Patrimonio

Concluye la restauración de los Terceros

  • El coste de la intervención se ha triplicado hasta los 1,2 millones

  • La antigua cripta se habilitará como columbario de la Cena

Aspecto que presenta la iglesia de los Terceros tras su restauración. Aspecto que presenta la iglesia de los Terceros tras su restauración.

Aspecto que presenta la iglesia de los Terceros tras su restauración. / Antonio Pizarro

Comentarios 1

Un templo blanco. Impoluto. Casi por estrenar. En los Terceros todo está a punto para recibir el próximo viernes a los titulares de la Hermandad de la Cena. La corporación del Domingo de Ramos podrá regresar a su sede canónica tras una importante restauración en la que se han invertido 1,2 millones de euros. Esta cifra triplica las previsiones iniciales de gasto. Una de las principales novedades se encuentra bajo su suelo, pues en la cripta de la capilla de la Encarnación se habilitará un columbario para los hermanos de esta cofradía. 

En la iglesia de la calle Sol hay ruidos de escaleras. Son los últimos retoques que se dan en los Terceros, declarado Bien de Interés Cultural (BIC). El altar mayor simula un cónclave de fantasmas. Los discípulos del misterio de la Cena están envueltos en telas blancas mientras se desarrollan los trabajos pendientes. Se apuran los días para que el domingo el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, presida la misa de reapertura al culto

El primer resultado de la intervención que empezó a acometerse hace año y medio es el de un templo mucho más blanco. Ha desaparecido el color ocre que cubría ciertos elementos de yesería. Da la impresión de estar dotado de mayor volumen. El hermano mayor de la Cena, Joaquín Solís Tarín, explica que los trabajos comenzaron a raíz de los problemas detectados en la cúpula del crucero. "No se trata de una restauración integral, sino de una reparación de urgencia motivada por la Inspección Técnica de Edificios (ITE)". 

Fue entonces cuando se instaló una malla de seguridad como medida de seguridad ante posibles desprendimientos. También se encargó un estudio a la empresa de ingeniería Tedeco, que concluyó que el origen de las fisuras de las que alertó la ITE se encuentra en la construcción del garaje subterráneo de Escuelas Pías hace 30 años. 

Para el proyecto de restauración, según recuerda Tarín, se estipuló un presupuesto de 467.000 euros. Sin embargo, una vez comenzadas las obras, este precio se disparó hasta rozar los 1,2 millones, es decir, casi el triple de lo previsto. Dicho gasto se ha afrontado desde tres instituciones. Por un lado, el Arzobispado -titular del templo- ha aportado 250.000 euros. Emasesa, cuya sede pertenecía al antiguo convento de los Terceros y colinda con la iglesia, ha contribuido con 180.000 euros. El resto, hasta llegar a la cantidad mencionada, lo ha pagado la corporación del Domingo de Ramos, con la que han contribuido diversas entidades. Para ello, ha resultado esencial el crédito que solicitó la hermandad y avaló la autoridad eclesiástica. 

Así ha quedado la cúpula tras repararse las fisuras que presentaba. Así ha quedado la cúpula tras repararse las fisuras que presentaba.

Así ha quedado la cúpula tras repararse las fisuras que presentaba. / Antonio Pizarro

Francisco Polo, arquitecto de la restauración, ha explicado que los principales daños se encontraban en la cúpula y en las bóvedas laterales y de cabecera del crucero. Una vez que se intervino en esta zona, se acometieron también actuaciones "preventivas" en el subsuelo, lo que obligó a cambiar por completo la solería

En esta última fase fue cuando se trabajó en las criptas, que estaban cubiertas de escombros y de restos humanos. El origen de estos antiguos enterramientos se remontan al siglo XVI. Después fueron usados para dar sepultura a los miembros de la Hermandad de la Encarnación, cuya capilla, a ras de suelo, se ha recuperado para el culto después de que permaneciera inutilizada desde finales de los 70, cuando se derrumbó parte del techo. 

Esta cripta servirá de columbario para la Hermandad de la Cena, entre cuyos titulares se encuentra el de esta advocación letífica. Tiene cabida para 400 loculis (donde se depositan las cenizas de los difuntos), ampliable hasta 600. En otra zona quedarán los restos humanos hallados durante los trabajos, los cuales han sido objeto de una investigación antropológica. 

Cripta que se usará como columbario. Cripta que se usará como columbario.

Cripta que se usará como columbario. / Antonio Pizarro

Queda pendiente una tercera fase, para la que todavía no hay fecha, en la que se acometerá la restauración de los bienes muebles del templo, de la que se beneficiarán los numerosos retablos que posee. 

Los titulares de la corporación del Domingo de Ramos (el Señor de la Sagrada Cena, el Cristo de la Humildad y Paciencia, la Virgen del Subterráneo y la de la Encarnación) se trasladarán el próximo viernes, 22 de marzo, a su sede canónica tras la misa de acción de gracias que se celebrará a las 20:00 en la parroquia de San Román. El domingo, a las 12:00, el arzobispo presidirá la misa con la que este templo se reabrirá al culto. El lunes 25, por la tarde, los Terceros estará abierto a las visitas.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios