fitur 2018

Espadas: "En Sevilla caben más turistas"

  • El alcalde pide a los empresarios una rectificación por asegurar que la ciudad sufre una saturación turística y alerta del perjuicio de la afirmación.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, junto al presidente la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, y el concinero Enrique Sánchez en Fitur El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, junto al presidente la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, y el concinero Enrique Sánchez en Fitur

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, junto al presidente la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, y el concinero Enrique Sánchez en Fitur

Comentarios 3

Malestar general. Las declaraciones sobre la saturación turística pronunciadas el pasado lunes en una rueda de prensa conjunta entre empresarios, hosteleros y comerciantes no han sentado nada bien en el gobierno local. Unas afirmaciones realizadas en vísperas de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que han activado la voz de alarma de muchos agentes del sector y que han estado a punto de echar por tierra la labor que desde la delegación que dirige Antonio Muñoz se viene desarrollando de cara a una de las citas más importantes que se celebra cada año en Madrid. Tanto el alcalde como el referido edil socialista salieron este miércoles a desmentir que en Sevilla no quepan más visitantes, defendieron el buen momento que vive esta actividad en la ciudad y apostaron, eso sí, por atraer a mercados más lejanos y con mayor poder adquisitivo, aunque dejaron claro que la capital andaluza está abierta a todos los públicos: desde el mochilero hasta el que se aloja en un hotel de cinco estrellas.

El primero en pronunciarse al respecto fue Juan Espadas. Lo hizo minutos antes de dar a conocer la agenda cultural de la ciudad para 2018. El regidor hispalense advirtió del peligro que corre el sector turístico si en estos momentos se difunde la idea de que la ciudad sufre una saturación de visitantes, como se dio a entender en la comparecencia del lunes. "Cuidado con crear un estado de alarma con estos titulares", refirió el alcalde, quien a continuación desmintió este extremo al asegurar que Sevilla cuenta con una "amplia oferta hotelera", donde "caben más visitantes".

No por ello dejó de reconocer que entre los objetivos que persigue su equipo se encuentra la búsqueda de nuevos mercados, especialmente los de larga y media distancia, entre cuyas características se encuentra el de poseer un poder adquisitivo superior al de la media y la preferencia por la oferta cultural y patrimonial, "una demanda a la que responde Sevilla", añadió el primer edil.

Tampoco fue ajeno a las críticas por el elevado número de apartamentos turísticos que se ofertan en la capital andaluza, tanto los que están reglados como los que no. Espadas abogó por lograr "un equilibrio" entre este tipo de alojamiento y los hoteles y evitar, eso sí, la competencia desleal entre ambas actividades.

Si el regidor empleó un tono relajado en su discurso, el concejal de Turismo optó por unas declaraciones mucho más severas en las que mostró -sin ambigüedad alguna- el malestar que la intervención del pasado lunes había creado en su equipo de trabajo, especialmente en vísperas de Fitur. Antonio Muñoz puso nombre al ente responsable de dicha afirmación: la asociación provincial de comerciantes (Aprocom) y, en concreto, su presidente, Tomás González, el cual se encontraba en el stand de Sevilla, y la Asociación Sevillana de Empresas Turísticas (Aset). El edil socialista quiso dejar claro desde un primer momento que tal aseveración no se corresponde con "la opinión general del empresariado sevillano". "Se trata de una visión personal", puntualizó Muñoz en clara alusión al presidente de los comerciantes.

Para el delegado de Turismo, hablar de una ciudad saturada "es un error", al igual que tomar de base para esa afirmación el puente de la Inmaculada -al que se refirieron en la citada rueda de prensa-, ya que durante esos días "como es tradicional, fueron los sevillanos los que tomaron las calles y bares".

Muñoz considera que emplear tales términos para referirse al "momento dulce" que atraviesa el turismo en Sevilla es un problema de "miopía política". "Resulta de una torpeza absoluta decir que la ciudad está saturada de turistas en un momento en el que todos los indicadores son buenos. Provocar estos titulares crea un estado de duda en los organizadores de congresos y en las familias que quieran venir a la capital de Andalucía", lamentó el concejal de Turismo, quien fue a más y añadió el término "deslealtad" a la hora de aludir a las declaraciones pronunciadas por los comerciantes.

También tuvo palabras para los hoteleros: "Si tuviéramos un problema de saturación le preguntaría a ellos por qué no suben los precios". En este punto recordó que el precio medio de la habitación de hotel en Sevilla se encuentra un 9% por encima de la media nacional. "Por tanto, no estamos ante el segmento más bajo de clientes ni recibimos turistas de ínfima calidad", apostilló.

También resaltó que el turismo que más ha crecido es el extranjero, "que es el que más gasto realiza". De igual modo, destacó el incremento de los congresos. Después de ofrecer estos datos, dejó claro que la ciudad hispalense está abierta a todos los públicos: "desde el turista mochilero al de lujo, aunque el que más nos interesa es éste último". "Prueba de ello es que la mayoría de los hoteles que se están construyendo son de cuatro y cinco estrellas", añadió.

Muñoz acabó su intervención exigiendo una "rectificación" a los responsables de Aprocom por las afirmaciones realizadas el pasado lunes sobre la saturación turística. "Ni la Cámara de Comercio ni la CES comparten esa opinión. Han encendido una luz de alarma falsa en el momento en el que todo marcha bien", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios