TIEMPO Bajo de Guía se tiñe de blanco tras una impresionante granizada

La nueva estructura del Ayuntamiento de Sevilla

Muñoz retoca a su equipo con el foco en los barrios y en la limpieza de las calles

  • El alcalde reparte más las competencias, elimina las tutelas y asume directamente Cultura, área que cree útil para transformar las zonas deprimidas

  • Flores y Páez ganan peso; Cabrera lo rebaja y mira al área metropolitana; y se crea la nueva figura de gerente de Alcaldía que ocupará Rafa Márquez

Muñoz comparece com su equipo para comunicar la nueva estructura.

Muñoz comparece com su equipo para comunicar la nueva estructura.

El organigrama del gobierno municipal diseñado por el nuevo alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, refleja bien la estrategia que ya confirmó en su discurso de investidura y, sin cambios traumáticos, refuerza asignaturas pendientes como la eliminación de las desigualdades en los barrios y la limpieza viaria. Esta última contará con una delegación específica y, sin duda, es la que le puede dar mayores resultados a corto plazo. Recae sobre Marisa Gómez que, junto a Juan Manuel Flores y Fran Páez, que se encargarán de Hábitat Urbano y Cohesión Social y Economía, Comercio y Turismo, se convierten en los principales protagonistas de esta remodelación municipal al recibir las competencias troncales por donde discurren los planes de Muñoz.

“Nuestra hoja de ruta la  marcan la mejora de los servicios públicos del Ayuntamiento, donde hay un margen de maniobra extraordinario; el segundo lugar, la necesidad de disminuir las desigualdades en los barrios, problema que no he escondido en ningún momento; también el reto de avanzar en transición ecológica y sostenibilidad, algo que compartimos con todas las ciudades en estos momentos; y en cuarto lugar, la recuperación económica”, ha explicado Muñoz exponiendo así las cuatro claves que justifican estos cambios.

Con los  mismos mimbres, a excepción de la concejal que se incorporado tras la salida de Juan Espadas, Amelia Hernández, el equipo de gobierno elimina las tutelas y todos los concejales entran en el reparto de las competencias. Sólo tres se quedan igual: David Guevara, con Transición Ecológica y Deportes, aunque la vertiente sostenible es transversal y tendrá presencia en este año y  medio; Clara Macías, con Recursos Humanos y Modernización Digital; y Carmen Fuentes, con Patrimonio Municipal e Histórico Artístico. El reparto de los distritos se mantiene sin cambios y cada área será independiente.

El refuerzo llega con la creación de nuevas delegaciones, como la ya citada de Limpieza Viaria, que asume la concejal Marisa Gómez, que también mantiene Educación. O Salud y Protección Animal, que se saca del bloque que gestionaba antes Flores para darle más entidad en estos tiempos de pandemia y se encomienda a Encarnación Aguilar, que también gana protagonismo.

De nueva creación es también un cargo, el de gerente de Alcaldía, reservado para Rafael Márquez, que era el gerente de Urbanismo en este mandato. La función de este puesto será coordinar las actuaciones de los distintos servicios municipales, donde Muñoz cree que hay un margen de maniobra también importante. No tiene nada que ve con la figura del coordinador de gobierno, que creó Espadas en 2019 y que reforzó a Juan Carlos Cabrera, y que ahora se elimina. Márquez es uno de los hombres claves en el equipo de Muñoz y va a desempeñar un papel clave en la coordinación de todos servicios municipales. Además, tiene anclaje en el partido, por lo que supone también un apoyo clave para el nuevo alcalde en esta etapa, donde necesita ganar también experiencia orgánica.

Made with Flourish

Como principal novedad, pues hasta ahora ningún alcalde había ostentado directamente una delegación municipal, Muñoz se quedará gestionando Cultura. ¿Por qué? Por una cuestión estratégica: su necesidad de trabajar más en los barrios para llevar a cabo el proceso de transformación que requieren y también para aumentar su grado de conocimiento y toma de contacto con los ciudadanos, algo que es fundamental para consolidarse en la Alcaldía. Muñoz entiende que la cultura no es sólo espectáculo y ocio, sino que es una herramienta poderosa de transformación social que, al igual que urbanismo, es transversal y en los próximos meses la intención es desconcentrar la amplia programación cultural de la capital entre distintas zonas. “La experiencia de Factoría Cultural, en Polígono Sur, es muy positiva, hemos sido muy prudentes a la hora de comunicarlo, pero hay un modelo dinamizador ahí interesante”.

En esa línea transversal tiene sentido que Flores concentre Hábitat Urbano y Cohesión social, el urbanismo, con las políticas de vivienda incluidas, y la atención integral a los barrios. Es el concejal que asume la mayor delegación, que engloba la presidencia de la Emvisesa, que ya tenía, al igual que Bienestar Social.

Fran Páez, antiguo sanchista que encontró encaje en el gobierno de Espadas en 2019,  también gana peso al sumar Turismo, a Economía y Comercio, otra macroárea. El turismo no sólo ha sido la política estrella de Muñoz, sino que ha sido motor de la economía y seguirá siendo  piedra angular del gobierno, dispuesto a trasladar ese caso de éxito a otras áreas, por lo que es muy estratégico.

Muñoz insistió en la presentación de la nueva estructura municipal que esta transición ha sido fácil porque el equipo lleva seis años y seis meses trabajando, lo que le da cohesión y unidad. También experiencia.  En el organigrama, Sonia Gaya, hasta ahora número 2 y que renunció a ocupar la Alcaldía, mantendrá Presidencia y Hacienda pero incorporará la gestión del Alcázar y coordinará una comisión de asuntos económicos nueva para los proyectos estratégicos y el desarrollo del Plan 2030, fundamental en estos momentos por la necesidad de desarrollar y gestionar también fondos que vendrán de Europa.

Adela Castaño mantiene sus competencias en Participación Ciudadana, Igualdad y Coordinación de Distritos y se quedará al frente no sólo como portavoz del Grupo Socialista, también como portavoz del gobierno local, tarea que recaía en Muñoz. También será la coordinadora del gobierno con la empresa Emasesa.

El edil Juan Carlos Cabrera pierde la coordinación de los concejales y suma una de las competencias que antes recaía en Páez, la de Área metropolitana,  clave para poner en marcha los planes de movilidad urbana sostenible ya diseñados y el enfoque que le ha reservado Espadas en la Ejecutiva provincial, donde ocupa esa secretaría. Mantendrá sin cambios Fiestas Mayores y Seguridad.

   Será la nueva edil que se ha incorporado tras la salida de Juan Espadas, Amelia Hernández, asumirá las competencias de Empleo, que estaban bajo la dirección política de Flores. Juan Antonio Barrionuevo dirigirá el Área de Juventud y Cooperación al Desarrollo, pero suma Relaciones con la Universidad, que tenía Páez, con el compromiso de dar un mayor impulso a todas las políticas que tienen que ver con la ciencia y el talento en esta nueva etapa.

El nuevo reparto tiene también otras lecturas políticas, pues se le da protagonismo a todos los concejales, integrándose también con funciones estratégicas ediles que políticamente estaban más desplazados en el equipo de Espadas o pertenecían a otras facciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios