Análisis

Juan Ruesga Navarro

Los paseos de Juana

En los primeros días de mayo se van a celebrar en medio mundo numerosos Jane's Walk, literalmente, el Paseo de Juana. Consisten en paseos de grupos de personas que quieren conocer la ciudad en la que residen, para observar, compartir, reflexionar sobre los múltiples aspectos que nos ofrece lo urbano. El hacerlo como un paseo es una muy buena manera de reconocer (de volver a conocer) la ciudad en la que vivimos, trabajamos y nos divertimos. De poder mirar y poder tocar. El grupo camina, observa, se detiene y conversa. Intercambian opiniones, iguales o diversas. Y así descubren una ciudad, sus barrios, su caserío, su paisaje, los edificios y plazas, parques y jardines, comercios y oficios. La historia y el presente. Y se cruza y relaciona con sus gentes, con sus vecinos.

Estos paseos comenzaron en 2007 en la ciudad canadiense de Toronto en homenaje y recuerdo a la escritora, urbanista y activista urbana Jane Jacobs (1916-2006) y el año pasado ya se celebraron en 208 ciudades de 46 países. Su obra de referencia, Muerte y vida de las grandes ciudades (1961), fue uno de los libros de cabecera de todos los que estudiamos arquitectura y urbanismo en los años sesenta. Y la tesis principal era que en la calle y en el peatón que la recorría y utilizaba estaba la clave para que los habitantes de una ciudad tuvieran un sentido comunitario, de vecindad, de barrio. Vecino y barrio son palabras que se repiten en sus escritos constantemente. En la Sevilla de 1968 nos parecían situaciones que pasaban en otra parte, aquí no. Poco a poco nos dimos cuenta que nos llegaban y afectaban. Los numerosos derribos de aquellos años en Sevilla eran consecuencia en gran medida del desapego a la ciudad, de negar la vida de barrio. Vimos que Jane llevaba razón. Calles peatonales, comercios de barrio, mercados, plazas donde juegan los niños a la salida del colegio. ¿Les suena? Parece un relato de otro tiempo, y sin embargo es la forma de vivir que nos gusta a muchos. Y que en los últimos años parece que queremos recuperar. No es vivir en el pasado, es vivir en la mejor versión posible de nuestras ciudades. Así lo creen muchas personas en el mundo, como nuestro hijo Pablo, que afincado en la ciudad de Panamá desde hace años, lidera todos los años un Jane's Walk para conocer mejor la ciudad en la que vive y en algunos casos, redescubrir a los propios panameños, sus agradables barrios residenciales, casi traspapelados entre los nuevos rascacielos.

En Sevilla vienen organizándose Paseos de Juana desde 2014 (http://janeswalksevilla.com). En este enlace pueden encontrar toda la información de los ya realizados y de los previstos para dentro de unas pocas semanas.

En pocos años, este movimiento cívico en defensa de la dimensión humana de las ciudades, ha conseguido que miles de personas en todo el mundo participen simultáneamente en esta actividad. Como muestra les diré que en Andalucía ya hay paseos en Algeciras, Córdoba, Málaga, Marbella, Poniente de Almería y en Sevilla. Y es posible que en esta edición se unan más lugares y aumenten las posibilidades de pasear con Juana.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios