Puntadas con hilo

María José Guzmán

mjguzman@grupojoly.com

La marca Espadas que el PSOE necesita

El alcalde presume de haber vuelto a situar a Sevilla en el mapa. Ahora necesita que su partido lo sitúe también a él

Juan Espadas, en el acto de presentación de su candidatura a la Alcaldía de Sevilla. Juan Espadas, en el acto de presentación de su candidatura a la Alcaldía de Sevilla.

Juan Espadas, en el acto de presentación de su candidatura a la Alcaldía de Sevilla. / Juan Carlos Muñoz

Ya es raro que las políticas culturales sean protagonistas en un mitin. Pero ocurrió el pasado fin de semana, en la presentación de Juan Espadas como candidato a la Alcaldía de Sevilla. Quizás eso da idea de por dónde van los aciertos de este mandato. Salieron a relucir más de una vez, hasta el punto que el propio alcaldable empezó su intervención “como en los Goya”, con un amplio capítulo de agradecimientos.

¿Y eso era necesario? Hace cuatro años dio las gracias, de corazón, a Pedro Sánchez y a Susana Díaz por acudir a su presentación como candidato a la Alcaldía de Sevilla. Decía que eso era “el no va más”. Y el colmo ahora ha sido tener que retratarse con ellos dos. Salió del paso agradiéndoles que lo hubiesen dejado compartir el acto, que era suyo y que los otros aprovecharon para arrancar esta campaña adelantada.

A Juan Espadas no le gustan los guirigays. Lo suyo es la gestión calmada y nadie esperaba ni una sola frase estridente que sonara a la más mínima gresca. Tragó, otra cosa era inútil, y allí se colocó para presentar sus mejores credenciales pero, pecando de prudente, dio una conferencia en lugar de un mitin. Incluso algo aburrida. Y ahí perdió una gran oportunidad, ese día que toda España estaba mirando a la Cartuja.

Si hace cuatro años Espadas tenía un poco cara de alcalde... ahora lo es. De Sevilla, de la principal ciudad gobernada por el PSOE, un gran referente. Y en un partido en horas tan bajas, ése es un valor que deberían tener muy en cuenta.

¿Recuerdan el ‘efecto Zoido’? El alcalde actual debería reivindicarse a sí mismo ante su partido

Espadas es disciplinado, no le gustan los golpes en la mesa, pero quizás ha llegado la hora de que se reivindique. ¿Por qué? Porque mientras las siglas del PSOE cotizan a la baja, es cierto que su gestión no lo hace y que hay gente en Sevilla que se sitúa en el centro político que dice sin complejos que lo va a votar.

Que lo hagan o no finalmente está por ver, como el juego aritmético que luego se pueda establecer y los votos que sumen o resten la cita del 28-A, que se cierne como una gran amenaza sobre los alcaldes. Y por eso son muchos los que piensan que hace falta agitar, saltar al ring, pero sin caer en provocaciones facilonas.

Con sus luces y también con sus sombras, que sin duda las hay, Espadas ha instaurado un modo de gobernar, un estilo y un camino. ¿Se acuerdan del efecto Zoido? Sólo volando más allá de las siglas de la gaviota el popular pudo lograr la aplastante mayoría absoluta de 2011. Pero quizás a Espadas le falta todavía un poco para registrar su marca. A nivel orgánico no debería conformarse con ser “el alcalde, el amigo” de Susana Díaz, como ella misma lo definió el sábado. Sevilla tiene entidad para sonar más en España, donde Espadas no tiene el eco de Carmena o Colau, pero podría tenerlo con un empujoncito orgánico.

Quizás el PSOE se dé cuenta, ahora que lo necesita más que nunca, que tiene marcas que están ahí, como la de María Jesús Montero, por ejemplo, que algunos ya imaginaron como la gran alcaldesa para Sevilla. Y quiera explotarlas con todo el potencial que tienen. Espadas presume de haber vuelto a situar a Sevilla en el mapa. Ahora necesita que lo sitúen también a él.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios