Asesinato en Carmona

¿Había patrulla de la Guardia Civil la noche del crimen del joyero?

  • El turno de noche se cubría con dos patrullas del instituto armado para varios pueblos 

  • Un policía local denuncia las condiciones de escasez de personal en la que tiene que trabajar a diario

El alcalde de Carmona, Juan Ávila, junta a la Guardia Civil. El alcalde de Carmona, Juan Ávila, junta a la Guardia Civil.

El alcalde de Carmona, Juan Ávila, junta a la Guardia Civil. / Juan Carlos Vázquez

Una de las cuestiones que ha planteado el asesinato del joyero Francisco Cintado, el pasado 6 de agosto en Carmona, es si la ciudad está lo suficientemente protegida. Ya antes del atraco a la joyería, el alcalde, Juan Ávila, había pedido que se implante una comisaría de la Policía Nacional en Carmona, por tratarse de un término municipal enorme y con más de cuarenta urbanizaciones, para la que la dotación actual de la Guardia Civil y la Policía Local es insuficiente.

Un policía local de Carmona ha enviado una carta a este periódico en la que explica algunas cuestiones relacionadas con la seguridad ciudadana en el municipio. Por ejemplo, asegura que la noche del crimen no había patrulla de la Guardia Civil en Carmona. Fuentes del instituto armado han confirmado a este periódico que había dos patrullas en el núcleo operativo, es decir, dando servicio a varios pueblos, pero no exclusivamente en Carmona. Las mismas fuentes añadieron que esta situación se dio a partir las once de la noche, hora a la que se produjo el relevo, y bastante después de que hubiera sido asesinado el joyero.

El agente municipal que firma la misiva se muestra sorprendido por el hecho de que un "gran número de vecinos responsabilice de estos sucesos (tanto el asesinato de Francisco Cintado como el del comerciante chino Jian Lian Wan, ocurrido cuatro meses antes) a la Policía Local". El policía afirma haber visto en las redes sociales una serie de comentarios del tipo "los municipales no salen de comisaría", "no se les ve por ninguna parte", "aquí hace falta la Policía Nacional para poner esto bien", "los municipales no hacen nada", "aparca mal y verás como entonces aparecen por arte de magia"

"Indignado por tales acusaciones", el agente detalla que la Policía Local de Carmona cuenta con más de 50 funcionarios, de los que sólo se encuentran en servicio activo 28. Esto se traduce en que cada turno o grupo de trabajo consta de entre cuatro y seis agentes. "No es que seamos pocos, es que es ridículo y peligroso el personal que hay".

Carmona tiene una población de casi 30.000 habitantes y una superficie de 924 kilómetros cuadrados. Es uno de los términos municipales más grandes de España. "Los agentes de la Policía Local tenemos que trabajar de dos en dos, algo que nosotros mismos a veces incumplimos para intentar dar a duras penas un servicio óptimo. Tengo compañeros que han acudido a reyertas e incendios completamente solos en un vehículo".

El muncipio es también cabeza de partido judicial. Esto quiere decir que la Policía Local tiene una competencia más que las de otras localidades, que es el depósito carcelario. "Todos los detenidos de Carmona, El Viso del Alcor o Mairena del Alcor se custodian en nuestra jefatura. Para esto, debido a la merma de personal que tenemos, se queda un solo agente, dedicado a atender a detenidos, recibir llamadas, coordinar a los compañeros de la calle… Esto supone un gran riesgo, por lo que a veces, en función del perfil de detenidos que haya, hay tres policías en la Jefatura".

El policía añade que se atienden las llamadas por "orden de urgencia", algo que valoran ellos mismos. "He visto a mucha gente quejarse de que no hemos ido a un servicio. Si tenemos un robo en Pradollano, arde una casa en Torrepalma o están agrediendo al médico de Guadajoz, es muy probable que te quedes sin sacar tu coche de tu cochera porque te lo han estacionado en un vado, pero es que multiplicarnos aun no sabemos", apunta el agente.

El autor de la carta incide en que también padecen el problema de personal que afecta a la Guardia Civil. "Esto se traduce en que la inmensa mayoría de los turnos de verano no tienen patrulla y todos los servicios nos lo derivan a nosotros. Nuestro nivel de colaboración es muy alto, pero es obvio que ese problema de personal que nadie es capaz de decir ni de asumir, repercute directamente en la seguridad de Carmona. El culpable obviamente está mucho más arriba de nuestros simples compañeros de verde, que se dedican como nosotros a hacer lo máximo que podemos dar de nosotros mismos".

El policía también dirige unas palabras al alcalde de Carmona, Juan Ávila. "He visto que al señor alcalde le han preguntado por el tema de seguridad y por la Guardia Civil. Su respuesta ha sido escueta, argumentando que no tiene queja alguna ya que incluso se desplazaron muchos guardias civiles de todas partes. Pero, ¿por qué no dice la verdad? ¡Se desplazaron cuando ya estaba muerto! ¿Cuántos habían antes del suceso? Y con esto ni muchísimo menos pretendo desprestigiar la labor de los compañeros, pero las cosas son como son, nosotros tenemos poco personal, pero ellos están peor y hacen lo que pueden".

Es en este punto cuando lanza una pregunta: "¿Hubo relevo de la Guardia Civil en el turno de noche o se quedaron sin patrulla? Ya le digo yo que no tenían patrulla". El agente también lamenta que el alcalde pida la presencia de la Policía Nacional antes que dotar a los policías locales de recursos, tanto materiales como de personas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios