Paro y afiliación en octubre La educación y la agricultura salvan el mes de octubre en Andalucía

  • Suma 36.374 afiliados más, la mejor cifra de 2016 pese al fin de la temporada turística

  • Eso no es suficiente sin embargo para reducir el paro: se eleva en 9.506 personas, aunque es la menor subida de los últimos cuatro años

Un profesor da clases en un instituto Un profesor da clases en un instituto

Un profesor da clases en un instituto

La buena noticia en Andalucía es la fuerte creación de empleo en octubre. En esos 30 días, la afiliación media se elevó en 36.374 personas, la mejor cifra desde 2016 y la segunda mejor al menos desde 2004. Además, el número de trabajadores en ERTE sigue en descenso y suma 71.194, frente a los 85.035 de septiembre, aunque es cierto que los retrocesos son cada vez menores.

La mala noticia es que el paro sube en 9.506 al final del mes, lo que significa que el aumento de la ocupación no es suficiente para absorber la demanda. Y eso hace que el paro suba.

En cualquier caso, es algo que suele suceder en octubre, mes complicado en el que se cruzan el fin de los contratos en la hostelería con las campañas agrarias y con la reincorporación de profesores de la educación.

El número de personas en situación de ERTE se reduce hasta las 71.194 personas

De hecho, estamos ante la menor subida de paro desde 2016 y la segunda menor desde 2007, lo que relativiza lo negativo del alza del desempleo.

En un año, es decir, desde octubre de 2019, también hay una cierta divergencia entre la evolución del paro y la afiliación. Aunque no se da la paradoja de que los dos indicadores bajen o suban, lo cierto es que mientras que, respecto a un año atrás, hay 58.065 empleos menos –cifra que se ha reducido significativamente desde casi 200.000 de abril–, el número de parados sube en 178.293 (en junio llegó a ser de 220.000). Es decir: el empleo se recupera rápidamente pero necesita mucho más para poder reducir el paro en mucha mayor medida.

La razón por la que en octubre Andalucía se comporta relativamente bien –incluso mejor que España– radica en el avance de dos sectores que viven relativamente al margen de la crisis: la agricultura y la educación.

En el régimen general, se incorporan al mercado laboral 24.773 personas del ámbito educativo, una cifra espectacular.

Y lo hacen, también, 14.747 en agricultura, coincidiendo con el inicio de la campaña del olivar y la de los cítricos o la hortofrutícola en Almería.

Entre los dos sectores suman más de 35.000 afiliaciones, lo que explica casi al 100% el incremento total andaluz, que es de algo más de 36.000.

También el comercio, con 6.350 empleados más en el régimen general, contribuye al incremento, y en menor medida construcción o industria.

El punto negro es la hostelería, que pierde 14.312 afiliados, especialmente en las provincias de Málaga y Cádiz. Y, sorprendentemente, dado el momento en el que estamos, sanidad y servicios sociales se dejan 2.749 afiliados.

Por lo que respecta al paro, el alza mensual de octubre está liderada por los servicios, con 5.808 nuevos desempleados, pero son muchos menos que en los últimos años (en 2019 el incremento superó los 18.000); el colectivo que sí está creciendo con fuerza es el de sin empleo anterior, que suma 3.523 personas más, el triple que en octubre de 2019. El resto de sectores registran caídas (agricultura) o subidas leves (industria y construcción).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios