La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

La dinamita de Vox para Andalucía

Abascal necesitará que la diputada por Granada sea la candidata a la presidencia de la Junta de Andalucía

Macarena Olona

Macarena Olona

El supermartes madrileño nos sacará de muchas dudas. O no, que diría Rajoy. Cada uno tendrá que hacer el análisis correspondiente para su parcela. Nos hartaremos de telediarios y tertulias con interpretaciones en claves autonómicas y hasta locales. Moreno no lo tendrá fácil en Andalucía a la hora de valorar si adelanta o no las elecciones. Si Ciudadanos se despeña, su alternativa de futuro es Vox, salvo que logre una muy improbable mayoría absoluta, fijada en 55 escaños. El PSOE tiene que hacer rápido los deberes de las primarias por si en San Telmo suena el tam-tam electoral, no les coja con el cansino debate entre una apagada Susana y un entusiasta Espadas. ¿Y Vox? En la elección del candidato de la derecha pura y dura veremos los planes de Abascal para Andalucía, el interés que realmente le da al Sur, como muchas veces llaman en Madrid a esa tierra a la que los capitalinos en general "bajan" para después "subir", en estúpidas y reiteradas expresiones. Una corriente del partido, que no se olvide que carece de estructuras regionales, tiene claro que la apuesta debe ser Macarena Olona, nacida en Alicante, actual diputada por Granada y con un nombre que ayuda a su proyección andaluza.

Pero otra corriente es partidaria de que siga ejerciendo como correosa portavoz adjunta del grupo en el Congreso de los Diputados. No hay duda de que Olona animaría unas elecciones andaluzas y pondría a temblar al sector neomoderado del PP. Olona tiene muy poco que ver con Juan Marín, al que Elías Bendodo maneja a su capricho, porque el sanluqueño casi se conforma con que en la tarjeta de visita luzca el cargo de vicepresidente de la Junta de Andalucía y con salir en Canal Sur Televisión a diario. ¿No le iban a cambiar el nombre? Que le pongan Tele Marín. Si la naranja revienta, en el PP echarán mucho de menos a Marín. Algunos todavía no se han enterado de que si el Gobierno de coalición no tiene fisuras es porque en Ciudadanos no hay criterio para negociar con verdaderos expertos en el regate corto como Bendodo o Sanz. Olona sería dinamita en Andalucía frente a perfiles gabilondianos como Moreno y Espadas.

Me huelo que pronto veremos si Abascal quiere de verdad entrar con fuerza en el Gobierno andaluz, para lo cual necesita a alguien como la abogada del Estado, o si prefiere mantenerse como hasta ahora y dejarlo todo igual a la espera de las elecciones generales, donde necesitará toda esa artillería de oradores que enfervorizan los mítines de la formación. Ojo, porque los nuevos partidos comienzan a perder fuelle. Y casi seguro que se vota antes en Andalucía que en Madrid. Olona tendrá que "bajar".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »