Sevilla

El ultra Herrera se enfrenta a otros cinco años de cárcel por atropellar a un guardia civil

Manuel H. P. sale de los juzgados de Sevilla, en una imagen de archivo.

Manuel H. P. sale de los juzgados de Sevilla, en una imagen de archivo. / José Ángel García

El ultra Manuel H. P., más conocido como el Herrera, se enfrenta a cinco años de prisión por el atropello de un guardia civil, cometido presuntamente el 2 de marzo de 2017. El juicio, que estaba previsto para este lunes en el juzgado de lo Penal número 9 de Sevilla, se ha suspendido porque el acusado ha renunciado a que la defensa la desempeñase un abogado de oficio.

La Fiscalía le pide cinco años y medio de prisión por cinco delitos, entre los que destacan el atentado a agente de la autoridad, contra la seguridad vial y daños en varios vehículos. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que ejerce la acusación particular, eleva su petición a ocho años. El Herrera se encuentra actualmente en prisión provisional, después de que el pasado verano fuera detenido por liderar una banda dedicada al secuestro y la extorsión.

El 2 de marzo de 2017, el ex líder de los Supporters circulaba con un vehículo de alquiler por la autovía A-49 en sentido Huelva. Los agentes observaron que cometió una infracción de tráfico e intentaron pararlo e identificarlo para la correspondiente denuncia. Sin embargo, el ultra emprendió la huida, "poniendo en grave riesgo la seguridad vial de los usuarios, al realizar una conducción agresiva, a alta velocidad y con adelantamientos por la izquierda y la derecha, obligando al resto de usuarios a modificar su trayectoria para evitar accidentes", según indicó este lunes la AUGC en una nota de prensa.

El sospechoso siguió conduciendo de manera temeraria y a gran velocidad, a pesar de que estaba siendo seguido por varias patrullas de servicio. Abandonó la autovía y se adentró en las calles de su pueblo, Benacazón, donde nuevamente puso en riesgo la seguridad de los habitantes de este municipio. Iba a gran velocidad y en sentido contrario al establecido, "con total desprecio por la vida del resto de usuarios". 

El coche quemado en un olivar de Benacazón. El coche quemado en un olivar de Benacazón.

El coche quemado en un olivar de Benacazón. / M. G.

Se vio acorralado al llegar a una calle de sentido único, donde no podía continuar por encontrarse un vehículo parado, mientras que por detrás llegaba un agente de la Guardia Civil de Tráfico, con su motocicleta oficial. "Conforme observa que se aproxima el citado agente y se para, sin tiempo de reacción para éste, da marcha atrás y lo embiste intencionadamente, arrastrándolo durante ocho metros", apunta la asociación de guardias civiles.

El agente se vio obligado a hacer uso de su arma reglamentaria. Realizó un disparo intimidatorio, que llegó a impactar en el parabrisas posterior del vehículo. Tras ello, el agresor optó por alejarse del lugar y se dio a la fuga. Poco después, el vehículo sería localizado en un olivar cercano, completamente quemado.

Como consecuencia del atropello, "el agente sufrió lesiones en un hombro que lo han mantenido alejado del servicio durante mucho tiempo y de las que aún padece secuelas". AUGC destaca que el acusado es un "viejo conocido de las Fuerzas de Seguridad, autoridades judiciales, medios de comunicación y la sociedad en general", sobre todo tras protagonizar una agresión a un hombre en Bilbao, que se grabó en un vídeo que se hizo en viral. Este suceso ocurrió poco después del atropello al guardia, en abril de 2017. Por estos hechos aceptó una condena de ocho meses de prisión.

Herrera cuenta con más de 30 detenciones por delitos de narcotráfico, extorsión, secuestro o lesiones, entre otros. La acusación particular la ejerce el abogado de AUGC, José Luis Ganfornina, que ya solicitó que se le acusase por un delito de homicidio en enero de 2018, algo que la Sección Tercera de la Audiencia Provincial desestimó. La indemnización que se solicitará para el guardia civil herido está todavía pendiente de valorar, ya que el agente ha tenido que ser intervenido en varias ocasiones, alguna de ella recientemente.

AUGC solicitará que se aumente la pena a ocho años de prisión, así como una mayor indemnización para su afiliado, "que ha sufrido un auténtico calvario de tratamientos médicos e intervenciones quirúrgicas". "No vamos a permitir que salga tan barato poner en riesgo la vida de un compañero y nuestros servicios jurídicos harán todo lo posible para que caiga todo el peso de la ley sobre quien atenta contra un guardia civil en el ejercicio de sus funciones". Para ello, insiste la asociación, ha solicitado al Ministerio del Interior la reforma del Código Penal para que se aumenten las penas por delitos de atentado a agentes de la autoridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios