Sucesos Sevilla Detenida la rumana que provocó la suspensión de seis policías

  • La mujer que acusó a los agentes de robarle 17.000 euros durante un registro en el que se intervino tabaco de contrabando tenía una orden de arresto en vigor desde noviembre

La mujer, grabada por las cámaras de seguridad de su tienda. La mujer, grabada por las cámaras de seguridad de su tienda.

La mujer, grabada por las cámaras de seguridad de su tienda. / M. G.

Comentarios 6

La Policía Nacional detuvo la noche de este lunes a una ciudadana rumana cuya denuncia motivó una investigación interna contra seis agentes de la comisaría del distrito Macarena. Estos seis agentes registraron la tienda de esta mujer, en la que se vendía tabaco de contrabando, que ella aseguró que los policías le habían sustraído, junto con 17.000 euros. La denuncia provocó la suspensión de empleo y sueldo de los agentes durante casi tres años. El caso ha dado un vuelco recientemente después de que la Policía Científica lograra obtener unos fotogramas de la grabación original de las cámaras de seguridad del local, en los que se aprecia a una mujer no identificada guardándose unos fajos de billetes en el sujetador.

Sobre esta ciudadana rumana, identificada como I. T., pesaba una orden de detención emitida por un juzgado de Sevilla desde el 20 de noviembre de 2017. La Policía la localizó la noche del lunes y la detuvo atendiendo a esta reclamación judicial. La mujer se resistió a su detención explicando que no tenía con quien dejar a su hija. Para esto la Policía tiene protocolos, puesto que los menores son trasladados a las dependencias de la Junta mientras sus padres están detenidos. Con la excusa de llamar a alguien para que la cuidara, lo que hizo fue avisar a sus abogados, que se presentaron en el lugar del arresto e intentaron que los policías no la detuviera. Algo a lo que los agentes se negaron porque habrían incurrido en un delito, el de omisión del deber de perseguir delitos. La mujer fue finalmente detenida y trasladada a las dependencias de la Jefatura Superior.

Ayer por la mañana fue puesta a disposición judicial. Esta mujer tiene numerosos antecedentes policiales, incluido uno por homicidio y otro por trata de blancas. La tienda de la Ronda de Pío XII que regenta es un punto de venta de tabaco de contrabando, que denunciaron los propios estanqueros. Los agentes del Grupo 3 de la comisaría del distrito Macarena registraron el negocio el 19 de mayo de 2015. Tras la intervención, la mujer denunció que los agentes le habían sustraído el tabaco que vendía y 17.000 euros en metálico. La denuncia, sin embargo, no se presentó siguiendo el procedimiento habitual establecido, acudiendo a cualquier comisaría. La mujer contactó con un inspector de la Brigada de Extranjería, al que conocía, y le entregó un vídeo extraído de las cámaras de seguridad por un informático amigo suyo.

Los seis policías que intervinieron fueron imputados por varios delitos y suspendidos de empleo y sueldo poco después. Así han estado casi tres años, hasta que esta primavera se les ha levantado la suspensión. La investigación judicial sigue abierta y ha estado estancada durante varios años, hasta que por fin la Policía Científica ha extraído unos imágenes que han dado un giro al caso. Fuentes del entorno de los agentes que estuvieron suspendidos explicaron a este periódico que desde el inicio de este caso han visto la "sombra de una mano negra", como prueba el hecho de que una mujer con una orden de detención emitida en noviembre haya tardado más de diez meses en ser detenida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios