Salud

¡Pobre Popeye! ¿Qué problema hay con que los peques coman acelgas y espinacas?

Espinacas, hojas verdes Espinacas, hojas verdes

Espinacas, hojas verdes

¿Son recomendables las acelgas y las espinacas en la alimentación saludable de los niños? No es ningún clickbait. Todo tiene su explicación: el problema son los nitratos, unos compuestos químicos "peligrosos" presentes de forma natural en el medio ambiente. 

Resulta que los nitratos en sí no son tan tóxicos, pero su reducción a nitritos en el cuerpo humano hace que, en muy altas concentraciones, puedan generar metahemoglobinemia, una enfermedad en la que se da un alto nivel de metahemoglobina en la sangre y que afecta de forma especial a bebés y niños de entre 1 y 3 años debido a su peso es menor, ya que necesitan menos nitritos para que no se produzca un exceso en su organismo.

Algunas especies vegetales (acelgas, espinacas y lechugas) tienen gran capacidad para acumular nitratos, pero por lo general el contenido de nitrito en los alimentos es poco significativo, no obstante, es importante tenerlo en cuenta. 

Nitratos en hortalizas Nitratos en hortalizas

Nitratos en hortalizas

El síntoma más característico de esta enfermedad es la aparición de un tono azulado en la piel, de ahí a que comúnmente se conozca como el síndrome del bebé azul, llegando incluso la enfermedad a causar alteraciones del estado mental, coma y convulsiones generalizadas.

El Gobierno, conociendo este riesgo, ha establecido unos máximos permitidos en espinacas, lechugas y alimentos infantiles. Sin embargo, se ha demostrado que muchas veces no se consiguen cumplir estos máximos a pesar de llevar a cabo buenas prácticas agrícolas, sobre todo en el caso de las espinacas frescas.

Esto se debe principalmente a las condiciones climáticas, ya que una gran intensidad lumínica, reduce el contenido de nitratos favoreciendo el metabolismo de la planta, de tal modo que los vegetales de invierno (acelgas, espinacas...) y los cultivos en los países del Norte de Europa donde no hay tanto sol, poseen concentraciones más altas de este compuesto. Lo mismo ocurre con los cultivos de invernadero, que presentan niveles más altos de nitratos que los de aire libre. 

Ante esto, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha recomendado que se limite el consumo de alimentos con altas concentraciones de nitratos por parte de la población más vulnerable. Según confirma, en España los más consumidos son espinacas, acelgas y lechuga, por eso hace especialmente hincapié en ellos, pero no podemos olvidar el resto de vegetales presentes en la tabla anterior. 

Además de esto, ha recomendado mantener siempre mantener las verduras en el frigorífico o congelarlas, en lugar de tenerlas a temperatura ambiente, lavarlas antes de su consumo desechando al final el agua resultante, así como cocerlas para reducir el contenido en nitratos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios