Beneficios del Yoga Flexibilidad para el cerebro

  • Una revisión de estudios demuestra los efectos del yoga en el hipocampo, la plasticidad cerebral, las pruebas cognitivas o la regulación emocional

Neha Gothe, profesora de Kinesiología y salud comunitaria de la Universidad de Illinois, Estados Unidos. Neha Gothe, profesora de Kinesiología y salud comunitaria de la Universidad de Illinois, Estados Unidos.

Neha Gothe, profesora de Kinesiología y salud comunitaria de la Universidad de Illinois, Estados Unidos.

El origen del yoga está en la India. Su práctica se remonta a tiempos inmemoriales y los vestigios más antiguos han demostrado que en el siglo XVII ya existía como una disciplina. Hoy en día es una práctica de ejercicio físico ligada a la meditación, la respiración y el control del cuerpo que se ha extendido en todo el mundo. Si bien sus orígenes se basan en principios religiosos o espirituales, la cultura moderna se siente atraída principalmente por sus beneficios de relajación, a través de ejercicios de meditación y respiración, y movimientos de estiramiento y fortalecimiento, posturas físicas. Sus defensores han propugnado incansablemente los beneficios del yoga para mantener el equilibrio entre cuerpo y mente.

Desde el punto de vista de su efecto en la salud, los estudios han demostrado insistentemente los beneficios físicos de esta práctica para la prevención de problemas osteomusculares, de la artrosis a la prevención de fracturas, así como una evidente ayuda para mejorar la flexibilidad y la ergonomía. Posteriormente, otros estudios han indagado en los beneficios a nivel psíquico en aspectos como la relajación, la reducción del estrés o el control de la ansiedad. Ahora un estudio ha demostrado sus beneficios sobre aspectos concretos de la composición cerebral y los mecanismos neuronales.

Aunque una búsqueda en la bibliografía científica muestra estudios científicos que datan de 1948, ha habido un aumento exponencial en las publicaciones a partir del año 2.000. Ahora la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, ha realizado una revisión sistemática de estudios publicados hasta la fecha sobre los efectos del yoga sobre la salud del cerebro. Discriminando, existían 11 estudios sólidos y amplios que aportaran evidencia.

La revisión, publicada en la revista Brain Plasticity, se centró en 11 estudios sobre la relación entre la práctica del yoga y la salud del cerebro. Cinco de los estudios involucraron a personas sin antecedentes en la práctica del yoga en una o más sesiones de yoga por semana durante un período de 10 a 24 semanas, comparando la salud del cerebro al comienzo y al final de la intervención. Los otros estudios midieron las diferencias cerebrales entre las personas que practican yoga regularmente y las que no. Cada uno de los estudios utilizó técnicas de imágenes cerebrales, como resonancia magnética, resonancia magnética funcional o tomografía computarizada de emisión de fotón único. Todos involucraban Hatha yoga, que incluye movimientos corporales, meditación y ejercicios de respiración.

“A partir de estos 11 estudios, identificamos algunas regiones cerebrales que aparecen constantemente, y sorprendentemente no son muy diferentes de lo que vemos con la investigación sobre el ejercicio”, dijo Neha Gothe, profesora de kinesiología y salud comunitaria de la Universidad de Illinois , quien dirigió la investigación con Wayne, profesora de Psicología de la Universidad Jessica Damoiseaux. “Por ejemplo, vemos aumentos en el volumen del hipocampo con la práctica del yoga”, dijo Gothe. Muchos estudios que analizan los efectos cerebrales del ejercicio aeróbico han demostrado un aumento similar en el tamaño del hipocampo con el tiempo, dijo.

El hipocampo está involucrado en el procesamiento de la memoria y se sabe que se reduce con la edad, dijo Gothe. “También es la estructura que primero se ve afectada en la demencia y la enfermedad de Alzheimer”. La corteza prefrontal, la corteza cingulada y las redes cerebrales, como la red de modo predeterminado, también tienden a ser más grandes o más eficientes en aquellos que practican yoga regularmente. Los estudios también encuentran que los cambios cerebrales observados en las personas que practican yoga están asociados con un mejor rendimiento en las pruebas cognitivas o medidas de regulación emocional.“El descubrimiento de que el yoga puede tener efectos similares en el cerebro al ejercicio aeróbico es intrigante y merece más estudio”, dijo Gothe.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios