Elecciones Andalucía

Tejerina incendia la campaña con sus críticas a la educación en Andalucía

  • El PP-A se desmarca de la ex ministra y pide "primero pensar y luego hacer declaraciones"

  • Susana Díaz se desplaza a un colegio para criticar su "desdén supremacista" 

Comentarios 39

La vicesecretaria de Acción Social del PP y ex ministra de Agricultura Isabel García Tejerina incendió este jueves la precampaña de las elecciones andaluzas con unas polémicas declaraciones en los Desayunos de TVE. "En Andalucía te dicen que lo que sabe un niño de diez años es lo que sabe un niño de ocho en Castilla y León", apuntó Isabel García Tejerina. Horas después intentó arreglar el desaguisado asegurando que sus críticas no iban contra los niños ni los profesores, de quienes destacó su "enorme talento", sino a los 40 años de "pésima gestión" del PSOE en Andalucía. 

Las reacciones no se hicieron esperar, sobre todo de su propio partido, donde las palabras de la ex ministra cayeron como un jarro de agua fría. Uno de los primeros en pronunciarse fue el presidente del PP-A, Juanma Moreno, que dejó claro que no las comparte y expresó que los "niños y profesores andaluces son de diez".

La desazón entre los populares andaluces es evidente, por más que defendieran que Tejerina se refería a datos del informe PISA, que no dejan precisamente bien parados a la educación en Andalucía. En ese sentido, el vicesecretario de Organización, Formación y Electoral del PP-A, Toni Martín, pidió a los suyos "primero pensar y después hacer declaraciones".

Sin embargo, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, fue más allá en su defensa de García Tejerina, al apuntar que "los andaluces no tienen culpa de tener un Gobierno que se gasta más en prostitución que en educación".

Todos los partidos se pronunciaron con virulencia contra los populares. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que había viajado a Málaga para inaugurar un congreso de abogados, maniobró con reflejos y se desplazó a un colegio de Archidona para entrar en directo en televisión desde un aula. Díaz denunció el "desdén supremacista" de la ex ministra, a la que afeó su "ignorancia". 

"Le diría a la señora Tejerina que mirara, por ejemplo, el índice de repetición en primaria de los niños" en ambas comunidades, dijo Díaz, quien ha asegurado que mientras en Andalucía el dato es del 2,5%, en Castilla y León se sitúa en el 4,3%. La presidenta de la Junta acusó a la ex ministra de mantener una actitud de "desprecio" a la comunidad y recordó que cuando se produjo el incendio en el parque de Doñana "ni siquiera tuvo a bien acercarse a ver lo que pasaba en ese momento".

Desde Ciudadanos, su líder nacional, Albert Rivera, replicó que el PP "también tendrá algo de responsabilidad" en las desigualdades entre regiones al haber gobernado España durante 15 años. 

Por su parte,  la coordinadora general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, indicó que es "intolerable que desde el PP sigan faltando el respeto a Andalucía y en esta ocasión contra nuestros niños y niñas".

Chispas entre los populares

No es la primera vez que surgen chispas entre el PP andaluz y sus compañeros de partido en el resto de España. La ex presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes afirmó en un debate en la Asamblea de Madrid dijo que los madrileños estaban pagando la educación y la sanidad de los andaluces, por culpa de un sistema de financiación autonómica "injusto" e "impuesto" por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.  Sus declaraciones desataron un cruce de acusaciones entre socialistas y populares e incluso desde el PP-A se le reclamó que se retractara

Ana Mato, ex ministra de Sanidad con Mariano Rajoy, también protagonizó otra agria polémica en 2008 -entonces era diputada del PP-, cuando afirmó en una entrevista que "los niños andaluces son prácticamente analfabetos". Poco antes de las elecciones generales de 2011, Mato volvió a la carga y aseguró que "en Andalucía hay niños que estudian en el suelo". 

El año pasado, el entonces portavoz del grupo parlamentario popular y diputado por Almería, Rafael Hernando, aseguró que Andalucía recibiría 1.000 millones a cuenta del sistema de financiación autonómica para que "los niños dejen de estudiar en barracones".

El fuego amigo entre los populares no sólo ha venido por la educación. Por ejemplo, en plena campaña electoral de las andaluzas de 2015, el PP extremeño lanzó una serie de animación titulada Dos suresEstaba protagonizada por dos personajes que mostraban las diferencias entre Extremadura, donde entonces gobernaban los populares, con Andalucía, de la que decían que "continúa sin cambiar". 

El ex presidente de la Generalitat Artur Mas también fue protagonista de una polémica sobre la educación de los niños andaluces. Durante un debate sobre el bilingüismo en el Parlament, Mas defendió que los niños catalanes sacaban las mismas notas en castellano que los de otras comunidades autónomas y añadió: "por no hablar de Sevilla, Málaga o La Coruña, porque allí hablan el castellano, efectivamente, pero a veces a algunos no se les entiende".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios