El impacto del coronavirus en los centros sanitarios

Inquietud en el Hospital de Osuna ante una situación "realmente crítica" en el centro

Crece la presión en las UCI de los hospitales sevillanos. Crece la presión en las UCI de los hospitales sevillanos.

Crece la presión en las UCI de los hospitales sevillanos. / Juan Carlos Vázquez

Cinco meses. Ese es el tiempo que ha necesitado la provincia de Sevilla desde que se acabó el estado de alarma hasta que ha empezado a sonar una música cuyos ecos aún no se habían olvidado. Y es que ahora, de nuevo, las UCI de los hospitales están a punto de reventar. Al borde del colapso, en los centros más grandes, y desbordadas en otros donde su capacidad es tan limitada que se ha tenido que empezar ya a trasladar pacientes a otros hospitales.

En la provincia de Sevilla son cuatro los centros sanitarios públicos que luchan contra la pandemia desde aquel 26 de febrero que se confirmó el primer ingreso por Covid. Fue en el Virgen del Rocío, el hospital de referencia, y por lo tanto con mayor capacidad para combatir la oleada de ingresos con una capacidad habitual superior a las 1.200 camas y que aún así ha empezado a encender las alarmas con tres plantas dedicadas a estos enfermos y 39 en la UCI. En el otro extremo, el hospital comarcal de Osuna, que atiende a una población de unos 170.000 habitantes procedentes de la zona Este de la provincia, está bordeando la mayor crisis sanitaria de los últimos tiempos con poco más de 200 camas de hospitalización y 8 de UCI. Unos recursos que han llevado al centro a una situación “realmente crítica”, con picos de hasta 135 ingresos por Covid, y ante la que sindicatos sanitarios y profesionales hacen un llamamiento tras alcanzar una ocupación en la unidad de críticos que “casi duplica” su capacidad habitual.

El hospital ha ampliado los puestos de UCI de ocho a 12 y la ocupación es total por Covid

Las doce camas actualmente disponibles para Cuidados Intensivos –normalmente son ocho– están ocupadas exclusivamente por pacientes Covid por lo que los responsables del centro se han visto en la necesidad de trasladar pacientes a la UCI del Hospital Macarena ante la falta de recursos suficientes en el hospital comarcal.

De la crítica situación en este centro alerta el delegado del Sindicato Médico de Sevilla en el Área Sanitaria de Osuna y el Hospital comarcal, José del Valle, que señala que más del 60% de los enfermos que se atienden actualmente tiene coronavirus y advierte de que la ocupación de la UCI está al “150%” de su capacidad “a pesar de que las autoridades hablen de una media del 30 o 40%". “La situación en Osuna es bastante crítica. No son reales los datos de ocupación de los que se está hablando de un 30 o 40% de ocupación. En centros como el nuestro estamos casi al doble de nuestra capacidad ya que apenas son ocho las camas de UCI habituales”, destaca.

El centro lleva semanas trasladando enfermos de Covid a la UCI del Macarena por falta de camas

Del Valle considera que con estas información que se difunden desde las autoridades sanitarias y políticas lo que se está haciendo es “crear una falsa sensación de tranquilidad que hace que la gente se relaje”. “En Osuna llevamos semanas teniendo que optar por traslados de pacientes de UCI al Hospital Virgen Macarena, porque no había opciones de que los acogiera el Virgen del Rocío, porque necesitamos tener hueco, pero en Sevilla los hospitales también están casi llenos”, denuncia el también médico especialista en Medicina Interna.

La gravedad del asunto es notoria porque una saturación en las UCI implica, entre otras cosas, que no se pueda atender debidamente a aquellos pacientes que lo necesiten por motivos ajenos al Covid-19. Una cuestión que, según el sindicalista, ha llevado ya al traslado también de pacientes no Covid al Hospital de Écija a fin de hacer posible una dedicación “casi plena” de los médicos internistas a los afectados por el virus.

Para aumentar su capacidad asistencial y la atención diferenciada en los pacientes Covid, el Hospital de Osuna se ha sometido recientemente a una importante obra de ampliación de sus Urgencias con nuevas salas de espera y puestos de Observación, pero que, sin embargo, y pese a todas esas medidas, no ha evitado que el centro esté sobrepasado.

A las ocho camas habituales de UCI se han ido sumando nuevos puestos en otros espacios como la sala de rehabilitación cardiaca que, hasta ahora, no estaban preparada para atender a pacientes encamados, y también se han aumentado las camas de hospitalización en otras zonas como la dedicada a los pacientes de Cirugía Mayor Ambulatoria. No obstante y, pese a otras medidas como la suspensión de cirugías programadas la presión asistencial ha colapsado al hospital.  

“La población que tiene asignada es muy amplia e incluye a poblaciones como Puebla de Cazalla que están ahora muy afectadas por el covid-19. Se han realizado obras de acondicionamiento y trabajamos en condiciones óptimas, con sistemas de protección suficientes, pero aún así estamos muy sobrecargados. La UCI está ocupada por encima del 100%”, explica desde el Sindicato de Enfermería, Satse, el portavoz en este centro.  

Antonio Infante es médico del servicio de Urgencias y también alerta del estado “realmente crítico” en el que se encuentra el hospital. Esgrime que “quedan muy pocas camas de hospitalización en planta para pacientes con coronavirus” y señala que hay enfermos con neumonías bilaterales graves y posibilidad de tener que ser intubados “esperando en una cama de Observación porque no hay espacio en la UCI para ingresar a más pacientes”.

El doctor, que ha grabado un vídeo a petición del Ayuntamiento de La Puebla de Cazalla, uno de los más afectados por el virus en estos momentos, hace un llamamiento a la responsabilidad individualy pide evitar las reuniones familiares y con amigos, señalando que ahí “es donde más se relajan las medidas de seguridad”. Un toque de atención a la ciudadanía al que también se suma José del Valle desde el Sindicato Médico que avisa de que el virus no entiende de edades. “Es muy importante seguir llamando a la concienciación de la ciudadanía. Hay que usar mascarillas y mantener el distanciamiento social. Las medidas no son un capricho. No podemos pensar que sólo se ponen malos los de 80 años. Tenemos a personas ingresadas de 40 y 50 años. Si el coronavirus decide ir por tí da igual la edad que tengas”, sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios