Asalto Policía Local Casimiro Villegas disparó hacia abajo contra la furgoneta de los asaltantes

  • Las pruebas de Balística no aclaran si el policía local disparó dentro o fuera de su parcela

  • Los peritos aseguran que el agente iba en movimiento mientras abría fuego

La sala de vistas, con los cinco acusados del juicio. La sala de vistas, con los cinco acusados del juicio.

La sala de vistas, con los cinco acusados del juicio. / José Ángel García

Comentarios 5

El policía local de Sevilla Casimiro Villegas disparó contra la furgoneta de los asaltantes de su casa y lo hizo hacia abajo y mientras se encontraba en movimiento. Así lo han declarado este lunes los policías nacionales que hicieron el informe de Balística sobre el tiroteo ocurrido en la vivienda del agente durante la madrugada del 29 de marzo de 2011. Lo han hecho en el curso de la tercera sesión del juicio que se sigue en la Audiencia de Sevilla contra el policía y los cuatro delincuentes que intentaron robar en su domicilio de Dos Hermanas.

Los peritos han indicado que examinaron once disparos, de los que siete impactaron contra la furgoneta de los delincuentes. De ellos, al menos tres causaron lesiones a dos de los ocupantes del vehículo. Los especialistas no aclaran si el policía disparó dentro o fuera de su parcela, ya que se hallaron casquillos tanto en el interior como en el exterior de la misma.

Los agentes sí han precisado que esas vainas pudieron ser desplazadas por el numeroso personal policial y sanitario que se reunió en la vivienda después de los hechos. "En la oscuridad de la noche, una vaina no se ve, es posible que cualquier compañero haya podido pisarla", ha dicho uno de los peritos.

Lo que sí ha quedado claro es que todos los disparos fueron en "sentido descendente", si bien no hacia las ruedas del vehículo, en las que no había ningún impacto. Todas las balas analizadas pertenecen a la pistola reglamentaria del policía local, y sólo seis meses después analizaron un proyectil de escopeta que fue encontrado durante el verano por unos vecinos tras desbrozar la zona.

El análisis de los restos indica que el tirador fue cambiando su posición a medida que avanzaba, aunque siempre disparó desde el lado izquierdo del vehículo. Los peritos han dejado abierta la posibilidad de que el vehículo estuviera también en marcha, aunque han admitido que es algo, "por lógica", menos probable. "La furgoneta en marcha habría dejado rápidamente atrás al tirador, por mucho que éste corriera".

Una de las balas alcanzó el bloque del motor de la furgoneta, si bien los peritos no han podido precisar si la intención del autor del disparo era la de inutilizar el vehículo. Los agentes también analizaron dos prendas de los ladrones que tenían orificios de bala. Eran una chaqueta de chándal con un disparo en el codo y otro en el bosillo lateral izquierdo y una sudadera con un tiro en la espalda.

Los policías han dicho que no recibieron ningún cartucho entregado por Casimiro Villegas, que declaró el primer día del juicio que entregó uno de los proyectiles a la Policía Científica para que procediera a su comparación con las balas encontradas en la furgoneta. "Eso no nos habría servido para nada", ha dicho uno de los especialistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios