Sevilla

Criminalidad al alza: Sevilla registra 16 robos diarios

  • Los últimos datos de Interior alertan de un notable incremento de los robos en comercios y viviendas en la capital andaluza

Una tienda de telefonía móvil de Nervión sufrió un alunizaje hace unos días. Una tienda de telefonía móvil de Nervión sufrió un alunizaje hace unos días.

Una tienda de telefonía móvil de Nervión sufrió un alunizaje hace unos días. / José Ángel García

La criminalidad sigue al alza en Sevilla y el último balance estadístico emitido por el Ministerio del Interior, actualizado hasta el mes de septiembre, confirma la tendencia apuntada en la primera mitad del año 2019. Todos los delitos salvo los homicidios han crecido en la capital andaluza. Destacan sobremanera el incremento de los robos con fuerza, que crecen por encima del 34% en relación con el año anterior, y las sustracciones de vehículos, que lo hacen en un 28,3%. 

Si se suman los datos de estos dos delitos más los de los robos con violencia e intimidación y se hace una media diaria, el resultado es de 16 robos al día. No se incluyen en ese conteo los hurtos, que siguen siendo la modalidad delictiva más extendida en la ciudad, con 13.522 casos en los primeros nueve meses del año. O lo que es lo mismo, una media de 50 al día. También han subido un 11,3% sobre el año pasado.

Los que más han crecido son los robos con fuerza, es decir, aquellos cometidos en domicilios, comercios, fábricas u otras instalaciones en los que los ladrones provocan algún destrozo para entrar pero no atacan ni amenazan a ninguna persona. Son robos que se suelen cometer de noche o los fines de semana, con las viviendas vacías o los comercios cerrados al público. De este tipo hubo 2.104 delitos en Sevilla en los primeros nueve meses del año.

Cuatro encapuchados asaltan una tienda de Sevilla para robar uniformes de la Policía Cuatro encapuchados asaltan una tienda de Sevilla para robar uniformes de la Policía

Cuatro encapuchados asaltan una tienda de Sevilla para robar uniformes de la Policía / Cadena DH

De ellos, 890 fueron en viviendas. Es decir, se produjeron tres robos en domicilios cada día. Esta cifra también supone un crecimiento importante, del 13,8%, en 2019 en relación con 2018. Generalmente este tipo de delitos suelen ser cometidos por bandas itinerantes, que violentan decenas de pisos en Sevilla hasta que creen que pueden ser detenidas y se desplazan a otras ciudades. La mafia georgiana es experta en esta actividad, y el pasado verano fueron detenidos varios ciudadanos de este país cuando robaban en viviendas de Triana.

Interior sólo da el dato de los robos en domicilios y no especifica cuántos de los robos con fuerza se registraron en comercios, que sin duda sobrepasan el millar. Las tiendas de Sevilla están sufriendo en las últimas semanas una oleada de robos, casi todos ellos cometidos por la misma pareja de delincuentes. Son dos toxicómanos (él tiene más de un centenar de detenciones en su historial) que cada noche salen a reventar algún comercio. En verano operaron en la zona de San Jerónimo y últimamente lo han hecho en Don Fadrique y el entorno de la Macarena más próximo al centro.

En esta modalidad delictiva también se encuadran los alunizajes, un tipo de robo que lleva varios años de moda en la capital andaluza. En este 2019 ha habido casos tan sonados como el ocurrido en el centro comercial Lagoh a los cuatro días de su inauguración, cuando una banda capitaneada por un delincuente de Los Pajaritos apodado el Polaco asaltó estos grandes almacenes.

El Polaco y otro cómplice fueron detenidos tras una larga persecución. Otro de los aluniceros más conocidos de Sevilla, José C. M., alias Cheíto, también fue arrestado en verano tras una persecución que se inició en Dos Hermanas y terminó en las Tres Mil Viviendas. Las tiendas de telefonía móvil y las perfumerías han sido las más perjudicadas por estos robos.

Momento de la detención de los aluniceros que estamparon su coche contra el Carrefour de Montequinto. Momento de la detención de los aluniceros que estamparon su coche contra el Carrefour de Montequinto.

Momento de la detención de los aluniceros que estamparon su coche contra el Carrefour de Montequinto. / DGP

Los alunizajes están vinculados directamente con otro delito que ha ido en aumento en estos nueve meses, las sustracciones de vehículos. Los aluniceros sustraen coches para utilizarlos como ariete y empotrarlos contra los escaparates y persianas de seguridad hasta fracturar el cristal o hacer saltar las guías de las rejas. También roban otros más potentes para huir y son varias las persecuciones que han mantenido con las Fuerzas de Seguridad. La última fue el pasado lunes tras un alunizaje en el Carrefour de Montequinto, que terminó con dos detenidos en un camino rural de Alcalá de Guadaíra.

Los hurtos siguen siendo el delito más común y han subido un 11,3%. Se dan principalmente en la zona monumental y muchas de las víctimas son turistas. Los carteristas suelen ser del Este de Europa, principalmente rumanos, y sus objetivos turistas asiáticos. Tras la presión policial en los puntos más conflictivos se han dado numerosos robos en el entorno de Plaza de Armas, donde hay varios restaurantes asiáticos que los turistas de Extremo Oriente frecuentan.

Los delitos sexuales siguen creciendo debido al efecto de la Manada, que ha llevado a muchas mujeres a poner en conocimiento de las Fuerzas de Seguridad abusos o agresiones que no siempre se denunciaban antes. Se han registrado entre enero y septiembre 230 delitos contra la libertad sexual, de los que 23 han sido violaciones.

También subieron las peleas, con 183 casos por 147 del año anterior, mientras que los robos con violencia e intimidación prácticamente se han estancado, con un crecimiento del 1,7%. Se dieron 1.280 casos de estos delitos. Muchos de ellos son tirones, que han repuntado debido al uso cada día más extendido del teléfono móvil por la calle, aunque también hay sirlas (robos con navaja) y, en menor medida, atracos con armas de fuego.

Los homicidios siguen en una tasa muy baja, con sólo un caso en la capital en los primeros nueve meses. Son las mismas cifras que el año pasado. En grado de tentativa hubo 15, cinco menos que el año anterior. El tráfico de drogas también crece un 15,5%, en buena parte debido a la proliferación de las plantaciones de marihuana en el interior de viviendas, un fenómeno que está cada día más extendido en zonas desfavorecidas de la ciudad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios