SEGURIDAD VIAL

La Dirección General de Tráfico estrena los 'mini radares'

  • La DGT poner a funcionar nuevos cinemómetros láser que se caracterizan por su pequeño tamaño y por poder ser manejados a distancia. Se pueden colocar en guardarraíles, motos y medianas.

Estos radares pueden ser manejados a distancia. Estos radares pueden ser manejados a distancia.

Estos radares pueden ser manejados a distancia.

Comentarios 2

La Dirección General de Tráfico se está mostrando muy activa en este año 2018. Como el número de fallecidos en carretera ya no desciende a un ritmo tan elevado como en años previos –en el primer cuatrimestre se han registrado más 300 muertos-, desde este organismo, dependiente del Ministerio del interior, están presentando nuevas medidas para que los conductores no nos relajemos al volante.

Y una de las más llamativas ha sido la introducción de unos ‘mini radares’ o radares de pequeño tamaño que pasan completamente desapercibidos para la mayoría de los conductores.

Estos pequeños cinemómetros se caracterizan también por ser portátiles y poder estar ubicados en trípodes, vehículos, pórticos, motos o incluso guardarraíles.

Según la Dirección General de Tráfico se han adquirido un total de 60 unidades del nuevo radar láser conocido como Velolaser y firmado por la empresa española Invia Sistemas.

No obstante, todavía no están funcionando todos ellos puesto que una vez entregados por el fabricante, tienen que ser homologados por el Centro Español de Metrología, algo que se está realizando durante estos días.

Desde la empresa, además, señalan que estos radares no sólo son más manejables, con un montaje sencillo y rápido, sino que también son más poderosos. Entre otras cosas porque pueden controlar dos carriles, independientemente del sentido de circulación y hasta velocidades de 250 km/h.

Además, estos ‘mini radares’ pueden ser operados de forma remota por medio de un dispositivo móvil –como una tablet- siempre y cuando tenga conexión wifi o 3G/4G y pueden operar de noche.

De esta manera, la DGT trata de “evitar cualquier tipo de picaresca”, ya que si un conductor comete una infracción, se le puede detener de inmediato, lo que también evitará la comunicación entre los conductores de la ubicación de los controles.

Al detenerle, se le podrá notificar la sanción en el momento, también evitando así que quien haya cometido la infracción identifique a otra persona para no perder los puntos del carné.

Además, con estos ‘mini radares’ desde la Dirección General de Tráfico quieren controlar de una forma más efectiva la velocidad principalmente en aquellas carreteras convencionales, fuera de las autopistas, que son las que ofrecen mayores cifras de siniestralidad: 8 de cada 10 accidentes, según el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.

Además, junto a los nuevos ‘mini radares’ la Dirección General de Tráfico también ha adquirido 1.000 etilómetros para realizar pruebas completas de alcohol (un primer y segundo test) y 694 lectores de droga portátiles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios