Sevilla

Sube la recogida de muebles en la calle pero disminuye la colaboración ciudadana

Dos operarios del servicio de limpieza de Lipasam recogen arrojan un mueble al camión. Dos operarios del servicio de limpieza de Lipasam recogen arrojan un mueble al camión.

Dos operarios del servicio de limpieza de Lipasam recogen arrojan un mueble al camión. / D. S.

Más retiradas, pero menos colaboración ciudadana. Los muebles y enseres abandonados en la vía pública suponen uno de los principales problemas de limpieza de la ciudad: molestan, generan más suciedad y afean las calles.

Durante el primer semestre del 2019 la empresa municipal de limpieza, Lipasam, ha aumentado la recogida de muebles y enseres un 14% respecto al mismo periodo del año anterior. Se trata de un dato importante, pero que no refleja una mayor colaboración ciudadana, ya que este incremento corresponde también a una subida del 14% de los residuos de este tipo abandonados en la vía pública, es decir, sin la comunicación previa a Lipasam.

Los servicios de recogida de muebles de la empresa municipal de limpieza retiraron entre los meses de enero y junio un total de 345.531 residuos de diversos tipos (maderas, muebles, escombros, metales, colchones, etcétera.). De la cifra total, tan sólo el 8,5 %, es decir 29.435 unidades, se recogieron mediante la solicitud previa realizada por los ciudadanos a Lipasam, frente al 9% en el mismo periodo en 2018.

Dos operarios retiran un mueble. Dos operarios retiran un mueble.

Dos operarios retiran un mueble. / D. S.

"Esta cifra es significativamente inferior a la cantidad de muebles abandonados, que en este periodo ha alcanzado la cifra de 316.096, es decir un 91,5% del total, frente a las 276.092 unidades del 2018, a pesar de que la ordenanza municipal de limpieza pública prohibe de forma expresa el abandono de muebles", han lamentado desde la empresa de limpieza.

Entre los residuos que se han abandonado junto a los contenedores, o en otros espacios, sin dar el correspondiente aviso a Lipasam, han aumentado considerablemente los hierros. En el primer semestre del 2019 se han tenido que retirar de las calles un total de 4.774 unidades, lo que supone un aumento del 62% respecto al año 2018. Destacan también los 51.904 sacos de escombros recogidos, es decir un 46% más que en el año anterior, los 2.638 somieres abandonados que suponen un 25% de aumento, y los electrodomésticos, con un total de 5.930 unidades, un 21% más que en el mismo periodo del año pasado.

En el caso de los metales, hay que recordar que el Ayuntamiento, a través de la delegación de Gobernación y en coordinación con la Policía Local y Lipasam, ha puesto en marcha recientemente una campaña para luchar contra el transporte y venta ilegal de chatarra, ya que gran parte de la misma se abandona junto a los contenedores de basura.

Una mesa abandonada junto a un contenedor. Una mesa abandonada junto a un contenedor.

Una mesa abandonada junto a un contenedor. / Belén Vargas

Desde Lipasam han recordado que "la limpieza es una tarea conjunta entre la empresa municipal, que es quien realiza las tareas de limpieza y los ciudadanos que son los que deben colaborar para mantener una ciudad sin suciedad".

En este sentido, el abandono de muebles en la vía pública perjudica a los residentes de las zonas afectadas, ya que dificulta la prestación de unos servicios de limpieza de calidad y genera un gasto adicional a toda la población. La empresa municipal anima a los ciudadanos a que utilicen los servicios que presta para deshacerse de los muebles usados. "Cada vez que un ciudadano no utiliza el sistema programado de recogida de muebles provoca que un equipo tenga que abandonar otras tareas o tarde mucho más tiempo en completar la limpieza de una determinada zona".

En este sentido, uno de los problemas que se genera con el abandono de muebles, tablas o cualquier otro elemento, es que a menudo se colocan apoyados a los contenedores. De este modo, cuando el camión levanta el contenedor, el objeto cae al suelo en su lugar y dificulta que el contenedor pueda colocarse de nuevo en su espacio. Lipasam, por ello, solicita que se sitúen el residuo junto al contenedor pero no sobre el mismo.

Para realizar una correcta retirada de este tipo de residuos, Lipasam ofrece un cómodo servicio gratuito. Cualquier ciudadano que desee deshacerse de muebles u otro tipo de enseres, puede llamar al Servicio de Atención Telefónica del Ayuntamiento de Sevilla (010 y 955 010 010), enviar un correo electrónico a info@lipasam.es, o contactar con el Ayuntamiento a través de sus redes sociales durante las 24 horas del día.

El ecopunto del barrio de la Macarena El ecopunto del barrio de la Macarena

El ecopunto del barrio de la Macarena / José Ángel García

El servicio informa al solicitante del momento en el que se deben depositar los muebles o enseres en la calle, procediendo Lipasam a su retirada en un corto plazo de tiempo, entre 24 y 48 horas aproximadamente. Periódicamente, el Ayuntamiento realiza campañas de concienciación con el objetivo de recordar este servicio que ofrece Lipasam y lo que deben hacer los ciudadanos con cada tipo de residuo que generan.

Además de acudir a esta retirada programada, los ciudadanos tienen a su disposición cuatro centros de recogida selectiva en los que pueden depositar, sin coste alguno, todos estos residuos. Son los puntos limpios Los Olivos, Los Pinos, Los Naranjos y Las Jacarandas, centros que permanecen abiertos al público de lunes a sábado.

Además, existen otros once Ecopuntos, uno en cada distrito municipal, en los que también se pueden depositar varios tipos de residuos que por sus características no se pueden dejar en los contenedores ubicados en la vía pública.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios