Accidente mortal del ascensor del Valme

El fiscal acusa de homicidio imprudente al ascensorista del Valme

  • La juez instructora tendrá que decidir si sigue el procedimiento excluyendo al celador como investigado

  • También ha solicitado que se prorrogue la instrucción seis meses más

Coches de policía y una ambulancia en el Hospital de Valme, en una imagen de archivo. Coches de policía y una ambulancia en el Hospital de Valme, en una imagen de archivo.

Coches de policía y una ambulancia en el Hospital de Valme, en una imagen de archivo. / Belén Vargas

La Fiscalía ha solicitado que se procese al técnico responsable del ascensor del Hospital de Valme cuyas puertas causaron la muerte de la joven Rocío Cortés en agosto de 2017 causó la muerte de la joven Rocío Cortés minutos después de dar a luz. Para ello ha  presentado un escrito en el Juzgado de Instrucción número 1 de Sevilla, donde solicita que se inicie procedimiento abreviado contra el responsable del ascensor del centro hospitalario como presunto autor de un delito de homicidio imprudente grave con resultado de muerte.

En su declaración como investigado, en enero de 2018, el ascensorista del Hospital de Valme que estaba trabajando cuando el 20 de agosto de 2017 defendió que no tuvo ninguna "intervención o manipulación" en el aparato que determinara el trágico suceso, si bien los peritos de la empresa Atisae, que elaboraron un informe técnico por encargo de la Delegación de Industria, descartaron que el ascensor tuviera ningún tipo de problema técnico que incidiera en el suceso y atribuyeron lo ocurrido a un "fallo humano". Estos informes son los utilizados por el fiscal para sustentar su alegato.

El escrito del Ministerio Fiscal, presentado ante la titular del Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla, pide también el sobreseimiento provisional y archivo de la causa contra el segundo de los investigados por el trágico suceso, el celador que llevaba la camilla con Rocío Cortés en el momento del fatal desenlace. Asimismo, solicita una prórroga de, al menos, seis meses más de instrucción para concluir las diligencias pendientes. En este sentido,  el abogado de la familia de Rocío Cortés había solicitado informes periciales para intentar dilucidar si el borrado de la CPU donde estaba toda la inforamción sobre el ascensor fue deliberado o no.

El fiscal entiende, según su alegato, que en el caso del celador, no se desprende "indicio alguno de actuación negligente". Incluso señala que a su juicio, la manipulación del ascensor "obedeció a operaciones externas a la cabina".

Según el abogado de la familia de  Rocío Cortés, José María Núñez, es ahora la juez quien tiene la decisión de archivar o no la causa contra el técnico del ascensor, así como admitir o no la prórroga de la instrucción. Núñez, que no se ha opuesto a la petición del fiscal, ha recordado que ellos habían solicitado que declarase los peritos para aclarar si el.borrado de la CPU del ordenador había sido intencionado o no.

Asimismo, la Fiscalía  ha solicitado que se considere como responsable civil directo a la aseguradora Zurich y como responsables subsidiarios a la empresa de ascensores Orona y al SAS.

La joven Rocío Cortés,de 25 años y vecina de la barriada nazarena de los Montecillos, murió atrapada por las puertas de un ascensor pasadas las 14:30, horas después de que le hubieran practicado una cesárea, por la que dio a luz a su tercera hija. Rocío iba a ser trasladada de la segunda planta, donde está la sala del despertar, a la tercera, donde estaría su habitación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios