Actualidad

La visita al médico lo exculpó de la denuncia falsa de su mujer

  • La Fiscalía reclama una condena de tres años de cárcel para una mujer que denunció a su marido por una violación falsa

  • El hombre estaba esa noche a 500 kilómetros de su ex pareja

Los juzgados del edificio Noga, donde será juzgada la mujer por la denuncia falsa. Los juzgados del edificio Noga, donde será juzgada la mujer por la denuncia falsa.

Los juzgados del edificio Noga, donde será juzgada la mujer por la denuncia falsa. / juan carlos muñoz

El hombre se hallaba en Quintanar del Rey (Cuenca) cuando su ex mujer lo denunció ante la Guardia Civil por violación y tuvo la lucidez de acudir a un centro de salud para que lo atendieran de urgencia, tras haber sido amenazado por su mujer diciéndole que iba a denunciarlo.

Ese parte médico permitió al hombre demostrar la falsedad de la denuncia de su mujer, que el próximo mes de julio se sentará en el banquillo de los acusados para responder de los cargos de denuncia falsa y amenazas continuadas, delitos por los que se enfrenta a una petición de la Fiscalía de Sevilla de tres años de prisión y el pago de una multa de 4.500 euros.

La Fiscalía de Sevilla recoge en su escrito de conclusiones provisionales, al que ha tenido acceso este periódico, que los hechos se remontan a la madrugada del 25 de agosto de 2011, cuando la ahora acusada, D. P. G., se presentó en un cuartel de la Guardia Civil de la provincia para denunciar “faltando a la verdad” que esa misma madrugada, entre las 00:30 horas y las 01:00 horas había tenido una fuerte discusión por temas económicos con su marido, quien en presencia de la hija menor de ambos se había abalanzado hacia ella, “cogiéndola del cuello fuertemente, propinándole un puñetazo en el pecho, tirándola en la cama y forzándola a realizar el acto sexual”.

La mujer añadía que, a continuación, su marido se había marchado en su vehículo, y solicitaba además al juzgado de Violencia sobre la Mujer una “orden de protección” contra su esposo.

La acusada acudió ese mismo 25 de agosto al juzgado de Violencia sobre la Mujer, donde ratificó la denuncia contra su marido, pero con posterioridad, a principios de septiembre, acudió de nuevo al juzgado para retirar la denuncia y solicitar el archivo del procedimiento. La retirada de la denuncia se produjo cuando el marido le comunicó que tenía pruebas de que ese día no se encontraba en Sevilla y le dijo que iba a denunciarla.

Dice la Fiscalía en su escrito de acusación que los hechos denunciados “nunca tuvieron lugar, pues a la fecha y hora que manifestaba la acusada en su denuncia, su marido se encontraba en Quintanar del Rey (Cuenca)”, una localidad que se encuentra a casi 500 kilómetros del domicilio de la supuesta víctima.

Así, recoge el fiscal que el esposo fue asistido de urgencia en el centro de salud de esta localidad a las 01:11 horas del 25 de agosto, tan sólo diez minutos después de la franja horaria en la que la acusada cifra la supuesta agresión sexual, por lo que “era físicamente imposible que a la hora y fecha denunciados se encontrara” en la localidad sevillana donde fueron denunciados los hechos.

Además de la denuncia falsa por violación, el Ministerio Público señala que en octubre de 2011, la acusada realizó varias llamadas telefónicas a su marido, en la que le “amenazaba con hacerle daño a la niña e inculparlo a él o incluso lo amenazaba con que lo iba a denunciar por violar a su hija”.

El marido, que denunció a su ex mujer, asegura que desde que se produjo la separación de la pareja, la acusada ha impedido además que puesta estar con su hija y visitarla, lo que ha provocado un “grave e irreparable perjuicio para la relación paterno-filial”, al impedir los encuentros del padre con la menor.

La acusación particular que ejerce el marido le atribuye delitos de denuncia falsa, amenazas graves y coacciones, por los que reclama seis años de prisión y el pago de una multa de 10.800 euros, así como otros 10.000 euros de indemnización por el tiempo que ha impedido que el padre vea a su hija. El juicio se celebrará en julio en un juzgado de lo Penal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios