Expediente disciplinario a Alaya por falta leve

Consulte las frases más destacadas del informe remitido por Alaya al CGPJ

  • La juez asegura que no tuvo intención de "causar malestar" a los jueces de refuerzo ni a sus "antiguos compañeros", pero reitera sus críticas

La juez Mercedes Alaya. La juez Mercedes Alaya.

La juez Mercedes Alaya. / José Ramón Ladra

La juez Mercedes Alaya elaboró un informe ante la queja de los jueces de Instrucción de Sevilla y del ex interventor general de la Junta Manuel Gómez, en el que asegura que no tuvo intención de "causar malestar" a los jueces de refuerzo ni a sus "antiguos compañeros" de los juzgados de Instrucción, pero a la vez reitera las críticas a los magistrados que colaboraron con ella en el juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla.

También acusa al CGPJ o al TSJA de "filtrar" su informe en el que criticó con vehemencia a su sucesora en el juzgado, María Núñez Bolaños, por su amistad con el entonces consejero de Justicia Emilio de Llera, al que define como un "detractor incansable" de sus investigaciones; y también dice que la Junta estaba interesada en que "fracasaran" sus instrucciones y que recibió "presiones" del TSJA que no concreta pero sobre las que estaría dispuesta a informar al promotor de la acción disciplinaria.

Éstas son algunas de las frases más destacadas que recoge el informe elaborado por la magistrada Mercedes Alaya:

"Clases particulares" a los jueces de refuerzo

"Si como resulta de la hipótesis planteada por alguna información periodística, ante la falta de precisión del acuerdo de la junta de jueces, el malestar proviene de la expresión tener que dar clases particulares a los compañeros propuestos como jueces de refuerzo, no fue mi intención causar malestar a los mismos y mucho menos a mis antiguos compañeros jueces de Instrucción, ya que esta expresión es una frase coloquial y disyuntiva, con la que quería poner de manifiesto únicamente lo que luego explico: aceptar en los macroprocesos dos jueces de refuerzo significaba explicar todo lo que se había instruido hasta el momento de causas extremadamente complejas, unas por tener contenido exclusivamente económico, y otras por referirse a materias completamente ajenas a la labor judicial, como era el derecho presupuestario, con conceptos tan difíciles de entender y tan específicos".

"En modo alguno con dicha expresión tuve la menor intención de poner en duda ni la capacidad ni la profesionalidad de mis compañeros, pues considero que tienen la misma capacidad y profesionalidad que yo pueda tener pero sí era normal el total desconocimiento de los mismos de las referidas causas, y ello requería una importante dedicación y tiempo por mi parte, que era necesario para la puesta en marcha de nuevo de la instrucción de las causas que prácticamente no se había tocado en los seis meses que estuve enferma".

El TSJA y la Audiencia le "impusieron" el juez de refuerzo (Álvaro Martín)

"Sí hice referencia en la entrevista al juez de refuerzo que se me impuso, lo cual se llevó a cabo concretamente en una reunión celebrada con el presidente de dicho tribunal y el presidente de la Audiencia Provincial, para la levanta de los asuntos ordinarios y las guaridas inherentes al juzgado de Instrucción y para colaborar en las macrocausas en aquellas actuaciones que yo indicara".

El juez de refuerzo "se hizo cargo de los asuntos ordinarios y por supuesto de las guardias, ya que era requisito indispensable para que este magistrado por cuestiones económicas se prestara como juez de refuerzo, que era lo que deseaba el presidente Lorenzo del Río".

"Se me impuso renunciar a las guardias a pesar de que era titular de dicho juzgado. Diferencia sustancia de trato, ya que cuando llego a mi salida de dicho juzgado la magistrada doña Ángeles Bolaños (sic), se le permitió, como entiendo que era lógico y procedente, realizar las guardias".

El juez Álvaro Martín. El juez Álvaro Martín.

El juez Álvaro Martín. / juan carlos vázquez

El juez se iba a recoger a las niñas o a almorzar con su mujer

"Cierto es que manifesté que la tramitación en aquella época de los asuntos ordinarios se retrasó más que nunca; los funcionarios que llevaban más de 17 años conmigo lo comentaban y el secretario también me lo puso de manifiesto al realizar las estadísticas".

"Además vuelvo a reiterar que no era infrecuente que a veces se pasara el magistrado de refuerzo por mi despacho a la hora de marcharse en torno a las 13-13:30 de la tarde, diciéndome que iba a recoger a sus hijas del colegio o que había quedado con su mujer para almorzar. En diferentes ocasiones las consultas de los funcionarios sobre los asuntos ordinarios me las hacían a mí ante su ausencia. Era fácil deducir que probablemente no le dedicara el tiempo suficiente al trabajo asignado por el TSJA en funciones de refuerzo, lo que generó en mí una importante preocupación que llegué a trasladar al señor decano, Francisco Guerrero, quien puede asegurar la veracidad de lo que afirmo".

"Estimo que el juez de refuerzo, con relevación de funciones, que además gozaba de la confianza del presidente del TSJA y que a mayor abultamiento ostentaba un alto cargo en Andalucía en la dirección de la Asociación Profesional de la Magistratura, debía tener un comportamiento cabal o al menos a la altura de las circunstancias del trabajo encomendado que no se correspondía con lo que yo puede observar".

"Cualquier podría argumentar, incluso él mismo, que yo llegaba tarde al despacho, en torno a las 10-10:30 horas, pero también casi todos saben, pues han sido muchos años de dedicación a estos procesos, que yo salía a trabajar de noche, incluso de madrugada, incluso al día siguiente, y si llegaba tarde es porque me había acostado a altas horas".

"Entiendo que todos los jueces y sobre todo aquellos que ocupan cargos de relevancia deben tener un comportamiento profesional ejemplar, pues en nuestro trabajo como poder judicial confía la ciudadanía, y en dichos cargos representativos se deposita la confianza de la judicatura".

Acusa al CGPJ o al TSJA de "filtrar" el informe con sus críticas a Bolaños

"Con claro afán de perjuicio y de crear la apariencia de un enfrentamiento inexistente entre ambas magistradas, fue filtrado a la prensa, ya desde el entorno del Consejo o del TSJA, al que se le dio traslado por el primero".

"En aquel escrito de 2015, defendía mi experiencia y conocimiento sobre las referidas macrocausas par seguir instruyéndolas en la comisión de servicio que solicitaba, frente a la ausencia de conocimientos de la magistrada titular que acababa de incorporarse y su normal y lógica inexperiencia en la jurisdicción Penal pues en aquel tiempo llevaba aproximadamente 13 años vinculada a los juzgados de Familia".

"También puse de manifiesto al Consejo para que se valorara en la medida que se considerara conveniente la relación de amistad, notoria en Sevilla, que le unía con el consejero de Justicia de la Junta Emilio de Llera, en primer lugar porque la Junta de Andalucía era como se puede inferir fácilmente parte interesada en el fracaso o al menos en reducir la eficacia de las cosas abiertas contra los altos cargos de la misa, y en segundo lugar porque el citado consejero fue detractor incansable de la instrucción llevada a cabo por mí en todos los asuntos relacionados con la Administración autonómica; dicha amistad fue reconocida de inmediato y públicamente por el propio consejero".

La Juez María Núñez Bolaños, en la puerta de la Audiencia de Sevilla. La Juez María Núñez Bolaños, en la puerta de la Audiencia de Sevilla.

La Juez María Núñez Bolaños, en la puerta de la Audiencia de Sevilla. / antonio pizarro

Asegura que no faltó al respeto a Bolaños

"En ningún momento falté al respeto y a la consideración debida a dicha compañera, limitándome a exponer datos objetivos y a informar, porque consideraba que era mi obligación hacerlo, de algunos otros datos que pudieran no ser conocidos por el citado Consejo para su valoración".

"Mi responsabilidad profesional y mi compromiso social de luchar contra la corrupción que presuntamente hubiera a través de aquellas causas quedó absolutamente cumplida. A partir de ahí, me dediqué a trabajar junto a mis compañeros en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial".

"Ni siquiera se me ha pasado por la cabeza contestar a muchas de las críticas que a través de la prensa ha realizado la misma sobre mi trabajo, pues por lo que a mí respecta no ha existido nunca enemistad ni enfrentamiento, sino todo lo contrario, pues cuando tomó posesión del cargo me ofrecí a ella para cuanto quiera, como hubiese hecho con cualquier compañero".

Ánima a que le pregunten por las "presiones" del TSJA

"He dejado al margen mis referencias a las presiones recibidas por el TSJA no explicitadas en cualquier caso en la entrevista, porque entiendo que no son objeto de las presentes diligencias, pues no se ha recibido por dicho Consejo queja al respecto, si bien si se considerase de otro modo ruego que se me dé traslado para que realice el oportuno informe".

Alaya asegura que se decidió a realizar manifestaciones públicas "por la reivindicación legítima (y entiendo que obligada) de independencia judicial como miembro del Poder Judicial respecto del poder político, la cual es reclamada por todas las asociaciones judiciales y reclamada también por la Comunidad Económica Europea para España en los casos de corrupción (Informes GRECO) en todas sus facetas: despolitización del Consejo, revisión de la forma de designación del Fiscal General del Estado, desaparición de los nombramientos discrecionales por el Consejo de los actos cargos judiciales".

"Por ello y porque entiendo que instruir casos de corrupción no puede significar para el juez tener que soportar censuras continuadas del exterior decidí exponer algunos retazos (a muy grandes rasgos) de mi experiencia personal cuando consideré que a las causas que investigue ya no podía perjudicarles de ninguna forma".

Damián Álvarez y Lorenzo del Río Damián Álvarez y Lorenzo del Río

Damián Álvarez y Lorenzo del Río

Aclara la expresión "incertidumbre fea" sobre el juicio de los ERE

"En modo alguno expresé que tuviera la menor incertidumbre sobre dicho juicio, pues los compañeros que están al frente del mismo me merecen todo el reconocimiento por su recorrido profesional y por el enorme esfuerzo que están realizando con motivo de dicho enjuiciamiento".

"Por supuesto, ninguna duda cabe sobre la imparcialidad de los mismos y nunca he manifestado o sugerido lo contrario".

Siempre ha hablado la Alaya "ciudadana"

La magistrada asegura que "al margen de como quieran titular los medios de comunicación" sus manifestaciones, "todas ellas las he realizado en mi condición de ciudadana, completamente al margen de mis dedicaciones profesionales, aunque sea juez o jurista, protegida por el derecho a la libertad de expresión, y desde luego resulta cuando menos paradójico que se me pida la imposición de una sanción por afirmar haber recibido presiones por parte de la Junta de Andalucía a través de constantes críticas y reprobaciones de mi labor jurisdiccional como se puede comprobar a través de un repaso de los medios de comunicación durante el tiempo que estuve al frente de la instrucción de dichas causas, o que se me pida sanción por la crítica que he realizado a la renuncia al ejercicio de la acción civil por parte de la Junta de Andalucía en dicho procedimiento, cuando como jurista puedo opinar que ello es contrario al interés general de la ciudadanía como señalan los artículos 103.1 y 9.3 de la Constitución".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios