Sevilla

Las Urgencias se colapsan con esperas de hasta 15 horas

  • Los tres hospitales se llenan de enfermos. Los sindicatos exigen refuerzos y agilidad. El SAS habilita camas para aliviar las salas.

Comentarios 14

Las Urgencias de los hospitales Macarena y Virgen del Rocío están saturadas. Las esperas han llegado a superar las 15 horas en el Macarena. Este lunes, algunos pacientes tenían que aguardar hasta dos horas para la primera valoración del médico. Los enfermos se concentraron en la sala de espera y en una zona de Observación que, el sábado pasado, ya alcanzó el 100%. "La falta de personal y de espacio ha provocado el colapso, una vez más", denuncia Carmen Echevarría, delegada de CCOO en el Macarena, quien reclama a los responsables del centro "el refuerzo de la plantilla, así como las obras que prometieron hace años".

El espacio en Sevilla para las Urgencias se queda pequeño. Las esperas también se producen en el Virgen del Rocío y en el Valme. "Esta presión asistencial de todos los hospitales es previsible pero no han tomado las medidas con la rapidez necesaria", explica Reyes Zabala, portavoz del Satse-Sevilla, quien también reclama un refuerzo del personal para que los enfermos sean atendidos adecuadamente. "Se necesitan más camas de Medicina Interna", añade.

El empeoramiento de enfermos crónicos y la gripe, así como la falta de personal sanitario para abordar el aumento de casos urgentes, han provocado, un año más, que se repitan las escenas de enfermos y familiares soportando largas esperas para conocer los resultados de una prueba o recibir asistencia. Este lunes, a las seis de la tarde, más de 200 personas permanecían en la sala de espera. Fuentes oficiales del Hospital Universitario explicaron que se ha producido un considerable aumento de pacientes, que ha generado una situación complicada, lo que ha llevado a reforzar esta área mediante el Plan de Alta Frecuentación. Además se ha habilitado una zona de San Lázaro para aliviar las Urgencias. El hospital se encuentra al 100%. También permanecen abiertas las camas del ala D en la quinta planta, un área comodín que suele utilizarse cuando la demanda crece.

La media diaria de pacientes que acuden a las Urgencias de Macarena gira en torno a las 500 personas, de las cuales en torno al 85% o el 90% no requieren ingreso. Durante los últimos días esta media se ha incrementado considerablemente hasta alcanzar los 650 enfermos diarios.

Los sindicatos en los hospitales, como son el Satse, CCOO o Sindicato Médico, reclaman desde hace años al SAS que refuerce las Urgencias, tanto en Atención Primaria, como a nivel hospitalario, con el personal suficiente para impedir las esperas excesivas. Se trata de situaciones previsibles que se repiten cada mes de enero.

Las Urgencias del Virgen del Rocío también están saturadas, tanto en el Hospital General como en Traumatología, desde hace días. En este último centro, la falta de sustitutos y la contratación al 75%, así como el elevado número de residentes en la plantilla inciden en las permanentes demoras. Las pruebas de Radiología, que son muy frecuentes en las Urgencias de Trauma, además acumulan continuos retrasos porque, entre otros motivos, uno de los dispositivos para realizar las radiografías no funciona desde hace meses. Las Urgencias del Hospital General también se llenaron de enfermos durante el fin de semana, pese a que el plan de Alta Frecuentación se activó hace días. Lo peor está por llegar, ya que se espera que la gripe aumente.

La Consejería de Salud explicó, que las Urgencias de los tres hospitales "se han reforzado con recursos humanos; no hay áreas de hospitalización cerradas, y hay revisión de pacientes en Observación a primera hora".

El problema crónico de los servicios de emergecias

Cada año, en enero, se repiten las escenas de personas concentradas en salas de espera acompañando a enfermos en camillas o en sillas de ruedas que esperan el ingreso hospitalario, o el resultado de una prueba, o la asistencia de un médico. Son esperas que resultan desesperantes cuando se alargan.

Los sindicatos en los centros sanitarios como CCOO, Satse y Sindicato Médico denuncian desde hace años que estas situaciones son previsibles y que pueden evitarse contratando a más personal y dotando a las Urgencias de mayor espacio. El retraso en realizar determinadas pruebas como radiografías o TAC provoca que muchos pacientes se queden en la zona de Urgencias o que ocupen camas o camillas en Observación generándose de este modo un atasco, que terminan sufriendo los enfermos que van llegando y que tienen que aguardar más tiempo de lo deseado. El Plan de Alta Frecuentación está activado en los hospitales desde que hace días comenzó a aumentar la demanda en las Urgencias, pero la saturación permanece. Un elevado número de casos banales, que no son resueltos en Atención Primaria, terminan en los hospitales, así como enfermos que reclaman una asistencia especializada que no encuentran en los centros de salud, un problema crónico que termina impactando en Urgencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios