Sevilla FC

Dilemas en la delantera del Sevilla FC

  • Con la vuelta de Carlos Fernández al trabajo, el Sevilla aglutina a cinco puntas en su plantel para la próxima campaña

  • La situación de Ben Yedder continúa siendo una incógnita

Dabbur y Ben Yedder, en el entrenamiento del día de ayer. Dabbur y Ben Yedder, en el entrenamiento del día de ayer.

Dabbur y Ben Yedder, en el entrenamiento del día de ayer. / Antonio Pizarro

Comentarios 1

El frente de ataque se ha convertido en un dilema en las filas sevillistas. Si a estas alturas del verano pasado a Machín le preocupaba encontrar cierto perfil de punta ante la falta de efectivos –una búsqueda que finalmente se concretó en André Silva–, Lopetegui tiene ahora overbooking en la delantera. Pese a que Ben Yedder está aparentemente en la rampa de salida, Monchi dejó claro el martes que “no hay nada”a la vista sobre la posible venta del franco-tunecino. Con él, son cinco los jugadores que pueden actuar en la posición de 9.

Las maniobras del club por reforzar esta demarcación se iniciaron muy pronto. Entre la segunda y la tercera semana de enero, se fichó a Munir y a Dabbur. La llegada del israelí quedaría emplazada a julio, mientras que el ex barcelonista sí se alistó de cara a la segunda mitad del curso. Y dejando gratas impresiones.

Por su parte, en los últimos días del mes de junio, Monchi sorprendió cerrando la incorporación de Luuk de Jong, un ariete de una silueta muy diferente a la dibujada por quienes intentaban imaginar al sustituto de Ben Yedder. El espigado holandés ampliaba así el catálogo de puntas del plantel.

La versatilidad da a Munir una ventaja a la hora de sortear la competencia

Catálogo que el miércoles engordó de nuevo, con la llegada de Carlos Fernández al grupo. El canterano, que tomó sus vacaciones más tarde que sus compañeros al haber competido hasta el 23 de junio con el Deportivo –que llegó a disputar la final del play off de ascenso a Primera–, se puso a las órdenes de Lopetegui a unos días de la gira alemana. Es una incógnita la decisión que pueda tomar el entrenador guipuzcoano respecto a Fernández, que viene de realizar una temporada de matrícula en La Coruña, donde alcanzó la decena de goles en 2.208 minutos.

El delantero natural de Castilleja de Guzmán cuenta con la ventaja de haber coincidido con Lopetegui en categorías inferiores de la selección española. “Me gusta Julen por su rol de entrenador, por su forma de entender el fútbol, por lo que ha transmitido... Cuando iba a la selección sub 19, él estaba en la sub 21 y venía también a ayudar al cuerpo técnico”, apuntaba algunas semanas después de conocerse que éste sería el nuevo técnico del Sevilla.

El joven ha demostrado en Riazor sus facultades para dar apoyos de espaldas a portería, lanzar a un acompañante o ganar pelotas por arriba. Aunque son aspectos que lo asemejan a De Jong. Y eso podría llegar a jugarle en contra. En todo caso, Lopetegui lo examinará durante las próximas semanas y que pueda permanecer en el equipo es una opción abierta.

Los nombres se amontonan para en los planes de un técnico que ha acostumbrado a utilizar un solo punta en los equipos que ha dirigido hasta el momento. Por ello es Munir, que cuenta con un perfil más versátil, quien parece con más opciones de sortear la competencia. Es más, en dos de los tres amistosos disputados por el equipo este mes, el hispano-marroquí partió de inicio en una posición distinta a la del 9. De hecho, coexistió con el propio De Jong, que sí actuó como referencia.

Si bien Munir es un jugador enfocado claramente al área, tiene una movilidad que lo hace dañino también fuera de ella. Sus conducciones o sus desmarques hacia zonas laterales son rasgos de los que no consta Dabbur, un rematador más clásico.

Aunque en lo que va de pretemporada parece detrás de De Jong, el israelí pujará fuerte por una plaza en el once de Lopetegui. La temporada pasada anotó la friolera de 37 goles –20 en la Bundesliga austríaca, cinco en la competición copera, cuatro en las dos eliminatorias previas de Liga de Campeones que disputó el Salzburgo y ocho en la Liga Europa–. Mandó el esférico a las mallas una vez cada 99 minutos, mostrando una puntualidad que tienen pocos atacantes.

Por el momento, sin embargo, es De Jong quien parece por delante de sus homólogos. El holandés, que también ostenta un buen currículum realizador, ha sido titular en los tres envites que ha jugado el Sevilla en lo que va de verano. Y en Dallas ya demostró que cuando se presenta la ocasión de apretar el gatillo no titubea.

En los últimos años, además, ha ido desarrollándose como un fantástico pasador –en el sentido que ello puede tener para un futbolista que frecuenta los últimos veinte metros del campo–. La temporada pasada produjo medio centenar de ocasiones para sus compañeros en la Eredivisie.

De Jong, igual que los otros incorporados en 2019, oposita a suceder al pistolero que más ha hecho gritar a la grada del Sánchez-Pizjuán en tiempos recientes, que no es otro que Ben Yedder. Incluso a pesar de entrenadores que no confiaban del todo en él, el magrebí se las ha apañado para llevar el cuero a la red 70 veces en 138 partidos con la casaca rojiblanca. Pero si a finales de mayo parecía claro que cambiaría Sevilla por otra ciudad, ahoras las tornas han cambiado. Según dio a entender Monchi el martes, no han llegado ofertas por él. Trabaja a las órdenes de Lopetegui y, de continuar, será un hueso duro para los nuevos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios