Sevilla

Coronavirus en Sevilla: En las residencias hay 107 mayores fallecidos y 462 casos positivos

  • El número de trabajadores de las residencias infectados por Covid-19 en la provincia asciende a 336, según los últimos datos disponibles

  • La Fiscalía mantiene que no hay ninguna conducta con relevancia penal: "Las residencias están haciendo lo que pueden y más" para combatir la pandemia

Personal sanitario con los test, en una residencia de Carmona. Personal sanitario con los test, en una residencia de Carmona.

Personal sanitario con los test, en una residencia de Carmona. / Ayuntamiento de Carmona

La llegada de los test rápidos a las residencias de mayores está permitiendo conocer la realidad de la masacre que el coronavirus ha causado en estos centros. Hasta mediodía de ayer el número de ancianos fallecidos en las residencias de la provincia de Sevilla asciende a 107, a los que hay que añadir los otros 462 mayores que han dado positivo en Covid-19, según los datos recopilados por la Sección de Personas Mayores y de Protección de Personas con Discapacidad de la Fiscalía de Sevilla.

En estos días se está terminando la labor de realización de los test rápidos en los centros de mayores, lo que está arrojando otro dato alarmante. Además de los ancianos fallecidos y contagiados, han dado positivo un total de 336 trabajadores, es decir, entre muertes y contagios hay 905 afectados por el coronavirus en estos centros.

La cifra es muy preocupante si se tiene en cuenta además que esas 107 muertes en las residencias de ancianos representan más de la mitad los 197 fallecidos que hay actualmente contabilizados al cierre de esta edición en la provincia de Sevilla, donde el número de positivos asciende a 2.278 personas, según los últimos datos facilitados por la Consejería de Salud y Familias.

El fiscal delegado de la Sección de Personas Mayores y de Protección de Personas con Discapacidad de la Fiscalía de Sevilla, Norberto Sotomayor, destaca con estas cifras que como se cumpla el pronóstico que hasta ahora se había venido registrando, sobre todo antes de que se conocieran los contagios en las residencias, la cifra de fallecimientos "puede ser terrible", dado el alto número de fallecimientos entre personas mayores de 80 años a causa de Covid-19 y que se sitúa en porcentajes que rondan el 80-90%.

No obstante, el fiscal confía en que el pico de mortalidad se haya superado ya en las residencias de mayores, por varios motivos. El primero porque considera que la pandemia puede haberse cobrado hasta ahora las vidas de las personas que estuvieran en una situación de debilidad o con patologías previas. De esta forma, los más de 400 casos de ancianos que han dado positivo ahora en los test serían por tanto "los más fuertes", por lo que van a aguantar más el ataque del Covid-19.

En segundo lugar, el fiscal advierte de que los mayores están ahora "mejor atendidos", puesto que ya se sabe "a qué nos enfrentamos, hay más médicos pendientes de las residencias de mayores que, además, han sido medicalizadas". Por eso, Norberto Sotomayor está convencido de que la "incidencia en cuanto a la mortalidad será mucho menor" en el resto de mayores que están afectados por el coronavirus.

Y en tercer lugar, está la "carga vírica", un aspecto "muy importante" para el fiscal, puesto que no es lo mismo haber estado en contacto con mayores "sin saber" que estaban contagiados, como ocurrió al principio de que empezaran a conocerse los datos, por lo que se supone que la carga vírica que recibieron las personas fallecidas es mucho mayor que la que recibieron el resto de personas cuando se comenzaron a adoptar las medidas para la contención del virus y se decretó el confinamiento de la población con el estado de alarma, hace ya más de un mes.

"Los problemas en las residencias de mayores no son de ahora, se produjeron hace más de un mes, y entonces era difícil atajarlos", ha sentenciado el fiscal.

El fiscal delegado de la Sección de Personas Mayores mantiene abiertas actualmente unas "diligencias informativas", no diligencias de investigación penal, en las que se está recabando lo que está pasando en todas las residencias de la provincia de Sevilla, para lo cual está recibiendo información directamente tanto de la delegación provincial de la Consejería de Salud y Familias como de los propios centros de mayores y de los médicos que los atienden.

En esas diligencias informativas, el fiscal está realizando un seguimiento especial de un total de 13 residencias en las que se ha detectado una mayor mortalidad o muchos casos positivos, como el geriátrico Joaquín Rosillo de San Juan de Aznalfarache, donde se han contabilizado por ahora 24 muertes, o la residencia DomusVI de Santa Justa, en la que hay otros 16 ancianos fallecidos, aunque también se investigan otros centros de mayores ubicados en localidades de la provincia como Arahal, Lebrija, o El Cuervo, entre otras.

La Fiscalía descarta una conducta imprudente por ahora

De toda la información recabada, la Fiscalía de Sevilla no aprecia hasta ahora ninguna conducta imprudente en las muertes producidas a causa del coronovirus. "Las residencias en Sevilla está haciendo lo que pueden y más" para luchar contra la pandemia, ha aseverado Norberto Sotomayor, que ha señalado que de vez en cuando le llega alguna queja de residencias que están a punto de quedarse sin material de protección o para tratar a los residentes, pero rápidamente son abastecidos.

De otro lado, el fiscal ha anunciado que ya se ha comenzado una segunda fase para recopilar datos y analizar la situación en las residencias donde hay personas con discapacidad o enfermedades mentales. Hasta ahora, según los datos recogidos por el Ministerio Público se han registrado algún caso positivo en Covid-19 en estos centros pero no hay constancia de que se haya producido ningún fallecimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios