Magrudis

La maquinaria de Magrudis puede ser vendida por 6.000 euros a una chatarrería

  • El desmontaje e instalación de los refrigeradores de las cámaras frigoríficas supera ampliamente el valor en caso de destinarlos a chatarra

La Guardia Civil llega a las naves de Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario para proceder al embargo de la maquinaria.

La Guardia Civil llega a las naves de Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario para proceder al embargo de la maquinaria. / antonio pizarro

La maquinaria de la empresa Magrudis, responsable del mayor brote de listeriosis detectado en España y que ha causado la muerte de cuatro personas, seis abortos y más de 200 afectados, puede ser vendida por hasta 6.000 euros a una chatarrería. El juzgado de Instrucción número 10 de Sevilla, tras la vista que celebró a finales de febrero para decidir si los efectos embargados en las naves de Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario podían ser vendidos, incluso a chatarrerías, ha convocado una nueva comparecencia para el próximo 23 de abril, tras haber recibido las ofertas por estos bienes.

Una empresa ha ofrecido un total de 3.425 euros por los 26 bienes que fueron embargados en julio de 2020, según acordó la juez Pilar Ordóñez.

Por parte de la asociación de consumidores Facua, que ejerce la acusación particular, se puso en contacto con algunas empresas dedicadas al reciclaje de chatarra, y una de las empresas chatarreras ha elevado a 6.000 euros el precio por todos los bienes embargados. Otra empresa de Salamanca ha ofrecido 2.964 por varios lotes, en los que se incluye una mesa de acero inoxidable y una envasadora al vacío, y una empresa dedicada a la carnicería de la provincia de Sevilla ofrece 1.851 euros por el mobiliario de oficina y una traspaleta apiladora eléctrica.

La juez también ha dado cuenta a las partes personadas del informe pericial realizado sobre dos de los bienes de Magrudis, en concreto, de dos sistemas independientes para la refrigeración de las cámaras frigoríficas, que se consideran en situación de "antieconomicidad". En este caso, el perito ha informado de que los gastos de desmontaje ascienden a 399,65 euros, mientras que la instalación y puesta en marcha en otras instalaciones supondría añadir otros 1.216,40 euros, y todo ello considerando que el estado de conservación, funcionamiento y mantenimiento de los equipos y sistemas de refrigeración sean los "adecuados".

El informe pericial cuesta más que el valor como chatarra

Por su parte, el valor de achatarramiento de estos objetos es de 187,50 euros, teniendo en cuenta que el peso de los evaporadores y condensadores es de 375 kilos -el precio del kilo actual ronda los 0,50 euros-. El perito concluye que "la cantidad que se podría obtener en la chatarrería por las máquinas de refrigeración es incluso inferior al coste de alquiler de los medios necesarios para poder descenderlos de la cubierta" y todo ello sin tener en cuenta el coste de desmontaje.

Como curiosidad, cabe destacar que la realización de este informe pericial ha costado 204,25 euros, cantidad que incluso supera el valor de achatarramiento de los bienes.

En junio de 2020, el juzgado decidió embargar los “enseres, bienes muebles, maquinaria industrial, cámaras frigoríficas u otras de similares características” que pueda haber en la sede de la empresa, en la nave del Polígono industrial El Pino de Sevilla, pero la diligencia de embargo no se ha podido materializar hasta el día de ayer debido a que se mantenía el estado de alarma por la crisis derivada del coronavirus. Para llevar a cabo la diligencia de embargo, la instructora pidió previamente a la Junta de Andalucía que designara el personal adecuado para el “desmontaje y traslado de la maquinaria de Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario al depósito judicial”.

De la misma forma, se acordó el nombramiento de un perito judicial para que, provisto de una cámara fotográfica, procediera a llevar a cabo el examen de los bienes muebles, con la finalidad de realizar con posterioridad un informe fotográfico y pericial.

La juez ordenó el embargo de las cuentas, la maquinaria y seis vehículos de los dueños de Magrudis, al no haber satisfecho la fianza de cinco millones de euros que se le impuso en febrero pasado para hacer frente de las posibles responsabilidades civiles derivadas de esta alerta sanitaria que provocó cuatro muertes, seis abortos y más de 200 afectados.

El juzgado embargó las cuentas y bienes de los dueños de la empresa, en total cinco personas: José Antonio Marín Ponce, su esposa Encarnación Rodríguez, los hijos Sandro José y Mario Marín Rodríguez, y su cuñada, Isabel Rodríguez.

En el caso de José Antonio Marín, como no aparece que sea titular de ningún bien, el juzgado embargó las cantidades que posee en las cuentas corrientes a su nombre, mientras que en el caso de la mercantil Magrudis, además de las cuentas, se decidió el embargo de cinco vehículos: un Peugeot 308, una furgoneta Renault Trafic, un Nissan Juke, un Seat Ibiza y un Volkswagen Polo.

En cuanto a Sandro José Marín, además de las cuentas, se embargó un vehículo, un BMW520D, también un contrato de valores y “los derechos que tiene sobre la marca La Mecha del todo natural”, que está inscrita en la oficina de marcas y patentes.

A la esposa del dueño, Encarnación Rodríguez, se le embargó además de las cuentas un plan de pensiones, y a su hermana, Isabel Rodríguez, el 50% de un piso de su propiedad, según el decreto de embargo del juzgado, que tiene fecha del 19 de mayo pasado.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios