legales. Yo todo lo que he hecho ha sido legal", cerró.

El director deportivo canario, Tony Cruz, tampoco ayudó por su lado a clarificar lo pasado en las jornadas precedentes: "No vamos a dar a conocer ningún tipo de estipulación contractual".

No es ésa precisamente la opinión de una gran parte del sevillismo y, sobre todo, de un sesudo grupo de juristas, para quienes lo acometido por el Atlético de Madrid, vía Las Palmas, cabría ser llevado ante la Justicia ordinaria. Entre las claves de las acciones que podrían llevarse a cabo, sostienen los expertos, están las vinculadas a su posible condición de "traspaso encubierto" que contravendría los mandatos del Tribunal de Arbitraje Deportivo -algo que podría ser denunciado ante la FIFA- o incluso la existencia de una hipotética duplicidad de contrato, habida cuenta el acuerdo escrito al que el Sevilla había llegado previamente con los agentes de Vitolo.

Como última derivada del caso Vitolo, cabe registrar la ausencia de José María del Nido Carrasco, cuya dimisión del Consejo fue presentada en una notaría el miércoles, en la expedición sevillista que partió ayer de San Pablo rumbo a Japón. En sustitución del dirigente, viajó con el equipo el director deportivo, Óscar Arias, cuya presencia en el país asiático sorprendió a un segmento de los aficionados que ahora se preguntan con qué clase de horarios va a negociar en las próximas jornadas para ir componiendo la plantilla 17-18.

También apareció en el aeródromo sevillano el director de mercadotecnia de la entidad sevillista, Ramón Loarte, uno de los promotores precisamente del viaje al país nipón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios