Sevilla FC | Entrevista a Reguilón "Quiero terminar la temporada con el Sevilla, sea el 30 de julio o el 30 de agosto"

  • Reguilón no se aburre en el encierro domiciliario, que lo sorprendió estando en su casa su hermano, quien lo visitó para vivir in situ el Sevilla-Roma y el derbi

  • "Es el momento de ser más profesional que nunca", asegura

Sergio Reguilón con su hermano Diego, que lo acompaña en el confinamiento domiciliario. Sergio Reguilón con su hermano Diego, que lo acompaña en el confinamiento domiciliario.

Sergio Reguilón con su hermano Diego, que lo acompaña en el confinamiento domiciliario. / M.G.

Sergio Reguilón Rodríguez (Madrid, 16-12-1996) vive en muy activamente el confinamiento domiciliario. Lo hace entrenándose a diario, con tareas lúdicas y solidarias y con la ayuda inestimable de su hermano Diego, al que la casualidad lo trajo a Sevilla justo antes del parón. Telemáticamente, todo telemáticamente, atiende a Diario de Sevilla e incluso tiene la deferencia de enviar fotos de su encierro...

–Segunda semana de confinamiento, ¿aburrido ya?

–No, yo no estoy aburrido, la verdad. Estoy disfrutando de la casa a tope. He vivido toda mi vida en un piso y ahora que tengo una casa con jardín la estoy aprovechando al doscientos por cien. Yo vivía en un piso en la sierra, en la periferia de Madrid, en Villalba. Y ahora estoy encantado.

–¿Está solo en casa?

–No, vino mi hermano de Madrid para ver el partido de la Roma y el derbi. Y como pasó todo esto pues se ha quedado aquí y está conmigo entrenando y todo, haciendo vida familiar conmigo. Si no me habría pillado solo, solo.

–¿Su hermano se dedica al deporte de forma profesional?

–Mi hermano es ingeniero. Le gusta el fútbol muchísimo. Aquí me ayuda, le puedo dar pases, podemos hacer ejercicios juntos… Está bien, está bien.

–¿De qué equipo es?

–Ahora del Sevilla (risas).

–Tienen contacto diario y directo con el cuerpo técnico, ¿no?

–Sí, todos los días nos mandan nuestro trabajo con una aplicación, nos preguntan qué tal vamos, nos miden el peso diariamente… Estamos en contacto con ellos casi diariamente, con los fisios, con los doctores, con el nutricionista, para controlarnos todo y no perder la forma en la manera de lo posible.

–¿Hay alguna persona que se encargue del contacto directo?

–Sí, por whatsapp sobre todo, para el tema de la preparación física, el descanso, la fatiga… Intentamos dar la mayor verosimilitud de lo que hacemos diariamente, la cantidad y la calidad del sueño, si has hecho un esfuerzo, si te duele algo, cuánto has pesado… todo eso es diario. Y luego nos mandan un trabajo que tenemos que corroborar que lo hemos hecho.

–¿Su hermano es mayor o menor que usted? ¿Cómo se llama?

–Se llama Diego y es mayor que yo. Yo tengo 23 y él cumplió el otro día aquí 28. Celebramos aquí el cumpleaños. Contactamos por videollamada con la novia de mi hermano y con mis padres, y le cantaron el cumpleaños feliz.

–¿Sigue el ritmo de sus ejercicios?

–Sí, sí, sí los hace conmigo, aunque él los hace en una intensidad menor, claro. A veces le metemos un plus más, si yo me encuentro bien o tengo ganas de hacer más… Pido permiso a Óscar (Caro) o Pepe (Conde) y me dicen que sí, pero con cuidado. Me pongo a lo mejor en la cinta a correr un poquito más, intento no perder la forma que tenía.

Reguilón, en la cinta mecánica. Reguilón, en la cinta mecánica.

Reguilón, en la cinta mecánica. / M.G.

–Imagino que también tendrá contactos con otros futbolistas…

–Sí, claro, hablamos bastante, y por redes sociales. Nos echamos todos muchísimo de menos y tenemos unas ganas de volver locas. Y todas las noches, nuestros facetime de media hora con los familiares siempre cae, hablar de cómo hemos pasado el día… Es algo que hay que hacer a diario.

–Esto era inimaginable hace mes y medio. La película Contagio plantea algo similar. La realidad superando a la ficción…

–No sabía que existía esa película… Jo. Esto es algo que se lo vamos a contar a nuestros hijos y a nuestros nietos. Esto no había pasado en la vida, es impresionante.

–¿Cómo están sus familiares? Madrid está siendo la ciudad más castigada por el coronavirus…

–Mi familia, por suerte, está toda bien, están sanos. Pero es una locura, yo tengo amigos a los que se les han muerto familiares. Y es algo muy duro. Es una cosa muy seria, más de lo que nosotros pensamos.

–En su rutina diaria, al margen del ejercicio, también están actividades lúdicas y benéficas…

–Estoy haciendo como directos con la Play, para realizar donaciones… Estoy trabajando con la plataforma de crowdfunding GoFundMe, que es donde pongo el link para donar, cuando hago los directos. Incluso ha dado error de la cantidad de donaciones, tienen que verlo. Y tengo otros proyectos con más gente para donar más dinero. Estoy viendo temas de hospitales.

–En un plano más profesional, ¿cómo cree que puede afectar esta situación al rendimiento del Sevilla como colectivo?

–Bueno, afectará, pero afectará a todos los equipos igual, porque todos estamos parados. Y cada uno tiene que ser responsable y ser profesional. Es momento de ser profesional, más que nunca. Y cuando retomemos la competición, que yo creo que se va a retomar, empezar como empezamos, que iniciamos la temporada como cañones. A ver si empezamos otra vez igual.

–Se lo ve convencido de que se retomará la temporada…

–No sé qué decir, ojalá porque sería un síntoma de que las cosas van bien. Pero tengo mis dudas, sinceramente.

Sergio Reguilón, sobre la bicicleta estática. Sergio Reguilón, sobre la bicicleta estática.

Sergio Reguilón, sobre la bicicleta estática.

–Ahora mismo es difícil pensar que en mayo pueda jugarse...

–La gente piensa que una vez que lleguemos al pico ya se baja y ya está… Y no, no. Cuando empiece a bajar tendrá que haber muchas medidas para que no vuelva a subir.

–¿Cree que se volverá a enfundar la camiseta del Sevilla entonces?

–Pues es una cosa que hablé con mi hermano el otro día. No me puedo creer que el último partido que jugase con el Sevilla fuera el del Wanda Metropolitano, y encima empatando. No puede ser el último partido un empate, no puede ser, por favor, no quiero jugar mi último partido ahí… Encima estoy aquí un año y me pierdo el derbi en casa, que es precioso, la Europa League en casa, que es la leche, la Feria de Sevilla… Me pierdo todo lo mejor.

–Llegó la suspensión además en una semana bonita. El sevillismo, después de las dudas, estaba orgulloso del partido del Sevilla en el Wanda y llegaban dos partidos clave en el Sánchez-Pizjuán, ante la Roma y el Betis.

–Sí, sí. Era un momento bonito para todos, tanto para los aficionados como para nosotros. Tenía muchísimas ganas, pero son cosas incontrolables, no dependen de nosotros, es una putada… Pero espero que si se juega sea con público, si no para mí el fútbol no tiene sentido sin afición, eso es todo.

–Van a pesar los intereses económicos. La patronal de clubes aprieta para que se termine la temporada aun sin público…

–Habrá mucha presión externa. Pero desde el punto de vista del futbolista y del aficionado, no desde el punto de vista empresarial, no tiene sentido jugar sin gente. Y más un partido como un Sevilla-Betis…

–¿Ha podido hablar con su agente sobre la prórroga de contratos a 30 de junio que ha propuesto Infantino, presidente de la FIFA?

–Salvo que me diga alguien de la directiva de un club u otro, a mí me encantaría terminar la temporada sea el 30 de julio o el 30 de agosto con el Sevilla. Es mi equipo y ésa es mi idea. No he hablado de temas legales. No tengo ni idea.

–En su caso puede que sea menos complicado, incluso al Real Madrid le vendrá bien que la termine con el Sevilla…

–No tengo ni idea. Me encantaría acabarla con el Sevilla, pero no sé cómo está el tema legal al respecto.

–¿Se podría prorrogar otra temporada más la cesión por cómo ha sido de extraña ésta?

–Es que no tengo ni idea de cómo será mi futuro. No sé qué va a pasar a partir del 30 de junio.

Reguilón posa para este diario. Reguilón posa para este diario.

Reguilón posa para este diario.

–Está a gusto en el Sevilla, pero es difícil imaginar que no quiera triunfar en el Real Madrid…

–Sí, estoy muy bien aquí, como también estaría en Madrid. Soy de Madrid y tengo mi vida allí. Y me encantaría triunfar allí…

–Aquí tiene casa con jardín…

–(Risas) Eso también es verdad. Aquí estoy muy bien y esto me ha servido para crecer muchísimo como persona. Pero no sé lo que va a pasar en el futuro, si digo la verdad.

–La suspensión llegó justo cuando había repuntado en su rendimiento individual, después en un inicio espectacular y un bajón.

–Sí. Llevaba tres partidos buenos, de encontrarme bien conmigo mismo, de confiar mucho en mí. Las cosas me salían bien. Y sobre todo de centrarme defensivamente, como me decía el míster… Yo creo que a partir de ahí estaba creciendo mucho. Ahora se corta y no puedo perder lo que tenía antes.

–¿Qué le está pareciendo la experiencia con Lopetegui? Ya lo conocía pero es muy exigente y lo tiene cerquita, en la banda...

–Todos sabemos que el míster vive los partidos de manera muy especial. Es muy exigente con nosotros, pero también a nosotros nos gusta que sea exigente. Siempre nos pide al máximo, como debe ser. Él vive los partidos con mucha pasión, con mucha garra y claro que te exige el máximo, ¿cómo no te va a exigir? A mí me tiene cerca en la banda, eso sí es verdad…

–Es el sexto futbolista en minutos jugados en la Liga, tras Jesús Navas, Vaclík, Diego Carlos, Fernando y Ocampos. Está bien, ¿no? Y el segundo en asistencias en la Liga, con cuatro, igual que Jesús Navas, por detrás de Banega (7).

–No había visto esos números. Es la hostia poder tener continuidad en un equipo como el Sevilla. Ha salido todo a pedir de boca. Vamos terceros, la espina la tenemos con la Copa del Rey, en Europa tenemos ahí una eliminatoria complicada, a ver si la podemos sacar. De momento estamos en los objetivos del club, entre los seis primeros.

–¿Le vino bien la variación táctica de tres centrales con Gudelj?

–Bueno, son circunstancias de los partidos, y sí, me ha podido venir bien. Pero creo que ha sido más cosa mental mía, de confiar en ti mismo. Porque es cierto que el partido del Espanyol en casa fue el peor partido mío de la temporada, todo el mundo lo vio. Salí tocado de ese partido. Todos los futbolistas tenemos momentos altos y momentos bajos y esto es fútbol de élite. Creo que reaccioné a tiempo. El partido de Getafe, que para mí era muy complicado, creo que me vino bastante bien.

–Tiene 23 años, ¿cuál y en qué aspecto es su margen de mejora?

–Se pueden mejorar muchos aspectos. Si me centro más en defender, lo de arriba va a salir solo, es lo que debo mejorar. El míster sabe que lo de arriba ya lo tengo, subo bien y elijo bien. Me queda tener la punta de experiencia de ser pícaro a la hora de subir, a la hora de defender… Creo que estoy mejorando en eso.

–Poco más me queda que preguntarle creo…

–Me has hecho 35.000 preguntas, madre mía (risas).

–Son 30 concretamente. Espero poder verlo de nuevo con la camiseta del Sevilla…

–Yo también, yo también lo espero. De verdad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios