Champions: Sevilla-Manchester City · La previa

Si no campeón, sí pelear al máximo

  • El Sevilla recibe al Manchester City en una cita de prestigio con el deseo de seguir vivo. El triunfo es necesario en los planos moral y económico.

Cita de tronío en el Ramón Sánchez-Pizjuán y demasiada resaca en la cabeza de los anfitriones tras la última derrota liguera contra el Villarreal. Cuando parecía que la cosa comenzaba a encauzarse en un curso futbolístico que arrancó torcido, un simple partido perdido ante un igual ha servido para desatar la caja de los truenos precisamente cuando el Sevilla se mide contra uno de los ilustres del continente europeo, al menos por el dinero del que dispone para confeccionar su plantilla, no tanto por los títulos que ilustran sus vitrinas. Llega a Nervión el Manchester City, el equipo del jeque árabe que es capaz de gastarse 30.000 millones de las antiguas pesetas para fichar a sólo tres futbolistas durante el pasado verano y contra semejante gigante se hace más necesario que nunca un triunfo para los hombres de Unai Emery.

Aun entendiendo y hasta otorgándole la razón, la frase del vasco en la sala de prensa de El Madrigal no fue demasiado afortunada y ahora tendrá complicado darle contenido a la misma. "Nosotros no vamos a ganar la Champions. Nuestro objetivo es la Liga", espetó Unai Emery para pedirles a los suyos un mayor esfuerzo en la competición doméstica. Y no le faltan los motivos, pues la máxima competición continental puede llegar a ser nociva para equipos como el Sevilla desde el mismo momento en que distrae mucho a los futbolistas y los lleva a ningunear las citas que acumulan los puntos en la tabla clasificatoria. Lo que ocurre es que ahora se hace complicado recurrir al argumento contrario después de haber proclamado que los suyos no van a ganar esta Liga de Campeones. Está claro que así será con casi toda probabilidad, pero no es bueno que un entrenador tire públicamente una competición en la que hay puestas tantas ilusiones por parte de la hinchada sevillista.

Es así desde el mismo momento en el que el lleno en este Sevilla-Manchester City quedó garantizado desde hace algunas semanas al no haber ni una sola entrada disponible. Si no es posible que el Sevilla gane la Champions, Emery dixit, sí debe competir hoy al máximo para tratar de meterse en los octavos de final en un grupo de una exigencia extrema. La referencia está cercana en el tiempo, hace sólo dos semanas los nervionenses eran superiores en el juego al City en el Etihad Stadium y sólo caían en el tiempo de prolongación por un error en cadena de esos que se dan en el mundo del fútbol. ¡Un contragolpe local en el minuto 91 con 1-1 en el marcador!

La línea para que el Sevilla vuelva a competir esta noche con los Cityzens es ésa, aunque tal vez pueda resultar incluso más complicada la tarea debido a que el cuadro de Pellegrini podrá ser más conservador y dedicarse a esperar atrás en la sapiencia de que esta vez un empate le favorece a ellos. Está claro que así es, pero el Sevilla debe pelear al máximo por un sinfín de motivos. Desde el económico, por el valor dinerario que tienen los puntos según los baremos de la UEFA para premiar a los clubes que participan en la Liga de Campeones, hasta el puro plano deportivo, donde el objetivo debe estar en la pelea por la segunda plaza sin desdeñar tampoco la posibilidad de ser terceros. En esa lucha contra el pujante Borussia Mönchengladbach podría generarse una nueva ilusión posterior al abrirse la puerta de la Liga Europa, la competición fetiche para los nervionenses en este siglo.

Pero no sólo están esas cuestiones, está en juego algo menos material y de idéntica trascendencia o más. Emery debe recuperar, otra vez, el aspecto anímico de los suyos. Cuando la plantilla parecía que iba para arriba en ese sentido, el golpe de Villarreal fue mucho más duro de lo que pueda indicar el valor de una simple derrota. Los blancos se sentían ya seguros de sí mismo y volvieron a despeñarse. Por ello, sería trascendente un nuevo subidón de adrenalina en una semana que se completará el próximo domingo con la visita del Real Madrid al coliseo nervionense.

Eso, sin embargo, suena aún lejano y el primer examen a superar será este Manchester City de Jesús Navas, De Bruyne, Yaya Toure y compañía. La baja de Gameiro es un contratiempo que se suma a los múltiples que ya ha tenido Emery desde que comenzara el presente ejercicio, pero tampoco es cuestión de lamentarse más de la cuenta. Ahí está Fernando Llorente para darle el relevo al francés. Más complicado sería que tampoco estuviera Banega. Cabe esperar que el argentino sí dirija los muñecos. Sevilla-Manchester City, tal vez los nervionenses no vayan a ganar la Champions, pero en el fútbol se impone el partido a partido y hoy hay prestigio en juego.

Banega e Immobile vuelven a una lista de la que se cae Andreolli

Banega se pudo ejercitar en la sesión vespertina de este lunes y Unai Emery lo incluyó en la lista de 18 futbolistas para afrontar el partido ante el Manchester City. El técnico era optimista sobre el concurso del argentino, aunque debía esperar a sus sensaciones en el entrenamiento para contar con él. El hecho de que sólo citara a 18 habla a las claras de que está bastante mejor de su golpe en el tobillo derecho. A la lista también regresó, después de tres partidos siendo descartado, Immobile, que entra por el lesionado Gameiro. Con respecto a la relación de Villarreal, en cambio, se cae Andreolli, ya que el entrenador sevillista continúa manteniendo en la convocatoria, como lateral izquierdo suplente, a Escudero. Cristóforo también se quedó fuera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios