El refuerzo del sistema sanitario por el coronavirus

El Hospital Militar empezará a recibir pacientes Covid el 1 de febrero

  • El centro empezará a funcionar a un tercio de su capacidad, con 48 camas en plantas y 9 en UCI

  • El SAS se compromete con los sindicatos a que todos sus servicios serán públicos, salvo la limpieza, e incorporará en torno a 270 profesionales en esta primera fase

Los obreros ultiman los trabajos en el nuevo Hospital de Emergencia Covid-19 en el antiguo Vigil de Quiñones. Los obreros ultiman los trabajos en el nuevo Hospital de Emergencia Covid-19 en el antiguo Vigil de Quiñones.

Los obreros ultiman los trabajos en el nuevo Hospital de Emergencia Covid-19 en el antiguo Vigil de Quiñones. / Juan Carlos Muñoz

Los primeros enfermos de coronavirus empezarán a llegar al nuevo Hospital de Emergencia Covid-19 en el antiguo Hospital Militar el próximo 1 de febrero. Aunque con algo de retraso, ya que se anunció su puesta en servicio para finales de diciembre, el Gobierno de Juanma Moreno logra poner en marcha uno de sus proyectos estrellas de la legislatura y lo hace, además, en pleno repunte de contagios de la llamada ya tercera ola del Covid en la comunidad autónoma.

Precisamente ese era el objetivo cuando se anunció la reactivación de este centro a finales de julio. Contar con más recursos sanitarios de cara a un posible repunte de infecciones con la llegada del frío, aunque ese aumento de casos haya derivado, más bien, de la permisividad en las medidas restrictivas durante las fiestas navideñas. En cualquier caso, la inminente apertura de este centro es una buena noticia que pone fin a más de una década de abandono de un edificio sanitario que llegó a ser referente a nivel nacional con sus 13 plantas de hospitalización y 750 camas y que fue cayendo en desgracia por decisiones políticas hasta su cierre definitivo, que lo convirtió durante años en objetivo de los vándalos.

Vista general de las obras en el entorno del Hospital Militar. Vista general de las obras en el entorno del Hospital Militar.

Vista general de las obras en el entorno del Hospital Militar. / Juan Carlos Muñoz

Será, no obstante, un refuerzo de recursos a medio gas, que se irá incrementando a medida que sea necesario, según fuentes sanitarias, ya que está previsto que el centro empiece a funcionar a un tercio de su capacidad, es decir, de las 144 camas de planta, que finalmente se han instalado, sólo estarán disponibles el primero de febrero un total de 48, y de las 25 de UCI previstas, se habilitarán en esta primera etapa nueve. Todas estarán destinadas a albergar enfermos diagnosticados de Covid que serán derivados del resto de hospitales de la provincia.

Estos detalles han sido comunicados este jueves a los representantes sindicales de los trabajadores en una reunión en el Hospital Virgen del Rocío, del que dependerá orgánicamente el nuevo centro, en la que han participado el director gerente, Manuel Molina, la subdirectora de personal del centro, el director económico administrativo y la directora de enfermería, junto a la Junta de Personal.

En la misma se han aclarado, además, otro aspectos que los sindicatos consideraban cruciales para la puesta en marcha de este nuevo hospital. Según las fuentes consultadas, y tras varios meses de insistencia con diferentes manifestaciones de por medio, los sindicatos han logrado el compromiso de que "todos los servicios que funcionarán en el hospital serán públicos", salvo el de limpieza, que también es ya de gestión privada en otros centros.

272 profesionales

El plan de recursos humanos estima que, en esta primera fase se incorporen un total de 272 profesionales, de los que su mayoría serán enfermeros. Para su incorporación se tendrán en cuenta, en primer lugar, las contrataciones hechas exclusivamente por la pandemia de Covid, y primarán los traslados voluntarios del personal fijo. Para el resto de plazas se tendrán en cuenta los interinos vacantes y el personal en comisión de servicio, aunque, según señalan las fuentes sindicales consultados, "habrá necesariamente que hacer nuevos contratos porque no pueden mermar las plantillas del resto de centros".

En cualquier caso, y entrando en detalles, la previsión que se hace ahora mismo para poder dar una correcta asistencia a esas 48 camas de planta y 9 de UCI que entrarán en servicio en menos de un mes, hace necesaria la incorporación de 17 facultativos. Serán cuatro especialistas de Medicina Interna, un neurólogo, un médico de Infecciosos, seis en la UCI, un farmacéutico, un responsable de los análisis clínicos y tres de rayos x.

El personal de enfermería contará con 163 profesionales repartidos entre 82 enfermeros, 62 TCAE, siete técnicos especialistas de rayo, cuatro técnicos en Farmacia y ocho supervisores, entre los que se encuentra uno de planta, uno de Urgencias y uno de apoyo de Rayo X y farmacia. También habrá técnicos de laboratorio, que en esta primera fase serán necesarios tres. Por otro lado, en cuanto al personal de administración y servicios serán en total 53 los profesionales que prestarán servicio en el centro entre los que destacan 31 celadores y diez auxiliares administrativos y el mantenimiento del edificio estará en manos de 39 empleados. La idea es que las plantillas se formen al 50% entre nuevos profesionales y personal veterano.

Una simple visita por la zona muestra cómo todavía quedan algunas pinceladas para su puesta a punto, pero la realidad es que el nuevo recinto hospitalario verá por fin la luz en los próximos días en un momento crucial de la pandemia en Sevilla, en pleno repunte de contagios e ingresos hospitalarios por Covid. Aunque esta primera fase sólo activará una parte del coloso edificio de más de 83.000 metros cuadrados, en la que se han invertido 8,2 millones de euros, la idea del Ejecutivo de Juanma Moreno es la recuperación total de centro tras más de una década de abandono, convirtiéndolo en un hospital completo y nuevo con todos los servicios y todos los recursos, para lo que serán necesarias futuras millonarias inversiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios