Los lugares imprescindibles

Sevilla: ¿qué ver en dos días?

Una foto de la Giralda de noche Una foto de la Giralda de noche

Una foto de la Giralda de noche / M.G.

¿Crees que es posible conocer Sevilla en dos días? Seguramente si le preguntas a un sevillano te dirá que no, ya que la capital andaluza tiene mucho que ver. Pero si te organizas es posible disfrutar de Sevilla en un solo fin de semana.

Primer día: La Catedral, Giralda y un paseo por el casco histórico

Comienza tu visita a Sevilla en Puerta de Jerez desde donde comenzarás tu paseo por el centro histórico. Adéntrate en la Avenida de la Constitución y pasa por delante del Archivo de Indias.

Tus primeras paradas deben ser la Giralda y laCatedral, las joyas de la corona de la ciudad. Una curiosidad, la Catedral de Sevilla es la catedral gótica más grande del mundo y el tercer templo más grande por detrás de El Vaticano y la Catedral anglicana de San Pablo (Londres). Ya que como cuenta la leyenda, los clérigos que proyectaron esta catedral por el año 1041 pensaron “Hagamos una Iglesia tal y tan grande que los que la vieren labrada nos tomen por locos”.

Fachada del Archivo de Indias, obra de Juan de Herrera. Fachada del Archivo de Indias, obra de Juan de Herrera.

Fachada del Archivo de Indias, obra de Juan de Herrera. / d. s.

De ahí, dirígete a la Giralda y tranquilo, no tendrás que subir ni un solo escalón ya que fue construida por los musulmanes con rampas par poder subir a caballo, cosa que más tarde haría el Rey San Fernando, patrón de Sevilla. Merece la pena subir y disfrutar de una de las vistas más bellas de la ciudad.

Una vez acabes esta visita, tómate un descanso subiendo por la calle Mateos Gago y para en el mítico bar Las Columnas, de donde no puedes salir sin probar las espinacas con garbanzos y el montadito de pringá.

Mirador de las setas de la Encarnación. Mirador de las setas de la Encarnación.

Mirador de las setas de la Encarnación. / Antonio Pizarro (Sevilla)

Cuando ya hayas descubierto la gastronomía sevillana o más bien parte, dirígete a  la Plaza Nueva pasando por el Banco de España y el Ayuntamiento de la ciudad. Continúa por la Calle Sierpes, una de las arterias principales del centro de Sevilla, hasta desembocar en la Campana, un punto clave de la Semana Santa sevillana.

Como colofón, dirígete por la calle Laraña a la Encarnación, a las setas de Sevilla, como se conoce al complejo Metropol Parasol del arquitecto Jürgen Mayer, la estructura de madera más grande del mundo. Las vistas desde su mirador merecen la pena.

Desde ahí tardarás apenas 5 min a la Iglesia del Salvador, y tras visitarla disfruta en su plaza de una de las cervezas más míticas de la ciudad en los conocidos bares de 'Los soportales'.

Las mesas altas podrán permanecer en la Plaza del Salvador. Las mesas altas podrán permanecer en la Plaza del Salvador.

Las mesas altas podrán permanecer en la Plaza del Salvador. / juan carlos vázquez

Segundo día: Desde el Alcázar a Triana

Madruga y dirígete al Real Alcázar de Sevilla, unos de los lugares más bonitos de la ciudad y escenario de la serie Juego de Tronos. Esta visita te llevará unas horas por lo que después adéntrate en el barrio Santa Cruz y la Judería. Allí podrás hacer una parada y continuar degustando las tapas típicas de Sevilla.

Una vez tengas las pilas recargadas dirígete hacia Puerta de Jerez y cruza hacia al río Guadalquivir para visitar la Torre del Oro, allí podrás hacer una de las fotos más míticas de la ciudad: la Torre del Oro, el rio y el barrio Triana de fondo. Este último será tu próximo destino.

La Real Maestranza, en una imagen de archivo. La Real Maestranza, en una imagen de archivo.

La Real Maestranza, en una imagen de archivo. / juan carlos muñoz

Continúa por el Paseo Colón y aprovecha para ver la plaza de toros de la Maestranza. Continúa por la vega del rio hasta llegar debajo del famoso Puente de Triana. Crúzalo y adéntrate en Triana por la Plaza del Altozano y el Castillo de San Jorge. Una visita obligatoria será a alguno de los templos de la Semana Santa, como la capilla donde está la Esperanza de Triana.

Ya dispondrás de poco tiempo por lo que lo mejor será coger un taxi y dirigirte a Plaza España y el Parque Maria Luisa.

Seguramente, se quedan muchas cosas en el tintero ya que por suerte Sevilla es una de las ciudades de mundo con más patrimonio, pero con estas pinceladas seguramente podrás presumir de haber visitado Sevilla en dos días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios