Análisis

francisco andrés gallardo

Fariseos

De las amebas se pasó a los seres pluricelulares y de La maquina de la verdad se fue caminando hasta Tómbola, Qué me dices, DEC, el Tomate hasta llegar a Sálvame. Por esas fases también ha pasado Antonia dell'Atte, descubierta como cornúpeta en España cuando Julián Lago la sometió al primer polígrafo hace exactamente 25 años.

La italiana ya por entonces se desataba de furor y aullaba: "tengo pruebas", contra su hasta entonces marido, el conde Lequio, y Ana Obregón. Como mamma despechada, Antonia se quedó a vivir. Los Morancos se pusieron las botas y terminó presentando ¿Qué apostamos? sustituyendo a... Obregón. Vendetta, farfalle, vendetta.

Antonia ejerció desde entonces de famosa televisiva, antecesora de tantos belenes.En Masterchef Celebrity la hemos reencontrado en primer plano tal como la recordábamos: cascarrabias, cambiante, vehemente. Entre las cacerolas tuvo mal ganar, tuvo mal participar y este domingo tuvo muy mal perder. Victimista, tal vez con profundo complejo de manía persecutoria, la vida la habrá tratado peor que lo que imaginábamos, tildó de "fariseos" a sus compañeros, generalizando, para pasmo de los que estaban en el balcón. No hay muchos concursantes en el planeta que se hayan despedido dejando tanto azufre tras sus pasos.

Ya en la prueba eliminatoria, en Tarragona, Santiago Segura, tan ejemplar e inteligente en este programa, se apartó de sus gritos. A fuerza de espátula Antonia convirtió el arroz caldoso en un risotto. En la prueba decisiva se tragó que su enemiga íntima, Carmen Lomana, custodiando su mantón, no bajara a echarle un mano, gesto que sí tuvieron los demás salvados.

Antonia recogió en parte lo que fue sembrando. Y en su eliminación fue naufragando en su propia bilis, derrotada un rato antes de perder. Por delante se llevó incluso, en doble expulsión, al jugador de rugby Jaime Nava, y que será repescado. En Masterchef hay famosos que se revalorizan (Muñoz, Cayetana, Craviotto) y otros que nos terminan de confirmar lo que son.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios