Patrimonio

El arzobispo de Sevilla defiende el uso actual del Patio de los Naranjos

Imagen de archivo del Patio de los Naranjos de la Catedral de Sevilla.

Imagen de archivo del Patio de los Naranjos de la Catedral de Sevilla. / Redacción Sevilla

El arzobispo de Sevilla, José Ángel Saiz Meneses, ha manifestado que el Patio de los Naranjos de la Catedral hispalense, cuyo absoluto acceso público reclama la plataforma contraria a la inmatriculación de bienes por parte de la Iglesia Católica y la asociación Sevilla Laica, puesto que este espacio está sujeto a la visita turística al monumento; "se puede visitar y contemplar" -acreditando a la entrada la condición de natural o residente en la Archidiócesis-, con lo que según ha señalado, "no hay necesidad de ningún cambio".

"El Patio de los Naranjos se puede visitar, se puede ver y se puede contemplar libremente para su disfrute", ha manifestado el arzobispo a Europa Press en un reciente encuentro con medios de comunicación. Monseñor Saiz ha expuesto ante las reivindicaciones de los citados colectivos que este emblemático enclave "debe estar cerrado por las noches", por ejemplo para evitar las botellonas en su interior. "No hace falta cambiar el estatuto jurídico. No hay necesidad de ningún cambio", ha asegurado el prelado hispalense, que descarta que este asunto constituya una "urgencia", ya que la Archidiócesis debe afrontar otros aspectos "más acuciantes" para la sociedad hispalense.

El cuadro de tarifas de la Catedral especifica que la visita al recinto es gratuita para "naturales o residentes en la Archidiócesis de Sevilla, menores de hasta 13 años acompañados por un adulto, discapacitados a partir del 65% y un acompañante en caso de necesitarlo y desempleados nacionales"; pero siempre "acreditándolo mediante documento oficial" en el correspondiente control de acceso del monumento. También hay habilitado un horario gratuito de visitas con aforo limitado de lunes a viernes de las 14:00 a 15:00, excepto los días festivos.

Según los colectivos que protagonizan la reivindicación, "desde su construcción como patio de abluciones de la mezquita aljama de la Sevilla almohade en el siglo XII, hasta su transformación en claustro de la Catedral cristiana un siglo más tarde, el Patio de los Naranjos siempre había tenido sus puertas abiertas a lo largo del día hasta el anochecer, con un flujo constante de comunicación de todo tipo entre la ciudad y el espacio del patio". Como recuerdan los activistas, fue en 1992, año de la exposición universal, cuando este espacio fue "privatizado de facto", pues "se cerró el acceso gratuito al Patio de los Naranjos, que se ha mantenido desde entonces como parte de la visita de pago al conjunto catedralicio, por lo que se desvirtúa su disfrute y uso secular, al convertir sus puertas en acceso exclusivo de grupos turísticos y salida de los mismos", aunque pesando la gratuidad de acceso en los casos ya descritos, previa acreditación a la entrada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios