La salud es lo que importa

Dr. Bartolomé Beltrán

Alonso y Mingorance ante la nueva ley

NO se andó por las ramas el titular de la Cartera de Salud de Andalucía Aquilino Alonso cuando le dijo en este periódico a Noelia Márquez que "el Sistema será sostenible mientas que los ciudadanos estén dispuestos a pagar con sus impuestos la prestación sanitaria que reciben; y lo están. Nadie quiere encontrarse, por ejemplo, en una situación de crisis económica, sin cobertura sanitaria pública. En el sistema americano, entre las familias medias, la principal causa de ir a la quiebra es que alguien de la familia se ponga enfermo. Aquí, independientemente de tu nivel de recursos tienes garantizada la asistencia sanitaria, desde la más básica hasta la más complicada. Esto tiene un valor y equivale a una renta. Si quisiéramos asegurar este servicio mediante un seguro privado la mayoría de los españoles no podríamos pagarlo".

Con todo, el Consejo de Gobierno ha presentado un anteproyecto para blindar el Sistema Público de Salud.

Ahora cuando intenta uno comprobar por qué las cosas no se desploman y los edificios de todo tipo y condición mantienen su estructura formal, nos debemos acordar, en esta metáfora que en ámbito político lo constituye el Estado o la Constitución, y en el área sanitaria sin duda corresponde, cuando hablamos de Andalucía se debe en una parte importante al ingente trabajo sociológico de los farmacéuticos andaluces.

En ese sentido puede estar bien tranquilo el Consejero Aquilino Alonso de contar una vez más con la solidaridad que siempre ha consensuado con sus propios compañeros el inteligente y práctico, a fuer de posibilista, el farmacéutico Antonio Mingorance, a la sazón y en la actualidad Presidente del Consejo Andaluz de Farmacéuticos (Cacof).

La investidura de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, había sido posible gracias a los votos de Ciudadanos. Mientras tanto y por eso vengo a ponerlo en valor desde el Cacof no necesitan estímulos ni tampoco solidaridades añadidas a la institución autonómica en la acción de gobierno que pilota Susana Díaz. Porque ellos con Mingorance a la cabeza están siempre en el punto de equilibrio. En un asunto más pragmático se acaba de culminar "la progresiva implantación de MAPAfarma en Andalucía, con los primeros talleres de formación en las provincias y la acreditación en MAPA de las farmacias que cumplimenten el programa a través de su Colegio, y en el que intervendrá también más adelante la Escuela Andaluza de Salud Pública.

Por otra parte ha sido extraordinaria la mejora en la adherencia terapéutica. Con el lanzamiento común del SPD, la Farmacia andaluza buscó la manera de realizar una aportación eficaz, que constituye uno de los grandes retos del sistema público de salud, desde el punto de vista sanitario y económico. La falta de adherencia terapéutica puede llegar a condicionar hasta un tercio de los ingresos hospitalarios.

En conclusión la mejora a la adherencia al tratamiento influye en la calidad de vida de los pacientes, pero también constituye una medida de ahorro para el sistema público de salud.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios