Sevilla FC-Real Madrid ¡Viajeros, al tren! ...de la ilusión

  • Chicharito y Óliver Torres con sus golazos, Pozo con su esperanzador debut o Koundé y Gudelj con su primera titularidad se suben a un proyecto sobre ruedas

  • El Real Madrid medirá la respuesta del Sevilla como colectivo en la prueba de más nivel hasta ahora

Los titulares del Sevilla en Bakú, en el entrenamiento de ayer tarde. Los titulares del Sevilla en Bakú, en el entrenamiento de ayer tarde.

Los titulares del Sevilla en Bakú, en el entrenamiento de ayer tarde. / Juan Carlos Muñoz

El golazo de Chicharito; los no menos espectaculares goles de Óliver Torres y Munir;el firme debut en la Europa League, en la plaza más difícil a priori; el estreno esperanzador de Pozo en el lateral derecho; las primeras titularidades, exitosas de Koundé y Gudelj... La visita del Sevilla a Bakú, junto al Mar Caspio, fue un cúmulo de buenas nuevas. El Sevilla de Monchi y Lopetegui va sobre ruedas, con cuatro triunfos, cero goles encajados a domicilio y sólo el empate del Celta en Nervión como traspié en el fulgurante inicio de un equipo con muchísimos mimbres nuevos. El Sevilla, con las cautelas necesarias porque aún muestra carencias, sobre todo en los ataques estáticos, y por la prontitud para sacar conclusiones, marcha sobre ruedas. Y a ese tren se suben cada vez más viajeros... Y ahora llega el Real Madrid, la prueba de más nivel

En el ¡viajeros, al tren! que entonó Lopetegui en la lejana Azerbaiyán, como una llamada a un transiberiano que bajara al Cáucaso, quizá faltó más presencia en el campo de Dabbur. La afición quería ver al delantero palestino, internacional por Israel, y se le quedó el paladar con ganas de más, puesto que sólo salió en el minuto 86, justo después del 0-3 y con el partido ya completamente resuelto. Pero salvo Bono, el portero que llegó con la temporada ya empezada para ser suplente e incluso pelearle la titularidad a Vaclik, y Javi Díaz –tercer portero en la Liga y fuera de la Europa League de forma inesperada por obligaciones del guión de la UEFA–, ya han debutado todos los futbolistas que tiene a su disposición Julen Lopetegui. Y eso ya es un dato positivo cuando sólo se han disputado cinco partidos oficiales y es mitad de septiembre.

Pero, más allá de que hayan debutado todos, sólo uno de manera testimonial como es el susodicho Dabbur, lo que convierte el proyecto del Sevilla en el tren de la ilusión es la respuesta del equipo como colectivo juegue quien juegue. Era la principal incógnita a resolver ante el Qarabag y el Sevilla, con siete cambios respecto al once base, el que jugó y ganó el domingo en Vitoria, la resolvió con nota: el mayor triunfo hasta ahora, tres golazos y varios estrenos.

Que Chicharito se suba al carro de esa forma tan espectacular, con un precioso gol de falta que es otra promesa de buen recurso para desatascar partidos, es una buena noticia. También lo es que Óliver Torres, destacado en Mendizorroza, siga cumpliendo, ofreciéndose como plausible relevo de Banega y además con gol. Asimismo, es una buena noticia que cumpliesen en sus primeras titularidades Koundé, que compensó algún error en la salida del balón con la enorme contribución a construir al juego desde atrás y a la cohesión que sigue teniendo el eje de la zaga con él, y Gudelj, quien evitó que nadie echara de menos a Fernando, pese a que el rival no le exigió.

Capítulo aparte merece el estreno de Pozo. En una posición que no es la suya, en corral ajeno, en Europa... y convirtiéndose durante gran parte del partido en el mejor recurso ofensivo del Sevilla, hasta el punto de ser el artífice del 0-3 con su centro, otro más, al corazón del área. Incluso Monchi reconoció que encajó dubitativo la propuesta de Lopetegui de que el canterano se convirtiera en lateral de la primera plantilla junto a Jesús Navas: "El que lo tenía más claro fue Lopetegui, que fue apostando por él en los entrenamientos y los amistosos, le ha dado la confianza, ha visto las posibilidades que tenía y el chaval ha respondido magnífico, en el que era su debut y en Europa", dijo ayer Monchi.

A sus 20 años, el futbolista de Huévar del Aljarafe presentó sus credenciales como lateral de futuro. Debe limar su prestación defensiva, mejorar en la cultura táctica en un puesto que no es el suyo, pero tiene margen de aprendizaje. Y esa, con todas las cautelas, puede ser la mejor noticia. ¿O es la respuesta del Sevilla como colectivo, juegue quien juegue?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios