Baja Temeraria

Cumpleaños de 'Pedro Páramo'

Borges considera 'Pedro Páramo' la mejor obra en español e incluso de la literatura en general

Con absoluta clarividencia Antonio Rivero Taravillo (flamante 1922, su última novela y toda una recreación de París en el año de Ulises de Joyce y también de Tierra baldía de Eliot) eligió a Pedro Páramo como la novela trasgresora en español, comparable al efecto del Ulises. Ciertamente ambos son libros tan imprescindibles como difíciles o al menos no aptos para leer de corrido como aquellas novelas que devoramos, aunque ni siquiera nos gusten mucho, corroídos de curiosidad por saber el final. Rivero aconseja que se acuda desacomplejadamente, algún capítulo merece releerse y otros visitar una sola vez. Ciertamente Pedro Páramo si no árida -tal sugiere el apellido de su protagonista- resulta a veces esquiva y otras apabullantemente deslumbrante. Hoy, 16 de mayo, en 1917 nació su autor Juan Rulfo, en el estado de Jalisco, allá donde se cultiva el agave, la planta del tequila y del mezcal. Asesinado su padre en una de las revueltas de los feroces años 20 mexicanos y fallecida su madre poco después ser instala con un tío en Guadalajara, la bella ciudad de los libros, la arquitectura de Luis Barragán y los murales de Orozco en el Hospicio Cabañas. Precisamente en una suerte de orfelinato fue a parar el escritor, una experiencia que describió como aterradora y a la que sobrevivió porque ya entonces las letras le salvaban la vida. Aunque hubiera querido estudiar en la muy famosa universidad de Guadalajara, todo un factótum en esa ciudad y promotora de la FIL, la feria editorial y librera más importante en nuestra lengua y premio Princesa de Asturias, termina en México DF buscándose la vida. Con esa biografía, lejos de comodidades y ambientes literarios, sin embargo, Rulfo se convierte en el autor más celebrado de su generación y de las venideras. Borges considera Pedro Páramo la mejor obra en español e incluso de la literatura en general y lo mismo opina la norteamericana Susan Sontag. El Nobel García Márquez cuenta que un día apareció en su casa Álvaro Mutis urgiéndole a que la leyera de inmediato y que, en efecto, quedó fascinado, tanto que corrió a buscar su Llano en llamas. Los tres la colocan por delante de Ulises, sí. Pedro Páramo se publica en 1955, veinticinco años después de la inquietante novela de Joyce que ahora cumple cien años como tan oportunamente ha recordado el sevillano Rivero Taravillo.

Habitamos una lengua que va y vuelve más rica, más hermosa. Es mayo, el mes de las flores en los balcones y en las jacarandas y buganvillas. Sevilla tampoco es un páramo literario, vivimos un momento excepcional en autores y obras. Y también tal día como hoy murió Perrault por cierto, que tampoco andamos escasos de cuentos por aquí, disculpen la malajada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios