Vivir

Se necesitan familias colaboradoras en Sevilla: ¿qué es y cómo serlo?

  • Esta figura es poco conocida por la población, incluso confundida con otros perfiles y recursos como el de familia de acogida

  • La diferencia más clara es la periodicidad del acompañamiento al menor, siendo el de la familia colaboradora en períodos puntuales, como fines de semana y vacaciones.

Algo tan simple como un paseo en bicicleta, una tarde de cine, una buena conversación o apoyo a la hora de tomar una decisión importante, son algunas de los cometidos que puede desempeñar la familia colaboradora.

Algo tan simple como un paseo en bicicleta, una tarde de cine, una buena conversación o apoyo a la hora de tomar una decisión importante, son algunas de los cometidos que puede desempeñar la familia colaboradora. / Paz y Bien

Faltan familias colaboradoras en Sevilla. Así lo manifiesta la Asociación Paz y Bien, que trabaja desde 2018 en el programa Familias Colaboradoras con el que se pretende ofrecer a los menores atendidos en los centros de protección de Andalucía, en el que caso de esta entidad en las provincias de Sevilla y Córdoba, una alternativa familiar más allá de los centros residenciales donde conviven diariamente con otros menores. Pero, ¿qué es una familia colaboradora y cómo participar en este programa? 

Actualmente, la figura de la familia colaboradora es poco conocida por la población, incluso confundida con otros perfiles y recursos como el de familia de acogida. La diferencia más clara es la periodicidad del acompañamiento al menor, siendo el de la familia colaboradora en períodos puntuales, como fines de semana y vacaciones.

¿Qué es una familia colaboradora?

El objetivo del programa Familias Colaboradoras se centra generalmente en compartir tiempo de calidad con niños, niñas y jóvenes que viven en los centros de protección en nuestra comunidad, de manera que puedan establecer vínculos afectivos con otras personas y que aprendan a relacionarse y convivir en un ambiente familiar de manera puntual. Estos apoyos fuera de los centros resultan fundamentales en el tránsito a la vida adulta de los menores y repercuten positivamente en el desarrollo personal, emocional y social de éstos.

Menor beneficiario del programa disfruta de vacaciones junto a la Familia Colaboradora. Menor beneficiario del programa disfruta de vacaciones junto a la Familia Colaboradora.

Menor beneficiario del programa disfruta de vacaciones junto a la Familia Colaboradora. / Paz y Bien

Uno de los cometidos de Paz y Bien, en relación a este programa, es buscar personas mayores de edad que, de manera altruista, estén dispuestas a ofrecer cariño, estabilidad y atención a los niños y niñas tutelados por la administración andaluza. El programa contempla todas las modalidades de familia, pudiendo ser monoparentales, con el único requisito de ofrecer la seguridad y tiempo de calidad que los menores necesitan.

Algo tan simple como un paseo en bicicleta, una tarde de cine, una buena conversación o apoyo a la hora de tomar una decisión importante, son algunas de los cometidos que puede desempeñar la familia colaboradora. El desarrollo de estas acciones, tanto para los menores como para las propias familias, repercute favorablemente en el bienestar de ambas y en la mejora de su calidad de vida.

Menores beneficiarios de Familias Colaboradoras en una salida de ocio. Menores beneficiarios de Familias Colaboradoras en una salida de ocio.

Menores beneficiarios de Familias Colaboradoras en una salida de ocio. / Paz y Bien

Se necesitan familias colaboradoras

No obstante, a día de hoy existe una carencia de personas y familias que desempeñan este papel con los niños y niñas de los centros de menores. Si tomamos como referencia el informe publicado por el Defensor del Menor de Andalucía en el último año, observamos que el Sistema de Protección de Menores de la Junta de Andalucía tenía asumida la tutela de 5.305 menores de edad, o lo que es lo mismo: 3,5 de cada 1.000 menores de 18 años estaban bajo la tutela de la Administración Pública Andaluza. De esta cifra, 2.309 niños, niñas y adolescentes estaban en acogimiento residencial, y por tanto, son susceptibles de beneficiarse del programa Familias Colaboradoras. Sin embargo, en la actualidad sigue existiendo una falta de familias que atiendan a la demanda de los menores, siendo el número de menores del sistema de protección en acogimiento residencial mayor que el de familias colaboradoras.

Por ello, desde Paz y Bien se busca visibilizar el papel y la importancia de contar con estas familias, siempre con la tranquilidad que ofrecen las técnicas profesionales del programa, quienes asesoran e informan a través de sesiones periódicas de las necesidades y cuestiones que pudieran surgir entre el menor y las propias familias, de manera que permita reforzar el vínculo afectivo entre ambos y las relaciones durante el tiempo puntual que compartan.

El programa Familias Colaboradoras es una iniciativa que desarrolla la Asociación Paz y Bien con el apoyo de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, a través de las subvenciones con cargo a la asignación tributaria del 0.7% del IRPF.

Enlace con más información del programa: https://pazbien.org/programas-infancia-y-juventud/#FC

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios