Crónica Personal

El centro se mueve... aún más

Se podría estar asistiendo a un acercamiento real entre PP y Cs que diera paso a un nuevo centro

Dos noticias han saltado en los últimos días que demuestran que el espacio de centro está viviendo tiempos muy activos: uno, el fichaje de José Manuel Villegas, brazo derecho de Rivera cuando Ciudadanos era un partido de peso, para integrarse en la fundación creada por personas del PP o cercanas al PP, Propósito; dos, que Pablo Casado ha encargado a Albert Rivera, socio de un conocido bufete de abogados de Madrid del que también forma parte Villegas, que elabore el recurso que el PP quiere presentar al TC nal contra la ley catalana sobre regulación de los alquileres.

Casado y Rivera han mantenido casi siempre -no siempre- buena sintonía personal, aunque les separaron la falta de acuerdo para apoyar un gobierno de Pedro Sánchez e impedir el pacto con Podemos. Para ello era obligado que Cs formara coalición con Sánchez, a lo que se negó Rivera. En cuanto a Villegas, fue el encargado de negociar con García Egea y Javier Maroto los acuerdos de gobierno municipales y autonómicos.

Tanto Rivera como Villegas han dejado la política, pero las dos noticias últimas permiten pensar que ninguno de los dos se siente totalmente desvinculado de la vida pública. Villegas al formar parte de una fundación liberal de centro derecha, creada por tres hombres fuertes del equipo de Aznar, Josep Piqué, Abel Matutes y Juan Costa, mientras que Rivera, aunque puede alegar que su papel en la presentación del recurso al TC es exclusivamente como abogado, si no se sintiera tentado de promover un recurso de evidente carga política, habría rechazado presentarlo.

El centro, el espacio siempre buscado por el partido que quiere ganar elecciones, estaba desabastecido. Ni era atractivo un PSOE echado en brazos de Podemos, de los independentistas y de Bildu, ni tampocoun PP que no se despegaba de Vox. Por cercanía ideológica de algunos miembros destacados del PP excesivamente conservadores, pero también porque el PP necesitaba a Vox para conseguir gobiernos autonómicos y municipales.

Todo cambió tras el debate de la moción de censura que ha dejado a Vox muy tocado: Casado pronunció un demoledor discurso de ruptura irrevocable con Vox, y abría así la puerta a un encuentro, o reencuentro, con Ciudadanos. Situación que interesa a Cs, pues dentro de dos años largos se celebran elecciones autonómicas y el partido puede desaparecer si no consigue representación suficiente como para renovar los acuerdos con el PP y mantiene los gobiernos actuales.

En política son frecuentes los giros de 180 grados. Se podría estar asistiendo a un acercamiento real entre PP y Cs que diera paso a un nuevo centro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios