Sevilla FC Monchi habla con Sarabia en su visita a la ciudad deportiva

  • El gestor aún no está ejerciendo su cargo de director general deportivo, pues empieza a trabajar el 1 de abril, pero su visita es significativa

  • Monchi fue quien fichó a Sarabia en 2016 y su figura podría hacer virar el rumbo de la enquistada renovación del madrileño

Monchi saluda afectuosamente a Sarabia en la ciudad deportiva del Sevilla. Monchi saluda afectuosamente a Sarabia en la ciudad deportiva del Sevilla.

Monchi saluda afectuosamente a Sarabia en la ciudad deportiva del Sevilla. / Antonio Pizarro

Monchi parece ansioso por que llegue el 1 de abril, día en que comienza oficialmente su nuevo trabajo como director general deportivo del Sevilla. En la tarde de hoy, cuando el equipo de Joaquín Caparrós volvía al trabajo en la ciudad deportiva, Monchi ha estado presenciando el entrenamiento y saludando a técnicos y jugadores. 

Ha sido llamativo el saludo efusivo entre Monchi y Sarabia. El gestor deportivo fue quien fichó al mediapunta madrileño en 2016, una vez que se consumó el descenso del Getafe a Segunda División. Fue una gran operación, a muy bajo coste, a la vista del excelente rendimiento de Sarabia en estas tres temporadas. Acumula 144 partidos oficiales, 40 goles y 35 asistencias de gol.

En 2020 cumple contrato y las distintas conversaciones entre el club, en la etapa de Caparrós como director general deportivo, y el representante de Sarabia para abordar su renovación no fueron positivas, todo lo contrario. A estas alturas es difícil pensar que Sarabia amplíe su vinculación con el Sevilla. Su cláusula de rescisión, de 18 millones de euros (22 si se rompe el contrato en el tramo final de cada ventana de transferencias), es una bicoca para grandes clubes, visto su crecimiento y sus grandes números.

Pero ahí es donde Monchi, y su alargada influencia sobre los futbolistas, puede darle un importante giro de timón a la situación. Es indudable que quien confiase en él en 2016 tendrá cierto predicamento a la hora de intentar seducirlo de nuevo. Monchi ha llegado con energía e ilusión, como se ve en su visita a la ciudad deportiva, y el vestuario, los hombres que lo conocían, lo han acogido con los brazos abiertos, como demostró Banega con sus palabras de bienvenida.

En realidad, el encuentro ha sido fruto de la casualidad, puesto que Monchi estaba presenciando el entrenamiento, después de saludar a algunos técnicos, y Sarabia ha abandonado la sesión, dado que arrastraba una contractura muscular de la que está recuperándose. En ese momento, se han cruzado y han estado dialogando varios minutos. Pero es obvio que su figura puede ser muy positiva en este asunto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios