Cambio de hora

El horario de verano supondrá un ahorro de 210 millones para las empresas

La madrugada del 28 al 29 de marzo el reloj deberá adelantarse una hora. La madrugada del 28 al 29 de marzo el reloj deberá adelantarse una hora.

La madrugada del 28 al 29 de marzo el reloj deberá adelantarse una hora.

El cambio de hora ha supuesto tradicionalmente un dolor de cabeza para la población, además de una medida que tiene detractores y adeptos a partes iguales. En la madrugada del sábado 28 al domingo 29 de marzo los españoles deberán adelantar una hora su reloj, de forma que las 2 de la madrugada se conviertan en las 3.

La excusa es el ahorro energético, y aunque hay muchas dudas al respecto, lo cierto es que así lo pensaron quienes comenzaron a practicar este adelanto horario: la Alemania de la Primera Guerra Mundial, con la idea de que aprovechando la luz solar, los hogares y empresas ahorrarían iluminación artificial y por tanto carbón, que tan bien venía en la fabricación de maquinaria bélica.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el cambio de hora no volvió a producirse hasta la crisis del petróleo de los años setenta, cuando la conciencia del ahorro de energía fue mucho mayor. Desde entonces, en Europa occidental todos los países (excepto Islandia) realizan esta práctica.

La teoría dice que el horario de verano supone aproximadamente, según los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), un ahorro en iluminación de 300 millones de euros, tanto a los hogares como, sobre todo, a las empresas (se calcula que en torno al 70%, 210 millones, del ahorro nacional).

Los detractores del tradicional cambio de marzo creen que, en la práctica, estos datos dependen mucho del tipo de empresa de que se trate -no es lo mismo en la industria que en el comercio o la hostelería, por ejemplo- y no está del todo claro si en realidad es lo comido por lo servido, esto es, si lo que se ahorra por el día se consume por la noche.

Además, creen que los efectos positivos son menores que los negativos, especialmente en las personas, que a menudo pueden sufrir durante unos días alteraciones y trastornos como la fatiga, el estrés o el cansancio y otros cambios en el estado de ánimo.

El debate también se ha producido en el seno de Unión Europea, que ya ha propuesto la eliminación del cambio de hora, aunque de momento no se ha decidido nada al respecto. En España los expertos creen que mantener el horario de verano (el que tendremos a partir del 29 de marzo) todo el año beneficiaría más que perjudicaría, ya que los 300 millones de euros de ahorro se verán compensados por un crecimiento del sector turístico y hostelero, ya que el país tendría más sol al final del día.

En cualquier caso, por ahora todo sigue igual, y no se espera ninguna decisión de Bruselas hasta al menos el año 2021. Mientras tanto habrá que seguir girando la aguja del reloj (quien aún tenga).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios