Economía

El ERE de Heineken es no traumático y afectaría a algo más de 100 personas en Andalucía

  • La empresa y los trabajadores analizan la pirámide de edad de los centros de trabajo para activar salidas voluntarias probablemente con prejubilaciones

  • El comité busca un compromiso para que la empresa recupere el empleo perdido cuando pase la pandemia

Planta de Heineken en Sevilla, donde se fabrica la marca Cruzcampo Planta de Heineken en Sevilla, donde se fabrica la marca Cruzcampo

Planta de Heineken en Sevilla, donde se fabrica la marca Cruzcampo

La multinacional cervecera Heineken comenzó a mediados de enero a negociar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en España, que, según el sindicato UGT -mayoritario en la mesa de negociación- afectaría a entre un 10% y un 15% de la plantilla, de 1.590 personas, y podría suponer la salida en Andalucía de algo más de 100 personas, la mayor parte de Sevilla, donde está la mayor fábrica del país y emblema de la marca Cruzcampo y una parte de los servicios centrales, y otra pequeña porción en Jaén, donde hay una planta de producción. 

Manuel Jiménez, secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT-Andalucía, insiste en que este es un planteamiento inicial y que el punto final puede ser muy diferente, ya que hay "buena disposición" entre las partes para que el ERE sea "no traumático", afecte a las personas de mayor edad y sea también voluntario. La opción de las prejubilaciones, por tanto, es la más probable.

Aunque el planteamiento inicial es el de una salida "equitativa" en los centros de trabajo, "se está viendo la pirámide de edad de cada uno de ellos y por eso la afectación podría ser diferente en unos que en otros", dice Jiménez. El sindicalista asegura que el ERE responde a una situación "coyuntural" por la caída de las ventas debido a la pandemia. Uno de los objetivos del comité de empresa, de hecho, es el de arrancar un compromiso de la empresa para recuperar el empleo perdido, porque prevén que en cuanto acabe la pandemia el ritmo de producción se disparará.

La negociación del ERE debe acabar la semana que viene, pero Jiménez no descarta que se prorrogue unos días más.

La empresa ya vivió una situación parecida en 2018, cuando ya salieron con prejubilaciones los mayores de 55 años, 43 en concreto en la planta de Sevilla y una cantidad parecida en los servicios centrales en la capital hispalense. En esta ocasión, uno de los puntos centrales de la negociación será fijar el límite de edad a partir del cual habrá bajas voluntarias.

Recordemos que el ERE de España se enmarca en el marco del plan de Heineken de reducir 8.000 empleos a nivel mundial, el 9% de toda su plantilla. Según la matriz, este recorte se enmarca en la estrategia de lograr un ahorro bruto de 2.000 millones de euros para 2023. Para ello, quiere un rediseño de la organización en 2021 para ser más eficiente, así como una reducción de la complejidad del negocio y un programa de productividad comercial que aborde el gasto menos eficiente. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios