Pobreza en Sevilla Los Pajaritos y las Tres Mil Viviendas, dos barrios al límite

  • La crisis económica y los recortes sociales que vinieron con ella han hundido a la población de Los Pajaritos y las Tres Mil Viviendas

Una mujer camina por una calle de Las Vegas, en el Polígono Sur. Una mujer camina por una calle de Las Vegas, en el Polígono Sur.

Una mujer camina por una calle de Las Vegas, en el Polígono Sur. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 1

La crisis económica y los recortes en políticas sociales que ésta trajo consigo han terminado de hundir a Los Pajaritos y las Tres Mil Viviendas, que ya antes del derrumbe financiero del país tampoco gozaban de las mejores condiciones sociales. Ambos barrios ocupan los puestos 1 y 2 de los más pobres de España, según el informe sobre indicadores urbanos que elabora anualmente el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los Pajaritos lleva tres años liderando el listado de zonas desfavorecidas de todo el país. Además, cada año va a peor, si se comparan los últimos registros.

En el informe del INE del año 2017, último conocido, figuraba que la renta media por hogar en este barrio es de 12.307 euros al año. La cifra es peor que la del ejercicio anterior, en el que cada familia de Los Pajaritos vivió con 12.615 euros. En el Polígono Sur la situación no es mucho mejor, pero en 2017 las familias del barrio superaron la barrera de los 13.000 euros de ingresos anuales. Pasaron de los 12.777 del año 2016 a 13.180. Claro que hay determinadas zonas del Polígono Sur, como puede ser la zona de Las Vegas, en la que esa cifra es muy inferior. Sin embargo, que haya barrios como la Oliva dentro del Polígono Sur hace que la media suba.

Ambos barrios también figuraban en un informe regional sobre la pobreza elaborado por la Junta de Andalucía en septiembre de 2018, que se titula Estrategia regional andaluza para la cohesión e inclusión social. Este estudio hace un diagnóstico de zonas desfavorecidas para proceder a intervenir cuanto antes en ellas. Son seis los barrios de Sevilla que estaban incluidos en el estudio: Los Pajaritos, las Tres Mi Viviendas, Torreblanca, Palmete, el Polígono Norte y El Cerezo. El diagnóstico se hacía en base a una serie de indicadores, como son el porcentaje de paro, el de analfabetismo y personas sin estudios, el de viviendas en mal estado y el de población inmigrante.

Ropa tendida en un edificio de Los Pajaritos. Ropa tendida en un edificio de Los Pajaritos.

Ropa tendida en un edificio de Los Pajaritos. / Juan Carlos Vázquez

Tanto Los Pajaritos (o Tres Barrios-Amate si se prefiere) como el Polígono Sur están por encima del 50% de paro. En el primero de los barrios, el desempleo roza el 59%. Es decir, seis de cada diez personas no trabajan en esta zona. En las Tres Mil Viviendas, ese porcentaje es del 50%. Son los dos barrios con el paro más elevado de Sevilla. Este dato está directamente relacionado con la pobreza y la exclusión de ambas zonas.

Los Pajaritos es también la zona que concentra, con mucha diferencia, el mayor porcentaje de viviendas en mal estado, con un 58% del total. La rehabilitación integral de los bloques puesta en marcha por el Ayuntamiento no avanza al ritmo que debiera. La población inmigrante también ha crecido en los últimos años, hasta casi representar el 10% del total del barrio, mientras que el analfabetismo supera el 16%.

Es un dato muy similar al del Polígono Sur, donde los continuos planes para regenera la zona han conseguido bajar el analfabetismo hasta el 16%, aunque sigue siendo muy alto teniendo en cuenta el enorme gasto de las administraciones en la zona, mucho más elevado que en cualquier otro barrio de Sevilla. Además del paro, hay que tener en cuenta que la población activa tiene una escasa cualificación profesional, y las dificultades para los jóvenes a la hora de empezar a trabajar son enormes.

Junto a estos indicadores sociales, hay un componente de delincuencia en ambas zonas que repercute directamente en la calidad de vida de los vecinos. Los Pajaritos se ha convertido en un supermercado de la droga desde hace años y en él proliferan los llamados narcopisos, lugares en los que se venden y se consumen todo tipo de drogas. Son varios los homicidios que han ocurrido en el barrio en los últimos años como consecuencia de este negocio ilícito. En las Tres Mil Viviendas hay un gran problema con las plantaciones de marihuana, que se cultivan en el interior de los pisos. El fenómeno de la ocupación de viviendas, y el nulo control de la administración, es común en ambos barrios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios