Coosur Real Betis

Obligados a recalcular la ruta

  • La esperada reducción del presupuesto obliga a renegociar con Slaughter y Sipahi las condiciones económicas para hacer efectiva su continuidad

El director deportivo del Betis Baloncesto, Juanma Rodríguez, dialoga con el técnico, Curro Segura, durante un entrenamiento. El director deportivo del Betis Baloncesto, Juanma Rodríguez, dialoga con el técnico, Curro Segura, durante un entrenamiento.

El director deportivo del Betis Baloncesto, Juanma Rodríguez, dialoga con el técnico, Curro Segura, durante un entrenamiento. / Víctor Rodríguez

En unos días empezará la fase final que la ACB se sacó de la manga para acabar la competición y salvar el contrato televisivo. El torneo se desarrollará del 17 al 30 de junio, una fecha que no está marcada al azar. Ese día cumplen los contratos de los jugadores que no tienen vinculación con sus clubes una temporada más y muchos quedarán oficialmente liberados.

No está el Coosur Real Betis en Valencia, ya que votó irse de vacaciones allá por el 20 de abril, pero igualmente es una fecha importante para el club verdiblanco, ya que tiene hasta entonces para dirimir los contratos de Slaughter y Sipahi, ambos con una opción de seguir que habría que hacer efectiva ese día. En la misma situación está Obi, aunque con el ala-pívot nigeriano hay menos problemas porque su contrato, pese al recorte que se espera en el presupuesto de la próxima campaña, es asumible.

Y ahí está el tema. Tanto con Slaughter como con Sipahi el Betis negoció el pasado verano unas condiciones económicas para hacer efectivo un segundo curso en el equipo, ya que ambos firmaron por una campaña con opción a otra. Pero con la pandemia, la crisis sanitaria generada, la pérdida de ciertos ingresos (de la entidad, incluida la matriz futbolera) televisivos, de patrocinadores y de venta de entradas y la esperada reducción en el presupuesto de la 2020-21, el club trata de renegociar con los jugadores sobre los que tiene esa opción para reajustar las condiciones económicas, dadas las circunstancias actuales y las inciertas previsiones de futuro. Coosur quiere ver cómo evoluciona la situación antes de comprometerse como patrocinador por un año más y no se sabe todavía si podrá haber público en los pabellones, y caso de que sí en qué número. No será esto un problema para el Betis, ya que su número de abonados entrarían en un San Pablo a la mitad del aforo.

El 30 de junio cumplen los contratos y la opción para hacer efectiva las cláusulas

Se dio prisa el conjunto sevillano para adelantarse a los competidores en atar a dos jugadores como Ouattara y Ndoye, provenientes de la liga francesa, aunque sus fichajes aún no son oficiales. La idea es que se pueda hacer a partir del 30 de junio, cuando acaben sus contratos con el Mónaco y el Nanterre, y para entonces espera la directiva poder haber atado la continuidad de algún jugador, ya que además de estos tres se negocia con Pablo Almazán y Borg. Las posturas están cercanas, a falta de concretar ciertos temas.

El revés económico dependerá que no sea aún mayor de que la liga de fútbol se desarrolle con normalidad y se pueda acabar sin problemas en el siguiente mes, ya que los ingresos que lleguen de la televisión determinarán un presupuesto que ahora se encuentra con otra sección en la máxima categoría nacional, como es la de fútbol sala. De momento, sólo hay salidas confirmadas (Ouattara y Ndoye están fichados) y en casi dos meses las renovaciones se siguen haciendo esperar, ya que con menos dinero toca recalcular la ruta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios