El derbi sevillano | La previa

Por si le faltara algo, el factor Covid

  • Betis y Sevilla se miden en un duelo de rivalidad favorable a los blancos en la teoría y que tiene a los verdiblancos cargados de bajas por el virus

Derbi cargado de incertidumbres en el Benito Villamarín. La edición número 133 del enfrentamiento entre Real Betis Balompié y Sevilla Fútbol Club, las dos entidades futbolísticas con fe profesada en la ciudad de Sevilla llega después de infinitas dudas sobre si se iba a poder celebrar o no. El maldito coronavirus no sólo golpea a la humanidad con toda su crudeza, también se ha empeñado esta vez en que nada pueda ser igual a la hora de que se enfrenten los grandes rivales sevillanos.

El Covid-19 ha castigado al Betis precisamente en las fechas más señaladas, tanto por ser Navidad y Año Nuevo como por la coincidencia de que esté programado este enfrentamiento en Heliópolis con sus vecinos de Nervión. Al caso ya conocido en la previa de la cita contra el Levante de Álex Moreno se sumaban en el último entrenamiento del año las bajas de Joaquín, Guardado y Montoya, es decir, dos de los capitanes y, por tanto, más veteranos de la plantilla y el lateral derecho que llegó para darle algo de refresco al brasileño Emerson.

Estas circunstancias obligaban a Manuel Pellegrini a retrasar la sesión preparatoria matinal a un horario vespertino para poder conocer los resultados de los PCR del resto de la plantilla. Por medio, surgió una discusión, más de aficionados y redes sociales que otra cosa, porque no hubo ningún pronunciamiento oficial por parte del club verdiblanco y tampoco desde la acera de enfrente, más allá del deseo expresado por Julen Lopetegui en su rueda de prensa previa para que el Betis pudiera contar con todos sus efectivos. LaLiga impuso su criterio para que hubiera derbi a pesar de los tres nuevos positivos.

Pellegrini tratará de convertir los problemas en algo para provocar una reacción tal vez con un 1-4-1-4-1

Por la tarde ya se confirmaba que Pellegrini perderá para esta cita por la enfermedad a Joaquín, Guardado y Montoya, además del ya conocido con anterioridad Álex Moreno. Demasiadas dificultades, sin duda, e incluso se llegó a especular con la posibilidad de que este derbi pudiera quedar aplazado a la espera de hallar una fecha mejor para litigarlo. Pero en este sentido los protocolos de LaLiga y de la Federación Española son claros y establecen que los partidos no deben retrasarse si el equipo afectado tiene un mínimo de siete profesionales capacitados para ser alineados.

El Betis, a pesar de la enfermedad de los cuatro afectados y de las lesiones de William Carvalho, Bartra, Camarasa y Dani Martín, sí cuenta con el número suficiente de profesionales en su plantilla para que todo se pueda llevar a cabo. Evidentemente, la merma en las filas que ejercerá como local será considerable, pero son las circunstancias que se van dando en esta maldita pandemia en la que ningún equipo se libra de verse afectado por este tipo de adversidades.

Negar que deportivamente el Sevilla sale beneficiado sería de necios por mucho que sólo Guardado haya sido titularísimo entre los afectados en la última cita en las que compareció el Betis. También Joaquín fue uno de los once elegidos en la noche del triunfo contra el Cádiz y del capitán siempre se puede esperar que ejerza su liderazgo en determinados encuentros, como éstos por ejemplo.

Pero, lamentablemente, las cosas son como son y también en el otro bando recuerdan que han debido afrontar partidos importantes sin Koundé y Bono, sobre todo estos dos por mucho que también se hayan visto afectados por la enfermedad Gudelj, Munir y Carlos Fernández. En fin, que todo se analiza según la conveniencia de cada cual, pero lo que sí es un dato objetivo es que Pellegrini no podrá disponer de cuatro futbolistas por esta lacra que ha sacudido a la humanidad en el maldito 2020 recién despedido.

Sin Fernando, Lopetegui debe decidir la ubicación de Gudelj para organizar el juego con ese patrón

Y, con semejantes circunstancias, qué puede deparar este derbi 133 de los oficiales. No hay más que repasar la clasificación para colegir que el cartel de favorito le pertenece en estos momentos a la tropa que adiestra Julen Lopetegui con sapiencia. Los sevillistas ocupan la cuarta posición en la tabla clasificatoria de la Liga Santander con un total de 26 puntos, fruto ocho triunfos, dos empates y cuatro derrotas. Los anfitriones de este derbi han acabado la jornada en la décima posición, con 19 puntos, siete menos, gracias a sus seis triunfos, un empate y nueve derrotas.

Eso sí, a la hora de repasar estos números conviene recordar que los blancos llevan disputados dos partidos menos por su tardanza en incorporarse a la competición debido a que disputaron la final de la Liga Europa y también la Supercopa continental ante el Bayern Múnich en las fechas en las que ya los demás equipos estaban enfrascados en el devenir liguero. Además, en este paseo por los números cabe destacar que el Sevilla lleva 17 goles a favor y sólo 10 en contra. En el Betis, que ha marcado más tantos que su eterno rival, con 19, el lunar principalísimo está en las veces en las que su portería fue perforada. Nada menos que 30 veces, cinco más que el segundo peor equipo en este sentido, que sería el colista Huesca y que ha encajado 25.

Jesús Navas dialoga con Fernando ante Carlos Fernández y Pepe Cano, preparador físico. Jesús Navas dialoga con Fernando ante Carlos Fernández y Pepe Cano, preparador físico.

Jesús Navas dialoga con Fernando ante Carlos Fernández y Pepe Cano, preparador físico. / José Ángel García

Estos números indican que el Sevilla es un equipo equilibrado en líneas generales, mientras que en el Betis Pellegrini aún no ha conseguido ese punto de regularidad que lo haga solvente. Los verdiblancos, eso sí, han dejado su portería a cero en cinco de los 16 encuentros y a eso se agarran tanto el chileno como los suyos a que si ya lo han conseguido antes por qué no lo van a repetir precisamente contra un rival que encuentra muchas dificultades para cantar goles.

Son las cosas que pueden decantar un partido en el que sí aparece una circunstancia de tremenda trascendencia. Ésta no es otra que la ausencia de público en las gradas. Por mucho que se igualen esas dificultades después de que en el retorno del fútbol después de la pandemia no hubiera aficionados en el último Sevilla 2 Betis 0, está claro que con las dificultades que están mostrando los verdiblancos para hacerse fuertes la frialdad del Benito Villamarín tampoco los va a ayudar precisamente a superar estas adversidades.

Del Cerro es un árbitro con experiencia y tendrá en el VAR, además, la ayuda de Hernández Hernández

En un horario tempranero en estas fechas tan señaladas, en la intención de LaLiga de meter lo que ellos llaman, de forma un tanto extraña para los nacidos en Sevilla, #ElGranDerbi en el mercado asiático, el encargado de impartir justicia será el madrileño Carlos del Cerro Grande. No será un árbitro nuevo en estas lides, pues ya dirigió los derbis tres veces y curiosamente todas ellas fueron también en el Benito Villamarín.

Covid-19, fechas navideñas, soledad en las gradas, frío y el Sevilla con siete puntos más a pesar de haber disputado dos partidos menos. A falta de conocer los once futbolistas que elijan, o puedan elegir, Pellegrini y Lopetegui, son los ingredientes para este cóctel que responde, como toda la vida de Dios, por el derbi sevillano y que esta tarde contabiliza ya 133 de manera oficial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios