Volvemos a las playas y al interior

Huelva, la elección más natural

Monumento de relevante belleza en el interior del pueblo de Cortegana Monumento de relevante belleza en el interior del pueblo de Cortegana

Monumento de relevante belleza en el interior del pueblo de Cortegana

Ciento veinte kilómetros de playas con una extensión sin fin de arenas doradas y mar abierto conforman la costa atlántica onubense, la California andaluza. Desde la desembocadura del Guadiana a la del Guadalquivir; desde Isla Canela hasta la playa de Castilla, a orillas de Doñana.

Paisaje dunar de arena fina, casi blanca por momentos y acariciada por el azul del Atlántico… las playas de Matalascañas, Mazagón, Punta Umbría, El Portil, El Rompido, La Antilla, Islantilla, Isla Cristina, Punta del Moral e isla Canela nos esperan, porque este será un verano diferente, pero lo podremos seguir disfrutando bajo el prisma de la luz de Huelva, una provincia cercana y accesible, que lo tiene todo para pasar unas vacaciones inolvidables... la elección más natural.

Un territorio protegido medioambientalmente

Tres cuartas partes del territorio onubense están protegidas medioambientalmente. Las aves, guiadas por su instinto, pasan aquí la invernada y se refugian de las altas temperaturas del verano de otras latitudes. Ese clima suave y sus extraordinarios paisajes atraen el turismo todo el año pero ahora, más que nunca, la provincia de Huelva es el refugio perfecto para vivir un verano relajante, sin aglomeraciones, sin atascos, sin tener que obsesionarnos por la “distancia social”, porque en sus extensas playas eso no será ningún problema…

Playas que son un auténtico placer por su entorno natural, ambiente tranquilo y extensión suficiente como para no tener que preocuparse por guardar la distancia social. Playas que son un auténtico placer por su entorno natural, ambiente tranquilo y extensión suficiente como para no tener que preocuparse por guardar la distancia social.

Playas que son un auténtico placer por su entorno natural, ambiente tranquilo y extensión suficiente como para no tener que preocuparse por guardar la distancia social.

El turismo en las playas de Huelva creció aprendiendo de los errores de otros destinos. Sin sobredimensionarse y respetando lo que ha hecho célebre a esta provincia, su naturaleza. Hoy por hoy su mayor baluarte y el patrimonio más venerado. Por esta razón se ha llegado al día de hoy siendo un destino ideal para el turismo familiar, seguro y tranquilo. Un destino que reúne múltiples opciones, para todos los gustos: Costa, Sierra, Campiña, Condado, Andévalo…, un paisaje para cada día, porque el veraneo en la provincia de Huelva es de todo menos monótono.

Proponemos al viajero una ruta por los pueblos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, los que saben al mejor jamón del mundo, el Jabugo. Un paseo por el encanto de las tierras andevaleñas, siguiendo la ribera del río Guadiana, frontera natural con el vecino Alentejo portugués.

Jamón de Jabugo, seña de identidad gastronómica de Huelva Jamón de Jabugo, seña de identidad gastronómica de Huelva

Jamón de Jabugo, seña de identidad gastronómica de Huelva

Transitar la Cuenca Minera y dejarnos sorprender por los mil colores del extraordinario paisaje que recorre el Rio Tinto. El Condado también nos espera para recorrer las bodegas que criaron los primeros vinos que cruzaron el Atlántico, rumbo al Nuevo Mundo y desembocar en la joya natural del continente y patrimonio : Doñana.

Y todo acompañado de una gastronomía única, con ingredientes que son la mejor despensa de España: Jamón de Jabugo, Gambas Blancas, fresas y frutos rojos, aceites, quesos, vinos y vinagres del Condado... Huelva es el mejor campo de pruebas para los sentidos, que invita a aprovechar todo lo que ofrece. Sus interminables atardeceres, el aire salado del mar, el susurrar de las olas acariciando la orilla y los sabores únicos de su gastronomía, serrana, andevaleña y marinera. Tierra de sol, historia, sabor y todo lo que confiere encanto a la vida. De día te atrapará por su clima, su luz y su alegría. La caída de la tarde te asombrará por sus mágicas puestas de sol, desde enclaves silvestres como las Marismas del Rocío, en Doñana. Y de noche, nada como dejarse llevar por la brisa del verano y descubrir la riqueza de sus pueblos. Ahora, más que nunca, Huelva quiere que vuelvas a vivir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios