las dos orillas

José Joaquín León

Candidatos a ministros

HOY empieza noviembre, el mes de las elecciones generales más aburridas de la historia democrática de este país. Si serán previsibles, que nadie especula sobre pactos ni nada de eso. El interés está en saber quiénes serán los ministros de Rajoy. Ya vamos así de adelantados. Se habla y se escribe sobre el futuro Consejo de Ministros; tan descontado está que el PP ganará por goleada. Es posible que Rajoy incluso tenga contratada la mudanza para la Moncloa. Sin embargo, los candidatos a ministros deben estar en un sinvivir. Y no por culpa del PSOE, sino de los suyos del PP. Ahora, de pronto, todo el mundo quiere ser ministro, como si no hubiera nada más divertido que hacer.

Hay por lo menos 60 candidatos reconocidos. En la capital de España, si no eres aspirante a ministro de Rajoy eres un don nadie. Así que cualquier señor o señora que se precie de importante ha tirado de sus amigos tertulianos y columnistas para que anuncien que este señor o señora está predestinado a ser ministro o ministra. Si Mariano Rajoy cumple su promesa y reduce el número de ministerios, va a tener un problema, o muchos. Lo suyo sería formar un Gobierno con 56 ministros y ministras (28 y 28 para que no se diga); y así daría satisfacción a una parte considerable de los aspirantes, al tiempo que reduciría el paro con tantos colocados, que falta hace. Pero como a los que saben de economía les ha dado por decir que hay que recortar todo y no contratar a nadie, a ver qué pasa. Desde que dicen eso, yo no he visto que hayamos salido de la crisis, antes al contrario. En fin, que Rajoy no va a tener narices para nombrar más de 12 ministros, como si el Consejo fuera el paso de la Cena.

Aspiran a este nombramiento todos los que fueron ministros de Aznar. Cuentan que lo hicieron muy bien, aunque perdieron las elecciones de 2004 por lo que ya se sabe, así que confían en repetir. Aspiran personas de mucho peso en la calle Génova número 13. Aspiran alcaldes que ya están aburridos de ganar tantas elecciones municipales. Aspiran parlamentarios que se han hartado de hablar para desgastar a Zapatero y los suyos. Aspiran economistas de tronío, ansiosos por plasmar su saber. Aspiran profesionales ilustres para hacer un sacrificio. Aspiran tantos que incluso se dice que Rajoy le ofrecerá una cartera a CiU (y otra al PNV, según los más optimistas), como si le sobraran. Si Rajoy encargara carteras para todos los aspirantes a ministros le daría un alegrón a la marroquinería de Ubrique.

¿Y esto por qué? Ahora todos quieren ser ministros porque piensan que, ni queriendo, es posible hacerlo peor que los de Zapatero. Pero lo advierto: esto no es nada comparado con las colas que se formarán para apuntarse a consejeros de la Junta de Andalucía.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios