El derbi sevillano | Nombres propios

De la omnipresencia de Guido al decisivo papel de Bono

Guido Rodríguez salta con Rakitic en una acción del partido. Guido Rodríguez salta con Rakitic en una acción del partido.

Guido Rodríguez salta con Rakitic en una acción del partido. / Antonio Pizarro

Tablas entre béticos y sevillistas después de un partido en el que los anfitriones merecieron más por el juego desplegado, aunque también existió la polémica por un penalti que ni siquiera el que lo sufrió, Loren, lo veía muy claro al finalizar el encuentro. Fekir desaprovechó después otro máximo castigo que pudo remontar el gol de Suso.

Guido Rodríguez | Se comió él solito al centro del campo sevillista con su juego y garra

Tenía un buen torito por delante y supo lidiarlo hasta convertirse en el rey del centro del campo. Tapó todos los intentos por el medio, hizo las coberturas, incluidas las faltas tácticas necesarias, y encima sacó la pelota jugada cuando los suyos lo necesitaron. Fue el mejor de la medular y se tragó a los sevillistas.

Fekir | Debe marcar las diferencias sin fallar esos dos goles

El francés no jugó un mal partido en líneas generales, ni tampoco bueno por las dos ocasiones de gol tan claras que desperdició. La primera, con toda la portería para él después de una buena acción, cierto es;en la segunda es un penalti y por muy buena que sea la parada de Bono siempre debe ser gol.

Jesús Navas | Es tan fácil como que ha llegado al límite

La salida más utilizada por el Sevilla para su ataque es el costado derecho, donde Jesús Navas se convierte en un puñal cuando está en las condiciones físicas adecuadas. El problema es que el palaciego no puede más y eso va en detrimento de él y del equipo tanto en defensa como en ataque. Decide Lopetegui.

Bono | Con un pequeño error, fue el único sevillista que rindió a su nivel real

Bono sale con decisión en un centro bético. Bono sale con decisión en un centro bético.

Bono sale con decisión en un centro bético. / Antonio Pizarro

Se volvió a comportar como lo está haciendo desde que se hizo con la titularidad tras la lesión de Vaclík. Es más, salvo una duda en una salida, fue el culpable de que los suyos no salieran derrotados. Justo antes del tiro de Fekir en el penalti parece que suena un grito en árabe, pero eso no tiene nada que ver con su parada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios