Mascarillas

Calidad, homologación y ajuste, las tres claves para elegir una buena mascarilla FFP2 o FFP3

Un viajero con su mascarilla en el interior de un avión Un viajero con su mascarilla en el interior de un avión

Un viajero con su mascarilla en el interior de un avión

En las últimas semanas, con el aumento de contagios en la tercera ola de COVID-19 y tras la prohibición del uso de mascarillas de tela en varios países europeos, se ha abierto un debate entorno a qué mascarillas son las más efectivas frente a la COVID-19. Las mascarillas FFP2 y FFP3 tienen unas mejores prestaciones, pero no todos los modelos alcanzan el grado más alto de protección. Aquí os ofrecemos las claves para elegir la mejor mascarilla FFP2 y FFP3

Certificación y homologación

Las mascarillas FFP2 y FFP3 son consideradas Equipos de Protección Individual (EPI) y, por lo tanto, están reguladas por la normativa europea UNE-EN-149 y su fabricación está sujeta a un estricto proceso de fabricación, con su consiguiente certificación y homologación para garantizar la máxima protección posible frente a partículas y aerosoles.

Por eso, a la hora de adquirir una mascarilla de este tipo hay que fijarse en que cuenta con la certificación CE de la Unión Europea. Por su parte, el modelo KN95 es el equivalente asiático a las FFP2 y no supera los exámenes tan exhaustivos antes de salir al mercado, ya que son homologadas directamente por el propio fabricante y no por laboratorios externos autorizados para tal efecto. Por eso, y aunque todavía se encuentran en circulación, desde enero de 2021, la comercialización de las mascarillas KN95 está prohibida en Europa, ya que estas mascarillas no cumplen con los requisitos mínimos establecidos con la certificación CE.

Dionisio Martínez de Velasco, Managing Director de Dräger en Iberia: "La fabricación de mascarillas FFP2 y FFP3 requiere de un alto componente tecnológico, hay mucho trabajo detrás de ellas"

Mejor ajuste al rostro

Otro aspecto a tener muy en cuenta a la hora de elegir mascarilla es garantizar que tenga un ajuste óptimo al rostro. Es habitual que muchas mascarillas del mercado no se ajusten correctamente a las facciones de la cara, dejando huecos por los que pueden entrar aerosoles portadores de COVID-19. ¿Cómo lograrlo? Con mascarillas que sujeten firmemente tras la nuca y no en las orejas y, cuenten, además, con un flexible ajuste nasal que permita adaptarlas al rostro.

Una joven a punto de entrar en un avión con la mascarilla FFP2 bien ajustada a su cabeza Una joven a punto de entrar en un avión con la mascarilla FFP2 bien ajustada a su cabeza

Una joven a punto de entrar en un avión con la mascarilla FFP2 bien ajustada a su cabeza

Filtrado de partículas

El tercer factor a tener en cuenta es el de la calidad de los materiales utilizados y su capacidad de filtrado de partículas, que harán de las mascarillas unos EPIs más seguros para la protección en todos los lugares, también en espacios interiores como oficinas o transportes públicos.

En los últimos días han surgido varias voces especialistas dando su punto de vista al respecto. Sus conclusiones ha sido casi siempre unitaria. Las mascarillas tipo FFP2 son las más adecuadas para la ciudadanía en general. Tienen una mayor eficacia que las FFP1 y son mucho más baratas que las FFP3. Sin embargo, atentos porque no siempre tienen por qué ser las más seguras, tal y como explicamos en estas reflexiones del científico español José Luis Jiménez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios