Congreso Extraordinario el 20 y 21 de julio

Rajoy destierra el dedazo

  • El ex presidente del Gobierno garantiza su neutralidad durante la carrera sucesoria

  • Reclama un debate de altura y pide al futuro líder de los populares que integre a sus rivales

Comentarios 2

El PP dio este lunes el pistoletazo de salida a la carrera sucesoria de Mariano Rajoy, quien insistió en que no piensa apoyar a ningún aspirante al relevo, reclamó un "debate de altura" en este proceso y pidió a quien resulte ganador que integre a todos, incluidos sus rivales, en el nuevo proyecto.

La Junta Directiva Nacional del PP se reunió este lunes para convocar el congreso extraordinario de la sucesión, que se celebrará en Madrid el 20 y 21 de julio, y para diseñar todo el calendario para elegir el relevo.

No tengo sucesores ni delfines en todos he encontrado una lealtad inquebrantable"

Una carrera sucesoria de la que se destierra el dedazo, como el que utilizó Manuel Fraga para designar al frente del partido a José María Aznar. Fue en 1990, en el X Congreso Nacional de Sevilla, donde tuvo lugar el famoso discurso de "ni tutelas ni tu tías" con el que Fraga daba todo el poder a quien seis años después llegaría a La Moncloa.

El dedazo del ex presidente apuntó a Mariano Rajoy como heredero, en septiembre de 2003.

Quienes quieran optar ahora a la sucesión de Rajoy no tendrán que decirlo hasta la semana que viene: del 18 al 20 de junio tienen que presentar sus candidaturas, acompañadas de un mínimo de cien avales, y el 5 de julio está prevista la votación en primera vuelta por parte de la militancia.

La incógnita, por tanto, puede durar unos días más. Y ni el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, ni la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, ni otros posibles candidatos quisieron dar este lunes pistas sobre sus intenciones.

En su último discurso como presidente del partido en una Junta Directiva Nacional, Mariano Rajoy insistió este lunes en pedir a los suyos un proceso "constructivo", un debate de altura entre quienes aspiren a la sucesión, y dejó claro que piensa mantenerse neutral. Advirtió en este sentido de que no tiene "sucesores ni delfines" ni piensa señalar a nadie "con el dedo" para su relevo, porque cometería una "enorme injusticia" si lo hiciera.

"No podría hacer distingos entre unos y otros porque en todos he encontrado una lealtad inquebrantable más allá de lo que podía esperar", insistió el ex presidente del Gobierno.

Rajoy pidió a todos "más responsabilidad que nunca" para que al final de este proceso el PP esté "más unido que hoy".

Recalcó, además, que el partido "no se acaba en su líder" sino que "empieza y acaba en sus militantes", quienes deben ser los protagonistas de este proceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios