Barreras para frenar la enorme oferta ilegal

  • El Ayuntamiento se muestra a favor de imponer limitaciones urbanísticas e incrementar las fiscales

Un bloque de apartamentos turísticos existentes en el centro Un bloque de apartamentos turísticos existentes en el centro

Un bloque de apartamentos turísticos existentes en el centro / Diego Caballos

El Ayuntamiento de Sevilla es consciente del problema que tiene con las viviendas que son ofertadas a los turistas de manera ilegal, algo que sucede en las principales ciudades turísticas. El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, anunció el pasado mes de mayo que, además de la elaboración del estudio completo para conocer la dimensión del problema con datos reales, se trabajaba en otras medidas para poner una especie de "barrera de entrada" a estos apartamentos ilegales. Entre ellas, Muñoz apuntó a una limitación urbanística para que no se puedan dar nuevas licencias en determinadas zonas.

El gobierno municipal también es partidario de incrementar la tasa que hay que pagar actualmente para cambiar el uso de vivienda residencial a turística. Actualmente es de 23 euros, la más baja de Andalucía. El Ayuntamiento planteó en las últimas ordenanzas fiscales que pasara a costar 240 euros, aunque la oposición tumbó esta medida. "Sevilla no puede ser una ciudad con un modelo de alojamiento turístico fuera de la legalidad. Nuestra idea se aleja mucho de eso. De ahí nacen estas medidas. El aumento de la tasa lo volveremos a llevar el año que viene. Las limitaciones en algunas zonas es algo que ya se hace en otras ciudades para frenar este fenómeno. También lo estudiaremos", explicó entonces el delegado.

En Sevilla, según los datos oficiales de la Consejería de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, hay 2.153 viviendas de uso turístico, que no han contado con una normativa autonómica hasta el pasado año. En el año 2016, la Gerencia de Urbanismo gestionó 721 cambios de licencias de inmuebles residenciales para fines turístico. En lo que va de año, ya se han recibido 454 solicitudes de cambio de licencia y 42 para obras de nueva edificación o de reforma de un inmueble para la apertura de un hotel, apartamentos turísticos o hostel, según el Ayuntamiento de Sevilla.

Además, en la capital hay 1.127 apartamentos que suman 3.899 plazas. Un total de 133.331 viajeros se hospedaron en ellos durante el primer semestre de este año, según el balance oficial de visitas del Consorcio de Turismo. Se trata de un 41% más que en el mismo periodo de 2016.

En Sevilla hay, aproximadamente, unas 23.000 plazas hoteleras reguladas (apartamentos incluidos), a las que hay que sumar las 19.000 ilegales que calcula la patronal hotelera. La denominada Mesa de los Ilegales, que engloba al Ayuntamiento, la Junta, Hacienda, la Policía, Trabajo, o a los Administradores de Fincas, se reúne cada tres meses para analizar la oferta ilegal. Gracias a este trabajo y las inspecciones se han podido legalizar ya unas 4.000 plazas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios