Día de las Fuerzas Armadas Sevilla Dos Eurofighters rompen la barrera del sonido sobre el Guadalquivir

  • El Ejército realiza un despliegue de medios en el río, donde ha realizado un ejercicio práctico en el que se ha liberado a rehenes y neutralizado a un terrorista

Un helicóptero Chinook, a escasos metros de la lámina de agua. Un helicóptero Chinook, a escasos metros de la lámina de agua.

Un helicóptero Chinook, a escasos metros de la lámina de agua. / Antonio Pizarro

Comentarios 7

Un rescate de rehenes en mitad del Guadalquivir, entre los puentes de Triana y San Telmo. Un ejercicio en el que los militares abatieron a un supuesto terrorista y desplegaron helicópteros, lanchas, barcos, submarinistas y aviones de combate por el río, ante un público entregado y bajo un sol que taladraba cráneos.

Los asistentes a la primera de las dos demostraciones tácticas que se realizan en el río con motivo del Día de las Fuerzas Armadas agradecieron el rebufo de los helicópteros, que levantaron agua a medida que descendían, en una especie de pulverizador salvaje rociado sobre el público.

Todo arrancó a las seis de la tarde con la llegada de uno de los helicópteros Superpuma, que hizo una primera pasada sobre el Guadalquivir. Luego vinieron el Cougar y después el Chinook, el que más agua levantó con sus dos hélices, y que se posó sobre el puente de Triana. Desde ahí bajaron varios militares deslizándose por unas cuerdas, en una maniobra que se conoce como fast rope. El molesto viento obligó a hacer una segunda pasada para completar la operación.

Los que presenciaban el espectáculo desde el paseo Marqués de Contadero no sabían dónde mirar. Mientras los helicópteros se perdían con la Torre Sevilla de fondo, unas lanchas cargadas de soldados aparecían por la izquierda. Se iban colocando en el centro del río, donde se iba a proceder a la operación de rescate. El terrorista apareció en una moto náutica, perseguido por otra lancha de militares que iban abriendo fuego.

La embarcación alcanzó la moto del sospechoso, lo redujo y detuvo. Otra pasada más de los helicópteros y nuevo ejercicio con rehenes. La Guardia Civil tomó un barco en el que había secuestradores. De nuevo desde el aire y desplegándose desde el helicóptero del cuerpo.

Faltaba el momento cumbre. Dos Eurofighters volaron sobre el río rompiendo la barrera del sonido. Luego pasaron dos Harrier, a menor velocidad, la que suelen llevar cuando realizan labores de reconocimiento. Fue un ejercicio vibrante. El público se tapaba los oídos. Había quien miraba al cielo, pero la mayoría se encogía.

Completaron la demostración los Bomberos, que se deslizaron en una tirolina desde un edificio de la Plaza de Cuba hasta la otra orilla del río, donde el 061 había montado un hospital de campaña. Más de una hora de ejercicio. Al sol se nota y se echa de menos una gorra, unas gafas y crema protectora. Que no las olviden quienes acudan este viernes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios